El im­pe­ra­ti­vo del ham­bre

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El jue­ves, pa­re­cía que los ava­ta­res del dó­lar de­ja­ban en se­gun­do plano el alu­vión in­for­ma­ti­vo y la emo­ción desata­da por el ad­ve­ni­mien­to del Pa­pa Fran­cis­co. En el cam­po ha­bía cier­ta preo­cu­pa­ción, ya que va­rios co­mu­ni­ca­do­res de re­nom­bre res­pon­sa­bi­li­za­ban a los cha­ca­re­ros de la fal­ta de di­vi­sas por “en­ca­nu­tar la so­ja”.

Una ton­te­ría, por­que la li­qui­da­ción de dó­la­res por par­te de los ex­por­ta­do­res ten­día a nor­ma­li­zar­se, al rit­mo del avan­ce de la co­se­cha. Tan­to, que Gui­ller­mo Mo­reno abrió ines­pe­ra­da­men­te un cu­po ex­tra de ex­por­ta­ción por 2 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz “por­que se están por­tan­do bien”.

En el me­dio de ese fá­rra­go con fo­co en el dó­lar, un lú­ci­do agro­tui­te­ro de la pri­me­ra ho­ra, @ con­ta­li­to, sen­ten­ció que la no­ta del día era la pu­bli­ca­da por el South­west Farm Press, don­de se ti­tu­la­ba que el Vaticano era “un so­por­te pe­so pe­sa­do de los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos”. Nos hi­zo vol­ver a la mi­ra­da de fa­ros lar­gos.

El ar­tícu­lo re­cuer­da que el Pa­pa Fran­cis­co es un téc­ni­co quí­mi­co, re­ci­bi­do an­tes de ini­ciar su ca­rre­ra ecle­siás­ti­ca. Y en­se­gui­da di­ce: “vie­ne de la Ar­gen­ti­na, cu­yos pro­duc­to­res re­ca­la­ron fuer­te­men­te en cul­ti­vos ge­né­ti­ca­men­te me­jo­ra­dos (GMO). Y pro­fe­sa una fuer­te preo­cu­pa­ción por los po­bres, quie­nes son los que tie­nen más pa­ra ga­nar con el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos”.

Re­mar­ca más ade­lan­te que la Pon­ti­fi­cia Aca­de­mia de Cien­cias, or­ga­ni­zó en 2009 una con­fe­ren­cia so­bre bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la. Al ca­bo del even­to, sen­ten­ció que “hay un im­pe­ra­ti­vo mo­ral pa­ra ha­cer que los be­ne­fi­cios de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca es­tén dis­po­ni­bles en gran es­ca­la pa­ra las po­bla­cio­nes más po­bres y vul­ne­ra­bles, de mo­do que les per­mi­tan me­jo­rar su stan­dard de vi­da, me­jo­rar su sa­lud y pro­te­ger el me­dio am­bien­te”.

La prio­ri­dad del Pa­pa Fran­cis­co es la po­bre­za. Y quien ha­bla de me­nos po­bre­za ha­bla de más

La Pon­ti­fi­cia Aca­de­mia de Cien­cias, en 2009, de­ba­tió so­bre bio­tec­no­lo­gía agrí­co­la

co­mi­da. El mi­nis­tro de Cien­cia y Téc­ni­ca del pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Da­vid Ca­me­ron aca­ba de sa­car un do­cu­men­to en el que se­ña­la que pa­ra ali­men­tar a los 10.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que ha­brá en 2050, se­rá ne­ce­sa­rio un enor­me sal­to de pro­duc­ti­vi­dad. Y ade­más ha­brá que re­sol­ver los desafíos del cam­bio cli­má­ti­co, con más in­ci­den­cia de se­quías y sa­li­ni­za­ción del agua.

Ca­si si­mul­tá­nea­men­te, el de­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los EE.UU. da­ba cuen­ta que por pri­me­ra vez en es­ta cam­pa­ña, ha­brá más cul­ti­vos OGM en los paí­ses en vías de de­sa­rro­llo que en los desa­rro­lla­dos. En es­pe­cial en Su­da­mé­ri­ca, la enor­me re­ser­va mun­dial de ali­men­tos. Fran­cis­co es el pri­mer Pa­pa sud­ame­ri­cano.

La Vie­ja Eu­ro­pa, atur­di­da por el pe­si­mis­mo ver­de, se con­vir­tió en un ni­do tec­no­fó­bi­co. Pe­ro ha­ce un par de me­ses lle­gó el arre­pen­ti­mien­to de Mark Ly­nas, el periodista in­glés que li­de­ró el com­ba­te con­tra la bio­tec­no­lo­gía en los 90. “Con­fie­so que mis opi­nio­nes fue­ron equi­vo­ca­das, por­que no se ba­sa­ron en cien­cia sa­na”. Y re­co­no­ció que gra­cias a los trans­gé­ni­cos, no so­lo se in­cre­men­tó la pro­duc­ción sino que se re­du­jo el uso de in­sec­ti­ci­das. “Nin­gu­na de las ca­tás­tro­fes que ima­gi­ná­ba­mos tu­vo lu­gar”, sen­ten­ció, y con­vo­có a otros mi­li­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas a su­mar­se a una vi­sión más cien­tí­fi­ca y me­nos emo­cio­nal.

En Roma es­tá tam­bién la se­de de la FAO. Al frente de la or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción es­tá Gra­ziano Da Sil­va, un bra­si­le­ño que se ga­nó el lu­gar por el éxi­to de la po­lí­ti­ca de ham­bre ce­ro que él im­ple­men­tó cuan­do fue mi­nis­tro del ex pre­si­den­te Lu­la. Una in­tere­san­te ve­cin­dad pa­ra la gran mi­sión de re­sol­ver el ham­bre que aún cam­pea en el pla­ne­ta.

En la Ar­gen­ti­na, el cam­po es­tá en pie de gue­rra. Tie­ne sus ra­zo­nes. Pe­ro a di­fe­ren­cia de otras épo­cas, los pro­ble­mas son ex­clu­si­va­men­te in­ter­nos. El mun­do, le­jos de caer­se en­ci­ma, es aho­ra una opor­tu­ni­dad mu­cho más am­plia que quin­ce días atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.