Fle­xi­bi­li­dad: cla­ve an­te la tor­men­ta ga­na­de­ra

La suba de cos­tos com­pli­ca los sis­te­mas de car­ne y le­che. Los ex­per­tos acon­se­jan un di­se­ño del ne­go­cio ágil y al­ta efi­cien­cia en ca­da pro­ce­so.

Clarin - Rural - - ESTRATEGIAS PRODUCTIVAS>>> - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos de car­ne y le­che son ex­per­pa­ra tos en la adap­ta­ción de es­tra­te­gias se­gún el con­tex­to. Ca­da zo­na y ca­da cam­pa­ña tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des y se­cre­tos de acuer­do a la va­ria­ción de pre­cios, cos­tos y cli­ma, pe­ro hay una ten­den­cia que se man­tie­ne ha­ce va­rios años y se ha­ce ca­da vez más ne­ce­sa­ria: la sin­to­nía fi­na en la pro­duc­ción de fo­rra­je. Por eso, y más allá de la co­yun­tu­ra, lo­grar la me­jor in­ter­ac­ción del sue­lo, el agua y las se­mi­llas de­jó de ser un ob­je­ti­vo ex­clu­si­vo de los agró­no­mos en los cul­ti­vos agrí­co­las, pa­ra con­ver­tir­se tam­bién en una ob­se­sión de ga­na­de­ros y tam­be­ros de pun­ta.

Hu­go Quat­tro­chi, ase­sor de tam­bos lí­de­res de la zo­na de Tan­dil, en el cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, di­ce que aun­que cam­bien las es­tra­te­gias y los ries­gos que ca­da uno es­tá dis­pues­to a asu­mir, el ob­je­ti­vo de las em­pre­sas del sec­tor si­gue sien­do pro­du­cir la má­xi­ma can­ti­dad de fo­rra­je y com­bi­nar­la con con­cen­tra­dos trans­for­mar­la en le­che.

“Pa­ra es­to, en los pró­xi­mos años, el fo­co es­ta­rá en di­se­ñar ro­ta­cio­nes y usar la me­jor tec­no­lo­gía de in­su­mos dis­po­ni­ble”, ex­pli­ca en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Y agre­ga: “El di­se­ño de ro­ta­cio­nes fo­rra­je­ras de al­ta pro­duc­ti­vi­dad, que com­bi­nen es­pe­cies anua­les pa­ra pas­to­reo y si­la­je, se­gui­rá atra­yen­do el in­te­rés de los sis­te­mas pro­duc­ti­vos, pe­ro des­de una pers­pec­ti­va en la cual la sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal y sus con­se­cuen­cias so­bre el sue­lo no sean ne­go­cia­bles”.

El di­se­ño de ro­ta­cio­nes obli­ga a los tam­be­ros a sa­car la ca­be­za de la sa­la de or­de­ñe y ca­mi­nar sus cam­pos. El aná­li­sis de sue­los y la cla­si­fi­ca­ción de am­bien­tes son hoy ne­ce­si­da­des bá­si­cas. “Tu­vi­mos que es­pe­cia­li­zar las ro­ta­cio­nes fo­rra­je­ras se­gún am­bien­tes y ha­cer sin­to­nía mu­cho más fi­na en la agri­cul­tu­ra fo­rra­je­ra. Des­ti­nar los re­cur­sos a los am­bien­tes en los que se dan me­jor, re­pen­sar có­mo en­fren­ta­ría­mos los pe­río­dos de dé­fi­cit, pen­sar qué ro­ta­ción iba a dar las re­ser­vas su­fi­cien­tes pa­ra un tam­bo de dos va­cas por hec­tá­rea y cuál per­mi­ti­ría pa­sar un ve­rano se­co en un tam­bo en el que el ob­je­ti­vo es sa­car en­tre 25 y 27 li­tros por va­ca y por día se­gún cuán­to val­ga el grano y cuán­to val­ga la le­che”, re­su­me Quat­tro­chi des­de un lo­te de al­fal­fa al pie de las sie­rras.

Mar­ce­lo Acos­ta, pro­duc­tor ga­na­de­ro de la lo­ca­li­dad de Ge­ne­ral Pi­rán, en el es­te de Bue­nos Ai­res, coin­ci­de con Quat­tro­chi y di­ce que hay que ha­cer un ba­lan­ce fo­rra­je­ro pa­ra co­no­cer realmente la car­ga

“Hi­ci­mos sin­to­nía fi­na en la agri­cul­tu­ra fo­rra­je­ra”, afir­ma Quat­tro­chi

que pue­de re­ci­bir el cam­po.

“Pri­me­ro de­be co­no­cer­se bien el sue­lo, po­ner­le la pas­tu­ra que ne­ce­si­ta y la nu­tri­ción que ne­ce­si­ta -la fer­ti­li­za­ción- pa­ra que pue­da ex­pre­sar su má­xi­mo po­ten­cial”, di­ce. Acos­ta con­si­de­ra que la ba­se pas­to­ril es la cla­ve en los sis­te­mas ga­na­de­ros, “por­que el pas­to si­gue sien­do lo más ba­ra­to que te­ne­mos pa­ra pro­du­cir car­ne, más allá de la ne­ce­si­dad de su­ple­men­tar y te­ner re­ser­vas a mano”.

