Y las va­cas se sa­can la sor­ti­ja

En el tam­bo ca­le­si­ta de Don Ala­dino, en Ma­rull, Cór­do­ba, se pue­de ver el al­to po­ten­cial que tie­ne la in­ten­si­fi­ca­ción de la le­che­ría ar­gen­ti­na.

Clarin - Rural - - LA PRODUCCIÓN LÁCTEA - An­drés Ferreras cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Co­lo­car la le­che­ría ar­gen­ti­na en lo más al­to del po­dio mun­dial fue una as­pi­ra­ción que des­de siem­pre sos­tu­vo un vi­sio­na­rio de la ac­ti­vi­dad co­mo fue don Ala­dino Sco­la­ri. Un innovador que su­po re­co­rrer el mun­do e im­ple­men­tar en su zo­na, el no­res­te de la pro­vin­cia de Cór­do­ba, los avan­ces que mar­ca­ban el rum­bo en la pro­duc­ción tam­be­ra. Esa vi­sión de ir siem­pre un pa­so más ade­lan­te fue de­jan­do he­re­de­ros, que to­ma­ron la pos­ta pa­ra lle­var aún más arri­ba la le­che­ría en el país.

Uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos que lle­van con or­gu­llo ese es­tan­dar­te es Don Ala­dino SA, si­tua­do en Ma­rull, 130 ki­ló­me­tros al no­res­te de Cór­do­ba ca­pi­tal. En 240 hec­tá­reas de lo que fue­ra par­te del cam­po fa­mi­liar, se eri­ge una de las ve­de­tes de la le­che­ría. La lla­man la ca­le­si­ta. Es un sis­te­ma con pla­ta­for­ma gi­ra­to­ria compu­tari­za­da que per­mi­te or­de­ñar has­ta 250 va­cas por ho­ra, con con­trol del es­ta­do y de lo que pro­du­ce ca­da ani­mal en ca­da turno.

Des­de ha­ce nue­ve años el tam­bo es­tá en ma­nos de Raúl Ba­rrea, yerno de Ala­dino Sco­la­ri, y sus dos hi­jos, Ni­co­lás y Ra­mi­ro Ba­rrea. “Fue un gran trans­mi­sor de esa pa­sión por la ac­ti­vi­dad al res­to de la fa­mi­lia”, se­ña­la Raúl so­bre el pa­dre de su es­po­sa.

“Yo sue­ño con una le­che­ría mun­dial de Ar­gen­ti­na. Que po­da­mos sen­tar­nos a tra­ba­jar y co­la­bo­rar en di­rec­cio­nar nues­tro pro­duc­to a to­do el mun­do, lo que sig­ni­fi­ca­ría un be­ne­fi­cio pa­ra to­da la ca­de­na. Es­te sis­te­ma ga­ran­ti­za la tra­za­bi­li­dad en le­che, por lo que po­de­mos ofre­cer esa ca­li­dad”, apun­ta Ba­rrea con en­tu­sias­mo.

Es­te era un tam­bo pas­to­ril, que fue pro­gre­si­va­men­te pa­san­do a un sis­te­ma con su­ple­men­ta­ción. Fue pio­ne­ro en la zo­na en in­cor­po­rar in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Se lle­gó al pas­to­reo me­cá­ni­co, has­ta que la can­ti­dad de hec­tá­reas co­men­zó a ser un li­mi­tan­te. Aún con su­ple­men­ta­ción, no se su­pe­ra­ban los 22 li­tros por ani­mal. Con el de­sa­rro­llo de una nu­tri­ción bien pro­fe­sio­nal, vie­ron que las po­si­bi­li­da­des iban más le­jos y que al te­cho lo po­nía el pro­pio pro­duc­tor.

Cuan­do Ba­rrea y sus hi­jos se ha­cen car­go del tam­bo, el pri­mer cam­bio fue el en­cie­rre a co­rral y las va­cas de­ja­ron de ir al lo­te. Con nue­vas die­tas em­pe­za­ron a lo­grar re­sul­ta­dos que ni es­pe­ra­ban. El sis­te­ma fun­cio­na­ba bien, pe­ro sur­gió la ne­ce­si­dad de dar­le ma­yor bie­nes­tar a la va­ca. Co­men­za­ron con som­bras ar­ti­fi­cia­les, ven­ti­la­ción en el co­rral de es­pe­ra y se vie­ron los be­ne­fi­cios.

Cuan­do co­men­za­ron con los tres or­de­ñes se to­pa­ron con un cue­llo de bo­te­lla, por­que su­ma­da la can­ti­dad de ho­ras pa­ra abar­car to­do el ro­deo, más el tiem­po de lim­pie­za, ca­si igua­la­ban las ho­ras del día y su­pe­ra­ban la po­si­bi­li­dad de cual­quier gru­po hu­mano.

