La era de la bio­tec­no­lo­gía

Clarin - Rural - - MERCADOS -

Bas­ta dar un bre­ve re­pa­so his­tó­ri­co a la bio­tec­no­lo­gía de ali­men­tos pa­ra com­pren­der que des­de ha­ce 12.000 años el hombre ha me­jo­ra­do las ra­zas de ani­ma­les de gran­ja y las va­rie­da­des ve­ge­ta­les co­mes­ti­bles uti­li­zan­do dos téc­ni­cas ge­né­ti­cas: el cru­ce se­xual y la apa­ri­ción de mu­tan­tes es­pon­tá­neos.

Ha­ce po­co más de cua­ren­ta años se des­cu­brió otra for­ma más sen­ci­lla y di­ri­gi­da de me­jo­ra ge­né­ti­ca: la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. Con­sis­te en se­lec­cio­nar un gen de un or­ga­nis­mo do­na­dor e in­tro­du­cir­lo en un or­ga­nis­mo re­cep­tor ge­ne­ran­do un or­ga­nis­mo mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te. Cuan­do es­tas téc­ni­cas se uti­li­zan en la agroa­li­men­ta­ción ge­ne­ran los lla­ma­dos ali­men­tos o cul­ti­vos trans­gé­ni­cos, de los que la so­ja trans­gé­ni­ca es el ma­yor ex­po­nen­te.

¿Pe­ro que ven­drá lue­go de la so­ja trans­gé­ni­ca? Evi­den­te­men­te más trans­gé­ni­cos que, a di­fe­ren­cia de los ac­tua­les, no afec­ta­rán a las pro­pie­da­des agro­nó­mi­cas, sino a las fí­si­co-quí­mi­cas, or­ga­no­lép­ti­cas o nu­tri­cio­na­les. Se­rán trans­gé­ni­cos de al­to va­lor aña­di­do y no se­rán sólo plan­tas.

En un fu­tu­ro in­me­dia­to va­mos a dis­po­ner de ani­ma­les de gran­ja trans­gé­ni­cos que en su le­che pro­duz­can pro­teí­nas de al­to va­lor aña­di­do con apli­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas. Tam­bién mi­cro­or­ga­nis­mos ca­pa­ces de dar lu­gar a ali­men­tos o be­bi­das fer­men­ta­das con pro­pie­da­des sa­lu­da­bles o in­clu­so mi­cro­al­gas re­com­bi­nan­tes que ge­ne­ren adi­ti­vos ali­men­ta­rios me­jo­ran­tes del aro­ma, el sa­bor o el co­lor de los ali­men­tos.

Ya hay un em­pleo in­di­rec­to de la bio­tec­no­lo­gía con­sis­ten­te en uti­li­zar téc­ni­cas mo­le­cu­la­res de de­tec­ción de DNA en el con­trol de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la ca­li­dad de las in­dus­trias agroa­li­men­ta­rias. Con ellas po­de­mos de­tec­tar unas po­cas cé­lu­las de un pa­tó­geno en cen­te­na­res de gra­mos de ali­men­tos o frau­des por mez­clas de ma­te­rias pri­mas ile­ga­les en cual­quier ti­po de ali­men­to. Es el CSI de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria que ven­drá de la mano de la bio­tec­no­lo­gía.

Y eso es sólo el prin­ci­pio. Es­ta­mos a las puer­tas de la re­vo­lu­ción de la apli­ca­ción de las tec­no­lo­gías ómi­cas en la agroa­li­men­ta­ción. En el año 2001, tras diez años de tra­ba­jo de 3.000 cien­tí­fi­cos y un gas­to de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res, se hi­zo pú­bli­ca la pri­me­ra se­cuen­cia de un ge­no­ma hu­mano.

Hoy bas­ta con 4.000 dó­la­res, un téc­ni­co de la­bo­ra­to­rio y unas po­cas se­ma­nas, y nos pro­me­ten que en po­cos me­ses se ha­rá por 100 dó­la­res en me­nos de 9 mi­nu­tos. Des­de en­ton­ces es po­si­ble sa­ber qué ge­nes se ac­ti­van o des­ac­ti­van en res­pues­ta a la die­ta o de­ter­mi­nar di­fe­ren­cias ge­né­ti­cas en­tre in­di­vi­duos que dan lu­gar a di­fe­ren­tes res­pues­tas nu­tri­cio­na­les. Es la nu­tri­ge­nó­mi­ca y la nu­tri­ge­né­ti­ca, res­pec­ti­va­men­te, al­go que sue­na le­jano pe­ro que ya atrae el in­te­rés y las in­ver­sio­nes en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo (I+D) de las gran­des com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les de la in­ves­ti­ga­ción.

Ade­más, ca­da día se se­cuen­cian nue­vos ge­no­mas de or­ga­nis­mos de re­le­van­cia ali­men­ta­ria. Con ello es po­si­ble co­no­cer ge­nes cla­ve y de­fi­nir es­tra­te­gias de me­jo­ra, plan­tear me­ca­nis­mos de de­fen­sa frente a pa­to­ge­ni­ci­dad o de­fi­nir nue­vas fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas. To­do un uni­ver­so de po­si­bi­li­da­des a dis­cu­tir.

Y aun que­dan más sor­pre­sas. Por ejem­plo, usar bio­tec­no­lo­gía pa­ra re­va­lo­ri­zar re­si­duos y con­se­guir des­de ellos com­pues­tos de al­to va­lor aña­di­do (pép­ti­dos ac­ti­vos, plás­ti­cos bio­de­gra­da­bles o “buil­ding-blocks” pa­ra la in­dus­tria quí­mi­ca). Tam­bién el uso de he­rra­mien­tas bio­tec­no­ló­gi­cas pa­ra eva­luar la ac­ción po­si­ti­va de al­gu­nos in­gre­dien­tes ali­men­ta­rios so­bre nues­tra sa­lud.

Se pres­ta­rá aten­ción al uso de nue­vos mo­de­los ani­ma­les y he­rra­mien­tas ge­nó­mi­cas pa­ra eva­luar la fun­cio­na­li­dad de los ali­men­tos y su apli­ca­ción en la bús­que­da de nue­vos ali­men­tos más sa­nos y más se­gu­ros.

En to­dos es­tos nue­vos as­pec­tos de la bio­tec­no­lo­gía es ac­ti­va la com­pa­ñía es­pa­ño­la de bio­tec­no­lo­gía Bio­po­lis SL que aco­ge­rá pró­xi­ma­men­te en Es­pa­ña a los par­ti­ci­pan­tes de un im­por­tan­te se­mi­na­rio (Ver Re­cua­dro).

Es­ta com­pa­ñía se ge­ne­ró ha­ce 10 años co­mo una spin-off del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (equi­va­len­te es­pa­ñol al Co­ni­cet). Hoy em­plea a 43 cien­tí­fi­cos y tra­ba­ja en desa­rro­llos de I+D pa­ra gran­des com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les de la ali­men­ta­ción en las te­má­ti­cas des­cri­tas con an­te­rio­ri­dad. En esen­cia, el se­mi­na­rio pro­me­te tres días de in­ten­so tra­ba­jo ba­sa­dos en el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias en­tre pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ám­bi­tos. Se es­pe­ra que es­te diá­lo­go mul­ti­dis­ci­pli­nar ge­ne­re ideas de con­sen­so que per­mi­tan avan­zar en el em­pleo de la bio­tec­no­lo­gía.

Ro­sa­rio siem­pre es­tu­vo cer­ca. Los la­bo­ra­to­rios del In­dear, en esa ciu­dad. Allí se desa­rro­llan im­por­tan­tes pro­yec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.