Hu­bo fu­ma­ta blan­ca con­tra las ma­le­zas

Los más im­por­tan­tes “ma­le­zó­lo­gos” del país se po­nen de acuer­do en có­mo en­fren­tar el te­ma de la re­sis­ten­cia.

Clarin - Rural - - UN DESAFÍO DE LA AGRICULTURA - Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Ca­da cam­pa­ña, el pro­duc­tor se pre­pa­ra du­ran­te lar­gos me­ses pa­ra una ci­ta con la ma­yor pro­duc­ción po­si­ble. Sin em­bar­go, ca­da vez más, se en­cuen­tra con una in­de­sea­ble com­pa­ñía: las ma­le­zas re­bel­des. Es­ta pro­ble­má­ti­ca ya no tie­ne una zo­na ro­ja sino que, en to­do el país, cre­cen a la som­bra de los cul­ti­vos, afec­tan su rinde y gol­pean el bol­si­llo de los pro­duc­to­res.

Por eso, Cla­rín Ru­ral dia­lo­gó con cin­co es­pe­cia­lis­tas de di­fe­ren­tes re­gio­nes bus­can­do so­lu­cio­nes. Ma­rio Vig­na (INTA Bor­de­na­ve, Bs. As.), Juan Car­los Pon­sa (INTA Per­ga­mino, Bs. As.), Luis Lan­fran­co­ni (INTA Río Pri­me­ro,

Cór­do­ba), Juan Car­los Pa­pa (INTA Oli­ve­ros, San­ta Fe) e Ig­na­cio Olea (Es­ta­ción Obis­po Co­lom­bres, Tucumán), acep­ta­ron el desafío.

Ro­tar cul­ti­vos, her­bi­ci­das y mo­dos de ac­ción son tres de las cla­ves pa­ra de­fen­der el rinde, coin­ci­die­ron. Tam­bién lo hi­cie­ron en que las so­lu­cio­nes están en­tre las he­rra­mien­tas que exis­ten, pe­ro sos­tu­vie­ron que hay que usar­las ade­cua­da­men­te.

Pa­ra eso, téc­ni­cos y ase­so­res tie­nen que ca­pa­ci­tar­se. Al­gu­nos apun­tan tam­bién a un cam­bio en los arren­da­mien­tos, pa­ra po­der ha­cer un tra­ba­jo de me­diano pla­zo y no sig­nar­se a seis o sie­te me­ses y lle­gar tar­de.

“Son po­cos los que ana­li­zan por qué aparecieron ma­le­zas en su lo­te y, ge­ne­ral­men­te, le echan la cul­pa a otro: el apli­ca­dor que de­jó un chan­cho o el her­bi­ci­da que no es bueno”, di­jo Pa­pa, en un re­creo de una reunión téc­ni­ca que or­ga­ni­zó Ba­yer Cro­pS­cien­ce en Exal­ta­ción de la Cruz, Bue­nos Ai­res. En­tre los erro­res, apun­tó que se están usan­do sólo “cua­tro o cin­co mo­dos de ac­ción en el me­jor de los ca­sos, de los 22 exis­ten­tes”.

Pa­pa, al igual que sus co­le­gas “ma­le­zó­lo­gos”, cree que “las he­rra­mien­tas que exis­ten hoy fun­cio­nan, pe­ro que hay que sa­ber ma­ne­jar­las y pa­ra eso hay que es­tu­diar”. Pa­ra él, en la cues­tión de­ben in­vo­lu­crar­se or­ga­nis­mos es­ta­ta­les y pri­va­dos, pe­ro tam­bién las em­pre­sas, “pa­ra pro­te­ger la lon­ge­vi­dad de sus pro­duc­tos”.

