Tra­di­cio­nal pe­ro mo­derno

El mer­ca­do del alam­bra­do avan­za ha­cia un ma­yor cui­da­do del ope­ra­rio y del me­dio am­bien­te.

Clarin - Rural - - EXPOAGRO - Da­niel Gi­lar­di * Es­pe­cial pa­ra Cla­rin Ru­ral

Es­te año Acin­dar Gru­po Ar­ce­lor­Mit­tal or­ga­ni­zó jun­to a Ex­poA­gro y por oc­ta­vo año con­se­cu­ti­vo el ya clá­si­co Cam­peo­na­to Na­cio­nal de Alam­bra­do­res, con el ob­je­ti­vo de re­co­no­cer y re­va­lo­ri­zar es­te tra­di­cio­nal ofi­cio.

To­do pro­duc­tor agro­pe­cua­rio bus­ca pro­duc­tos y un tra­ba­jo de ca­li­dad, y es­to no es ajeno al mer­ca­do del alam­bra­do. Es por ello que he­mos en­fo­ca­do la com­pe­ten­cia en la ne­ce­si­dad de re­fle­xio­nar jun­to a alam­bra­do­res y pro­duc­to­res so­bre el tra­ba­jo de ca­li­dad, desa­rro­llan­do los con­cep­tos de efi­cien­cia, se­gu­ri­dad y cui­da­do del me­dio am­bien­te co­mo ele­men­tos fun­da­men­ta­les.

Hoy se ob­ser­va una evo­lu­ción tan­to en el sec­tor ga­na­de­ro co­mo en el agrí­co­la. Nue­vas he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas ha­cen po­si­ble hablar de una agri­cul­tu­ra y de una ga­na­de­ría de pre­ci­sión que exi­ge nue­vos es­tán­da­res de efi­cien­cia.

Por ejem­plo, en el sec­tor ga­na­de­ro el pro­duc­tor desa­rro­lla sus ma­pas de pro­duc­ti­vi­dad bus­can­do un ade­cua­do ma­ne­jo de los am­bien­tes de su es­ta­ble­ci­mien­to pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la ofer­ta fo­rra­je­ra dis­po­ni­ble. Se tra­ta de ser más efi­cien­tes, y es­to sig­ni­fi­ca un cam­bio en el mo­do de alam­brar al ha­cer­lo en pe­que­ñas par­ce­las pa­ra que el ani­mal va­ya ro­tan­do en­tre las mis­mas.

En la ac­tua­li­dad se están usan­do sis­te­mas mo­der­nos y ági­les de alam­bra­do que pue­dan ser re­em­pla­za­dos con fa­ci­li­dad ya que el pro­duc­tor no sa­be con cer­te­za qué es lo que va a pro­du­cir en el cor­to pla­zo, de lo que de­pen­de­rá el sis­te­ma de alam­bra­do que ne­ce­si­te.

La bús­que­da de efi­cien­cia y ra­pi­dez su­po­ne un cam­bio en el mo­do de pen­sar y de adap­tar­se a las ca­rac­te­rís­ti­cas ac­tua­les del sec­tor, que no pue­de des­co­no­cer la im­por­tan­cia de la se­gu­ri­dad y del res­pe­to por el me­dio am­bien­te.

En es­te con­tex­to se ba­só el de­sa­rro­llo de los sis­te­mas de alam­bra­dos me­tá­li­cos, apor­tan­do al cui­da­do y pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te. Des­de ha­ce más de 150 años se ve­nía ha­cien­do uso de es­pe­cies na­ti­vas de nues­tros bos­ques pa­ra el ar­ma­do de las ins­ta­la­cio­nes, es­pe­cies que hoy se en­cuen­tran en ex­tin­ción por su in­ten­sa ex­plo­ta­ción.

En es­te sen­ti­do, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el tra­ba­jo de ca­li­dad sur­ge co­mo re­sul­ta­do de ope­ra­cio­nes que son se­gu­ras pa­ra el me­dio am­bien­te, pe­ro que tam­bién lo son pa­ra aque­llos que lo eje­cu­tan. El desafío con­sis­te en­ton­ces en com­bi­nar los co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cias de los alam­bra­do­res, con el uso res­pon­sa­ble no sólo de los re­cur­sos na­tu­ra­les, sino tam­bién de los ele­men­tos de se­gu­ri­dad.

La pre­ven­ción jue­ga un rol fun­da­men­tal en la se­gu­ri­dad y de­pen­de del com­pro­mi­so de ca­da uno. In­cor­po­rar a la ru­ti­na dia­ria los ele­men­tos per­so­na­les de pro­tec­ción, uti­li­zar res­pon­sa­ble­men­te los ma­te­ria­les y em­plear las he­rra­mien­tas ade­cua­das son pe­que­ñas de­ci­sio­nes que pue­den aho­rrar in­con­ve­nien­tes y le­sio­nes.

No­ta de la re­dac­ción: el au­tor es ase­sor téc­ni­co co­mer­cial pa­ra el ne­go­cio de alam­bres de Acin­dar Gru­po Ar­ce­lor­Mit­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.