Los ba­rra­les de fi­bra de car­bono, con to­do

Fue­ron una de las ten­den­cias cla­ve en ma­qui­na­ria. Ya los uti­li­zan en va­rias mar­cas im­por­tan­tes.

Clarin - Rural - - EXPOAGRO - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El avan­ce de los ba­rra­les de fu­mi­ga­ción de fi­bra de car­bono fue sin du­da la ten­den­cia más fuer­te en Ex­poa­gro 2013. No sólo por­que en la mues­tra se ex­hi­bió un “boom” de 45 me­tros de an­cho, el ma­yor del mun­do. Se tra­ta de un pro­to­ti­po ins­ta­la­do so­bre una pul­ve­ri­za­do­ra au­to­mo­triz Cai­mán, la jo­ven em­pre­sa de Las Pa­re­jas que ya ha­bía sor­pren­di­do, ha­ce un par de años, cuan­do por pri­me­ra vez a ni­vel mun­dial in­cor­po­ró la fi­bra de car­bono en los ba­rra­les.

Pe­ro es­ta vez Cai­mán no es­tu­vo so­la. Una de las gran­des lí­de­res del mer­ca­do lo­cal, Pla, lo pu­so al frente de su stand co­mo la novedad del año. En es­te ca­so, con el ya bien pro­ba­do ba­rral de 36 me­tros de an­cho de la­bor.

El pro­duc­to es pro­vis­to por AgroKing, una em­pre­sa que lle­va quin­ce años tra­ba­jan­do con es­te ma­te­rial en la in­dus­tria náu­ti­ca. Tam­bién tu­vie­ron su stand en Ex­poa­gro. Allí es­tu­vo al pie del ca­ñón Gui­ller­mo Ma­ria­ni, ti­tu­lar de la em­pre­sa, con sus dos in­ge­nie­ros je­fe, Ale­jan­dro Lynch y Ge­ró­ni­mo Gar­vie. “Em­pe­za­mos fa­bri­can­do más­ti­les pa­ra ve­le­ros de al­ta ga­ma -re­la­ta Ma­ria­ni- pe­ro siem­pre es­tu­vi­mos bus­can­do otras apli­ca­cio­nes. Des­cu­bri­mos en el agro una gran po­si­bi­li­dad”.

Ex­pli­ca que la ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal de la fi­bra de car­bono es su ba­jí­si­mo pe­so. Es diez ve­ces más li­viano que el ace­ro y me­nos de la mi­tad que el alu­mi­nio. Pe­ro tie­ne otras ven­ta­jas, co­mo su re­sis­ten­cia a la co­rro­sión, du­ra­ción a la in­tem­pe­rie con re­du­ci­do man­te­ni­mien­to, y fa­ci­li­dad de lim­pie­za. “Es­tas ven­ta­jas fue­ron rá­pi­da­men­te en­ten­di­das por fa­bri­can­tes de pul­ve­ri­za­do­ras y con­tra­tis­tas de apli­ca­cio­nes”, ase­gu­ra.

Ya hay unos 30 ba­rra­les tra­ba­jan­do, la ma­yor par­te en pul­ve­ri­za­do­ras Cai­mán, que ya las in­clu­yó en la con­fi­gu­ra­ción prin­ci­pal de sus au­to­mo­tri­ces. Pe­ro tam­bién hay usua­rios de otras mar­cas que mo­di­fi­ca­ron sus má­qui­nas, John Dee­re en am­bos ca­sos.

