Aho­ra, co­mu­ni­car a lo ur­bano

El au­tor plan­tea que uno de los desafíos del agro es co­mu­ni­car con res­pon­sa­bi­li­dad, y sin de­mo­ni­za­cio­nes, el apor­te de las tec­no­lo­gías de agro­quí­mi­cos, co­mo co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co apli­ca­do a la pro­duc­ción, al de­sa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra y la economía ar

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Juan Cruz Jai­me DI­REC­TOR EJE­CU­TI­VO DE CA­SA­FE Los fi­to­sa­ni­ta­rios to­ma­ron una en­ver­ga­du­ra me­diá­ti­ca inusi­ta­da en los úl­ti­mos tiem­pos. Ad­mi­ra­dos y de­mo­ni­za­dos por igual, lo cier­to es que nos en­con­tra­mos an­te un ins­tru­men­to cla­ve pa­ra po­ten­ciar un ali­men­to pro­tei­co más ren­di­dor en las pró­xi­mas dé­ca­das, ca­paz de dar de co­mer a un mun­do que en 2050 se­rá ha­bi­ta­do por 9.000 mi­llo­nes de per­so­nas.

El de­sa­rro­llo de es­te fe­nó­meno no hu­bie­ra si­do po­si­ble sin las gran­des in­ver­sio­nes en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo que lle­van ade­lan­te las fir­mas lí­de­res en in­su­mos agrí­co­las, cons­cien­tes de su res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral de apor­tar co­mi­da a un pla­ne­ta en ex­pan­sión.

Por ejem­plo, ca­da año en Chi­na unos cua­ren­ta mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes -la po­bla­ción ac­tual de la Ar­gen­ti­na- pa­san de la cla­se ba­ja a la cla­se me­dia, exi­gien­do más y me­jor ca­li­dad ali­men­ta­ria.

Las em­pre­sas de fi­to­sa­ni­ta­rios tra­ba­jan ca­da día pa­ra un mun­do sin ham­bre. Y su ta­rea se ve­ría me­jor res­guar­da­da si los mar­cos ju­rí­di­cos na­cio­na­les fo­men­ta­ran la vi­gen­cia ple­na del de­re­cho a la pro­pie­dad in­te­lec­tual, el uso res­pon­sa­ble de es­tos pro­duc­tos, las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las y el re­ci­cla­do de los en­va­ses.

La in­no­va­ción y la in­ver­sión están es­tre­cha­men­te li­ga­das a la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de es­tos as­pec­tos y, de lo­grar­se, no du­da­mos que el sal­to cua­li-cuan­ti­ta­ti­vo se­rá sus­tan­ti­vo.

Pre­ci­sa­men­te, es­ta tec­no­lo­gía apli­ca­da a la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria es la ba­se de la re­cu­pe­ra­ción, el cre­ci­mien­to y el bie­nes-

Ir por más Es cla­ve pro­fun­di­zar la in­ser­ción del agro en la economía del co­no­ci­mien­to

de nues­tra Ar­gen­ti­na, do­li­da por sus cri­sis re­cu­rren­tes pe­ro tam­bién lle­na de po­ten­cial. En la agenda pro­duc­ti­va, hay me­tas per­fec­ta­men­te al­can­za­bles que trans­for­ma­rán nues­tra reali­dad eco­nó­mi­ca y que de­ben ser pro­cla­ma­das co­mo ob­je­ti­vos na­cio­na­les.

Las em­pre­sas que con­for­man la Cá­ma­ra de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria y Fer­ti­li­zan­tes (Ca­sa­fe) están com­pro­me­ti­das a tra­ba­jar en esas me­tas, y es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra se­guir apun­ta­lan­do el cre­ci­mien­to.

Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que sólo pue­de al­can­zar­se el éxi­to en los di­fí­ci­les y so­bre­pro­te­gi­dos mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de pro­duc­tos agrí­co­las con la in­cor­po­ra­ción cons­tan­te de tec­no­lo­gía, apun­tan­do a do­tar al pro­duc­tor agro­pe­cua­rio de las he­rra­mien­tas de pun­ta pa­ra que su com­pe­ti­ti­vi­dad sea ca­da vez ma­yor.

En otras pa­la­bras, es es­tra­té­gi­co

Ob­je­ti­vo Hay que abrir­se al ciu­da­dano co­mún; es­tos de­ben ser te­mas de to­dos

se­guir pro­fun­di­zan­do la in­ser­ción del agro ar­gen­tino en la economía del co­no­ci­mien­to.

A to­do ello agre­ga­mos que es­te desafío re­quie­re, so­bre to­do, un im­por­tan­te es­fuer­zo de co­mu­ni­ca­ción: los te­mas del agro y su tec­no­lo­gía no de­ben es­tar con­fi­na­dos a su­ple­men­tos o pro­tar gra­mas es­pe­cia­li­za­dos de las ca­de­nas agro­pe­cua­rias, sino abrir­se a la com­pren­sión del ciu­da­dano co­mún. En reali­dad, tie­nen que ser te­mas de to­da la so­cie­dad en su con­jun­to.

De­be­mos lo­grar que los ha­bi­tan­tes de zo­nas ur­ba­nas, hoy ale­ja­dos de nues­tra pro­ble­má­ti­ca, co­noz­can la im­por­tan­cia de to­do el pa­que­te tec­no­ló­gi­co de los agro­quí­mi­cos, pa­ra su pro­pio bie­nes­tar y pa­ra la se­gu­ri­dad del cam­po.

Es­ta es, tal vez, la par­te más im­por­tan­te de nues­tro desafío y lo que da­rá ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad en el tiem­po a las po­lí­ti­cas que im­pul­sa un sec­tor cla­ve de la economía ar­gen­ti­na.

En la ac­tua­li­dad, la gran me­ta es­tá en sa­ber lle­var a los gran­des nú­cleos ur­ba­nos el men­sa­je de to­do lo que se es­tá tra­ba­jan­do en el cam­po, esa gran fá­bri­ca a cie­lo abier­to pa­ra evi­tar que las ham­bru­nas vuel­van a ser un pro­ble­ma re­cu­rren­te de la hu­ma­ni­dad.

De­be­mos ex­pli­car a las amas de ca­sa y a los ni­ños en las es­cue­las de las ciu­da­des que la le­che no sa­le de la he­la­de­ra, sino de un pro­ce­so pro­duc­ti­vo que da tra­ba­jo a mi­les de ar­gen­ti­nos, y que la so­ja no es una en­te­le­quia abs­trac­ta, sino el rease­gu­ro de su co­mi­da de ma­ña­na.

Así, la co­mu­ni­ca­ción se con­vier­te en uno de los as­pec­tos fun­da­men­ta­les pa­ra con­cien­ti­zar al gran pú­bli­co so­bre el va­lor bá­si­co en su me­sa.

Una hec­tá­rea de so­ja tie­ne pro­teí­na pa­ra ali­men­tar a una bue­na par­te de la po­bla­ción ar­gen­ti­na, y esa es una bue­na no­ti­cia que no po­de­mos de­jar de di­fun­dir.

RO­BER­TO PE­RA

So­ja. Una pul­ve­ri­za­ción, en la Re­gión Cen­tro. Los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios son cla­ve en al au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.