Por su par­te, Quat­tro­chi di­ce que du­ran­te los úl­ti­mos años, jun­to a los pro­duc­to­res a los que ase­so­ra en Tan­dil, pro­bó al­fal­fas de gru­pos más lar­gos, nue­vos maí­ces, ca­rac­te­ri­zó los sue­los y tam­bién reunió in­for­ma­ción so­bre el al­ma­ce­na­mien­to de agua en ca­da sec­tor, en­tre otros da­tos fun­da­men­ta­les pa­ra re­pen­sar la es­tra­te­gia de pro­duc­ción de fo­rra­je en fun­ción de la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca y la evo­lu­ción de los sis­te­mas.

Lue­go, acla­ró que en cuan­to al apro­ve­cha­mien­to del fo­rra­je, que es el otro fac­tor cla­ve de la in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, no hay con qué dar­le a un buen di­se­ño glo­bal del sis­te­ma. Se de­be en­con­trar la car­ga ade­cua­da en fun­ción de los ob­je­ti­vos de pro­duc­ción, el ti­po de va­ca y la ro­ta­ción jus­ta. “De­fi­ni-

cio­nes co­mo car­ga com­pa­ra­ti­va, dis­tri­bu­ción de la de­man­da y pla­ni­fi­ca­ción de dé­fi­cit y ex­ce­den­tes es­ta­cio­na­les, en­tre otras, se­rán el pun­to de par­ti­da im­pres­cin­di­ble pa­ra lue­go apli­car con éxi­to cual­quier tec­no­lo­gía de pro­ce­sos re­la­ti­va al apro­ve­cha­mien­to de fo­rra­je por pas­to­reo di­rec­to o re­ser­vas”.

En es­te sen­ti­do, Acos­ta di­ce que él aún ve mu­chos cam­pos en su zo­na que no están desa­rro­lla­dos, y que los pro­duc­to­res de­be­rían fo­ca­li­zar­se en ese as­pec­to an­tes de pen­sar en la su­ple­men­ta­ción. “Es cla­ve ir pro­yec­tan­do ha­cia ade­lan­te cuán­to se va a sem­brar y có­mo se va a sem­brar. La se­mi­lla tie­ne que es­tar un mes an­tes en el cam­po y de­be ser en­via­da a ana­li­zar. Ade­más, aho­ra ya tie­ne que es­tar de­ci­di­do qué lo­tes se van a que­mar en el in­vierno pa­ra no man­te­ner pas­tu­ras que se pue­den vol­ver tó­xi­cas y, tam­bién, con qué lo­tes se van a ha­cer re­ser­vas”, afir­ma. Lue­go, re­mar­ca la im­por­tan­cia de pla­near una in­ter­ac­ción de cul­ti­vos que evi­te la pro­pa­ga­ción de ma­le­zas. “Yo, por ejem­plo, des­pués de te­ner fes­tu­ca

“Las pas­tu­ras aun son la for­ma más ba­ra­ta de pro­du­cir car­ne”, di­ce Acos­ta

en un lo­te ha­go un maíz RR y me aho­rro mu­chos pro­ble­mas”.

Al mo­men­to de de­ci­dir la com­po­si­ción de las die­tas en años con al­gún ti­po de dé­fi­cit, Quat­tro­chi brin­da al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes. “El pri­mer ajus­te es va­riar la pro­por­ción fo­rra­je/con­cen­tra­dos en los ro­deos de ba­ja pro­duc­ción tra­tan­do que los ro­deos de al­ta pro­duc­ción man­ten­gan bue­nos pi­cos. Si se nos pi­de se­guir ajus­tan­do, cam­bia­mos la ca­li­dad de los con­cen­tra­dos en los ro­deos de ba­ja pro­duc­ción. Des­pués, cam­bia­mos la ca­li­dad de los con­cen­tra­dos pa­ra to­dos los ro­deos man­te­nien­do la can­ti­dad y, por úl­ti­mo, si es ne­ce­sa­rio, cam­bia­mos la can­ti­dad en los ro­deos de al­ta pro­duc­ción. Si lo­gra­mos ma­los pi­cos de pro­duc­ción en las va­cas de pa­ri­ción de oto­ño es­ta­mos hi­po­te­can­do la pro­duc­ción de to­do el año”, ex­pli­ca.

La re­ce­ta es­tá cla­ra. Si se co­no­ce el am­bien­te y se ha­cen las ro­ta­cio­nes ade­cua­das, ni la va­ria­bi­li­dad del cli­ma ni la vo­la­ti­li­dad de los pre­cios de­be­ría pro­vo­car gran­des vo­lan­ta­zos en la es­tra­te­gia de las em­pre­sas. La pro­duc­ción de car­ne y le­che es, hoy más que nun­ca, una ac­ti­vi­dad agrí­co­la.

De un la­do y del otro. Hu­go Quat­tro­chi, ase­sor de tam­bos lí­de­res en Tan­dil, en una al­fal­fa aún por pas­to­rear. A su de­re­cha, la par­te del lo­te que ya fue co­mi­da.

RO­BER­TO PE­RA

Po­ten­cial. Las pas­tu­ras son es­tra­té­gi­cas, pe­ro la su­per­vi­ven­cia pa­sa hoy por el di­se­ño del sis­te­ma de pro­duc­ción.

Dos me­nús. En pri­mer plano, las pas­tu­ras. Al fon­do, las va­cas co­mien­do si­lo.

Acos­ta. Ga­na­de­ro de Ge­ne­ral Pi­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.