Ni­co­lás, li­cen­cia­do en Cien­cias Eco­nó­mi­cas, ex­pli­có que con el ni­vel de pro­yec­ción de pa­ri­cio­nes que traían y el cre­ci­mien­to del ro­deo, en el cor­to pla­zo iban a su­pe­rar las 24 ho­ras de or­de­ñe. “No nos iba a al­can­zar el día pa­ra to­das las va­cas. Las op­cio­nes eran agran­dar el tam­bo, agre­gán­do­le ba­ja­das. Pe­ro nos que­da­ba chi­co el co­rral de es­pe­ra. Em­pe­za­mos a pen­sar en un sis­te­ma más in­ten­si­vo que nos perm­tie­ra pro­yec­tar­nos a más lar­go pla­zo”, agre­gó el jo­ven.

Con el em­pu­je y el en­tu­sias­mo que le apor­ta­ron sus hi­jos, Raúl sin­tió el respaldo pa­ra apos­tar ha­cia ade­lan­te. “Des­pués de ana­li­zar­lo con nues­tros ase­so­res, con­clui­mos que la me­jor op­ción era un sis­te­ma di­ná­mi­co. Que no tu­vié­ra­mos que es­pe­rar que sal­ga un gru­po de va­cas pa­ra or­de­ñar otras. En es­te ca­so, a me­di­da que se or­de­ñan, van sa­lien­do”.

La efi­cien­cia se hi­zo no­tar en­se­gui­da. Du­pli­ca­ron la ve­lo­ci­dad de or­de­ñe. Pa­sa­ron de cien va­cas/ ho­ra en el me­jor de los mo­men­tos de su tam­bo con ba­ja­das, a or­de­ñar unas 220 por ho­ra en la ac­tua­li­dad. La pro­yec­ción es lle­gar has­ta las 250 va­cas por ho­ra. Ca­si un Fó­mu­la Uno.

En se­tiem­bre de 2012 co­men­zó a gi­rar la rue­da de la pro­duc­ción. Un pla­to de 12 me­tros de diá­me­tro tie­ne 40 pun­tos de or­de­ñe si­mul­tá­neos. A co­mien­zos de fe­bre­ro, las va­cas en or­de­ñe su­ma­ron 410, pe­ro es­ti­man lle­gar a cer­ca de 600 a prin­ci­pios de la pri­ma­ve­ra.

Si bien las va­cas se adap­ta­ron más rá­pi­do de lo pen­sa­do, pa­sar de un sis­te­ma con ba­ja­das al cir­cu­lar tu­vo sus con­se­cuen­cias. “Al prin­ci­pio se sin­tió una dis­mi­nu­ción en li­tros. El pri­mer ro­deo que tra­ji­mos ha­bía da­do 2.200 li­tros en el or­de­ñe an­te­rior. Cuan­do en­tró por pri­me­ra vez en la ca­le­si­ta dio 900 li­tros. Las compu­tado­ras que tie­ne ca­da uno de los 40 pues­tos mos­tra­ban que al­gu­nas va­cas da­ban me­dio li­tro, pro­pio de los ner­vios. Con el co­rrer de los or-

de­ñes, el ani­mal se fue tran­qui­li­zan­do y a los tres días es­tá­ba­mos en el mis­mo ni­vel de pro­duc­ción que en la eta­pa an­te­rior”, ex­pli­có Ni­co­lás, siem­pre aten­to a los nú­me­ros.

Pe­ro la rue­da no se de­tie­ne y los Ba­rrea pro­yec­tan más in­ten­fort si­fi­ca­ción. Una pró­xi­ma eta­pa es cons­truir una pa­ri­de­ra y gua­che­ra elec­tró­ni­ca pa­ra ali­men­ta­ción au­to­má­ti­ca de ter­ne­ros. Con el chip de ca­da uno se lle­va el con­trol in­di­vi­dual y se le ad­mi­nis­tra la can­ti­dad de le­che se­gún su edad. Pró­xi­mo a eso es­ta­rán las va­cas al pa­rir con su ca­ma y co­np pa­ra me­jo­rar el con­trol del par­to. “Cree­mos que tie­ne sus be­ne­fi­cios y la in­ver­sión se re­cu­pe­ra con un ani­mal que lle­ga a la eta­pa pro­duc­ti­va con otra ca­li­dad”, apun­ta Ni­co­lás.

El ho­ri­zon­te úl­ti­mo es la cons­truc­ción del free stoll, un gran aso pa­ra nor­ma­li­zar la pro­duc­ción. Pre­vén tres gal­po­nes con 330 ca­mas ca­da uno, acor­de al ob­je­ti­vo plan­tea­do de lle­gar a las mil va­cas en or­de­ñe.

Si hay un fu­tu­ro so­ña­do pa­ra la le­che­ría ar­gen­ti­na, se­gu­ra­men­te una par­te de esa vi­sión pa­sa por el to­que de Don Ala­dino.

El es­que­ma es­tá ba­sa­do en las 240 hec­tá­reas de lo que fue el cam­po fa­mi­liar

Ca­le­si­te­ros. Raúl Ba­rrea (ctro.) con sus hi­jos Ra­mi­ro (izq.) y Ni­co­lás (der.), de­lan­te de la pla­ta­for­ma, cu­ya ve­lo­ci­dad va­ría se­gún la pro­duc­ti­vi­dad de los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.