El te­ma im­pac­tó en la pro­pia cen­tral de JD en Mo­li­ne. “Nos pi­die­ron un ba­rral, que ya es­tá en EE.UU., y el mes que vie­ne ini­cia­mos los en­sa­yos. Pe­ro ya la vie­ron tra­ba­jan­do en un cam­po del oes­te, don­de hi­zo 35.000 hec­tá­reas es­ta cam­pa­ña con ex­ce­len­te com­por­ta­mien­to”. Un vi­deo mues­tra es­ta má­qui­na avan­zan­do a gran ve­lo­ci­dad. Le pe­ga vio­len­ta­men­te a un pos­te, ac­túa el za­fe, la ba­rra so­por­ta el gol­pe y vuel­ve a su lu­gar. “Pe­ro en el ca­so de que se rom­pa, lo que pue­de su­ce­der, la re­pa­ra­ción es muy sen­ci­lla y se rea­li­za en el mis­mo lu­gar, sin ne­ce­si­dad de sol­da­do­ra ni he­rra­mien­ta al­gu­na”, ase­gu­ra.

Es la pregunta más fre­cuen­te, de los “fie­rre­ros” que des­fi­lan por los stands de AgroKing o Cai­mán. Allí les ex­pli­can que hay que te­ner un par de “cachas” que per­mi­ten el em­pa­ti­lla­do, y un pe­ga­men­to. “En un par de ho­ras es­tás tra­ba­jan­do de nue­vo”.

La fá­bri­ca de AgroKing es­tá en San Fernando. Tie­nen otra plan­ta en Va­len­cia, Es­pa­ña, por aho­ra de­di­ca­da cien por cien­to al mer­ca­do náu­ti­co. El ma­ne­jo de la fi­bra de car­bono es una tec­no­lo­gía com­ple­ja, por­que re­quie­re el la­mi­na­do so­bre ma­tri­ces es­pe­cia­les y un “cu­ra­do” en au­to­cla­ve. La ubi­ca­ción y dis­po­si­ción de los la­mi­na­dos per­mi­te, a di­fe­ren­cia del ace­ro y el alu­mi­nio, bus­car re­sis­ten­cia dón­de y có­mo ha­ga fal­ta. La ter­mi­na­ción es muy ele­gan­te, y se cam­bia to­tal­men­te la fi­so­no­mía de la má­qui­na.

No es ca­sual que la era de la fi­bra de car­bono en la agri­cul­tu­ra se ini­cie en la Ar­gen­ti­na. El año pa­sa­do vi­mos un rudimentario ba­rral con al­gu­nas par­tes de car­bono en el Farm Pro­gress Show. Pe­ro en el mun­do desa­rro­lla­do no hay una preo­cu­pa­ción gran­de por el pe­so de los equi­pos. Co­mo por aho­ra no uti­li­zan siem­bra di­rec­ta, co­rri­gen la com­pac­ta­ción me­tien­do sub­so­la­do­res y otras he­rra­mien­tas. En la Ar­gen­ti­na ya hay una agri­cul­tu­ra “más li­via­na”: me­nos pa­sa­das, me­nos com­pac­ta­ción, más efi­cien­cia.

Y tam­bién, ma­yor an­cho de la­bor. “Se­ría im­po­si­ble ha­cer una ba­rra de 45 me­tros en ace­ro. Pe­sa­ría más de 3.000 kg.”, sos­tie­ne Ale­jan­dro Flo­tron, ti­tu­lar de Cai­mán. “Es­ta ba­rra pe­sa 700 kg., con man­gue­ras y pi­cos, me­nos de lo que pe­sa­ba la de 24 me­tros”. Ase­gu­ra que cam­bia to­tal­men­te el com­por­ta­mien­to de la má­qui­na y, al re­du­cir­se los es­fuer­zos, dis­mi­nu­yen las ro­tu­ras.

El usua­rio de la JD que hi­zo 35.000 hec­tá­reas tie­ne, sin em­bar­go, otro ar­gu­men­to: con la ba­rra de 36 me­tros re­du­jo un 50% la pi­sa­da, lo que le aho­rró 250.000 pe­sos en la cam­pa­ña. Sólo con es­to, se pa­gó el cam­bio del ba­rral en un par de me­ses.

Li­via­ni­to. El ba­rral de car­bono, de 45 me­tros de an­cho, el más gran­de del mun­do, so­bre una pul­ve­ri­za­do­ra Cai­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.