Por su par­te, el cor­do­bés Lan­fran­co­ni ana­li­za el cos­to de ha­ber he­cho mal las co­sas: “Cuan­do em­pe­zó la siem­bra di­rec­ta y la so­ja RR, se ha­cían dos o me­nos apli­ca­cio­nes de gli­fo­sa­to por año con dos li­tros por hec­tá­rea; hoy el pro­duc­tor es­tá ha­cien­do cua­tro apli­ca­cio­nes y tres li­tros por hec­tá­rea”. El uso de gra­mi­ni­ci­das “al es­ti­lo gli­fo­sa­to” es uno de los te­mas que más preo­cu­pa a Lan­fran­co­ni. “Usar­lo co­mo tres ve­ces por año va a ge­ne­rar re­sis­ten­cias rá­pi­da­men­te”, ad­vir­tió.

Lan­fran­co­ni ad­vier­te que las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas están pen­sa­das pa­ra una so­ja de U$S 550, pe­ro en la Ar­gen­ti­na se pa­gan 328. “Con es­te pre­cio, los pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción son in­via­bles, so­bre to­do pa­ra pro­duc­to­res chi­cos, que se van que­dan­do afue­ra”, di­jo. Y agre­gó: “Por eso, lo úni­co ba­ra­to es la pre­ven­ción”.

En es­te sen­ti­do, Vig­na brin­dó su pro­pia ex­pe­rien­cia. Hi­zo un ex­ten­so re­le­va­mien­to de las ma­le­zas que com­pli­can, so­bre to­do en el sur bo­nae­ren­se a los cul­ti­vos in­ver­na­les. “Es im­pres­cin­di­ble iden­ti­fi­car y ca­rac­te­ri­zar las po­bla­cio­nes pa­ra sa­ber qué ha­cer”, di­jo. En es­ta lí­nea, Pon­sa fue ta­jan­te: “No hay que de­jar que las ma­le­zas naz­can, y pa­ra eso hay que mo­ni­to­rear y ma­ne­jar­las co­mo un sis­te­ma, ro­tan­do mo­dos de ac­ción, prin­ci­pios ac­ti­vos y cul­ti­vos”.

Los cin­co es­pe­cia­lis­tas coin­ci­die­ron en la pre­sen­ta­ción de más de cien en­sa­yos de un nue­vo her­bi­ci­da de Ba­yer, Per­cu­tor, que se hi­zo con ase­so­res y téc­ni­cos de di­fe­ren­tes re­gio­nes pro­duc­ti­vas. La com­pa­ñía sos­tie­ne que se tra­ta de un pro­duc­to con re­si­dua­li­dad de has­ta 90 días, ma­yor es­pec­tro de con­trol y la po­si­bi­li­dad de usar­lo en bar­be­chos de so­ja o maíz.

Jor­ge Ba­rrio­nue­vo, res­pon­sa­ble del cul­ti­vo de so­ja en la em­pre­sa an­fi­trio­na, re­co­dó que las ma­le­zas son res­pon­sa­bles del 14% de las pér­di­das de ren­di­mien­to.

Eso lo sa­be bien un re­fe­ren­te de Tucumán ha­cia el nor­te, Ig­na­cio Olea, quien di­jo a Cla­rín Ru­ral que no ve un fu­tu­ro ne­gro en es­te te­ma, “pe­ro hay que em­pe­zar a ha­cer bien las co­sas”. Pe­ro Olea re­co­no­ce que “el pro­duc­tor ajus­tó su ren­ta­bi­li­dad ba­jan­do el cos­to en her­bi­ci­das, con lo cual, si lo au­men­ta, al­go tie­ne que cam­biar pa­ra no que­dar afue­ra”. Pen­san­do en el me­diano pla­zo, apun­ta a los al­qui­le­res, aun­que di­ce que no ha­ce fal­ta una ley, por­que “con sen­ti­do co­mún al­can­za”.

El cón­cla­ve. De iz­quier­da a de­re­cha, es­ta se­ma­na, Lan­fran­co­ni, Vig­na, Olea, Pa­pa y Pon­sa, en Exal­ta­ción de la Cruz.

RO­BER­TO PE­RA

Pro­ble­ma. El clá­si­co sor­go de Ale­po.

RO­BER­TO PE­RA

Otra. La ra­ma ne­gra se vie­ne fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.