Co­mo en Gran Her­mano

Clarin - Rural - - LA PRODUCCIÓN LÁCTEA -

La es­truc­tu­ra del tam­bo ca­le­si­ta de Don Ala­dino tie­ne dos par­tes: el edi­fi­cio de or­de­ñe y ad­mi­nis­tra­ción, y un co­rral de usos múl­ti­ples. La pri­me­ra es­ta­ción es un la­vau­bres, con un ci­clo au­to­má­ti­co ca­da tres mi­nu­tos. En ve­rano se usa en los tres or­de­ñes y se re­du­ce en in­vierno. En el mis­mo mo­men­to, as­per­so­res arro­jan una fi­na llu­via, en al­ter­nan­cia con los ven­ti­la­do­res, ge­ne­ran­do un mi­cro­cli­ma. El se­gun­do sec­tor tie­nen una tran­que­ra arrea­do­ra que va achi­can­do el es­pa­cio pa­ra que el ani­mal va­ya ha­cia el or­de­ñe, pe­ro sin ser em­pu­ja­do. Una vez so­bre la pla­ta­for­ma, el gi­ro du­ra en­tre sie­te y nue­ve mi­nu­tos, se­gún el lo­te de que se tra­te. A ma­yor pro­duc­ción, va más len­to. Ra­mi­ro Ba­rrea, in­ge­nie­ro agró­no­mo, ex­pli­ca que, al sa­lir, hay una ba­lan­za que to­ma el pe­so al pa­so. Una puer­ta se­pa­ra­do­ra ac­túa cuan­do hay que in­se­mi­nar, exis­te al­gún even­to clí­ni­co o, si el tam­be­ro lo de­ter­mi­na. “Se pue­de programar que du­ran­te va­rios días una va­ca sea se­pa­ra­da lue­go de uno de los or­de­ñes. Se evi­ta ir a bus­car­la al pi­que­te”, se­ña­la. En esa zo­na tie­nen tam­bién un be­be­de­ro y un ce­pi­llo an­ti es­trés, que usan bas­tan­te. El pro­ce­so cie­rra con un po­tro hi­dráu­li­co que usa el ve­te­ri­na­rio pa­ra tra­ta­mien­tos. Ca­da ani­mal tie­ne un ca­ra­va­na elec­tró­ni­ca que es leí­da por una an­te­na ubi­ca­da al in­gre­so a la ca­le­si­ta. Así se re­la­cio­na el nú­me­ro de ani­mal con el pues­to de or­de­ñe. Es­to per­mi­te sa­ber con pre­ci­sión cuán­tos li­tros da ca­da uno en ca­da turno. El sis­te­ma tam­bién de­tec­ta el ce­lo de las va­cas, com­ple­men­tan­do la de­tecc­ción que ha­ce el per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.