Gim­na­sia pa­ra el sue­lo

Un gru­po de ex­per­tos se reunió en San­ta Fe pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­to. Más co­ber­tu­ra y me­nor com­pac­ta­ción, cla­ves pa­ra me­jo­rar rin­des.

Clarin - Rural - - TAPA - PIA­MON­TE, SAN­TA FE. EN­VIA­DA ES­PE­CIAL Ma­rie­la Va­que­ro cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Un gru­po de ex­per­tos se reunió en Pia­mon­te, San­ta Fe, pa­ra re­pa­sar la ac­tual cam­pa­ña y com­par­tir los úl­ti­mos avan­ces en el ma­ne­jo del re­cur­so sue­lo. La siem­bra de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra pa­ra me­jo­rar la es­truc­tu­ra fue una de las re­co­men­da­cio­nes co­mu­nes.

“Hay que en­tre­nar el múscu­lo del sue­lo”, di­jo el in­ge­nie­ro agró­no­mo Dir­ceu Gas­sen, y de­jó pen­san­do a to­dos en Pia­mon­te, en el cen­tro de San­ta Fe. El im­pe­ra­ti­vo no guar­da más se­cre­to que el de “in­cor­po­rar raí­ces al sue­lo pa­ra es­truc­tu­rar­lo y me­jo­rar su com­por­ta­mien­to a tra­vés de se­cuen­cias de cul­ti­vos y bue­nas prác­ti­cas de ma­ne­jo”, se­gún ex­pli­có.

El re­co­no­ci­do es­pe­cia­lis­ta es el ges­tor del área téc­ni­ca de la Coope­ra­ti­va de Agri­cul­to­res de Siem­bra Di­rec­ta del Sur de Bra­sil (Coo­plan­tio) y par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te de las jor­na­das de in­ter­cam­bio de co­no­ci­mien­to or­ga­ni­za­das por el gru­po VMV Siem­bras en esa lo­ca­li­dad. Pa­ra Gas­sen, la es­truc­tu­ra del sue­lo es “la lla­ve” pa­ra lo­grar una me­jor pro­duc­ción.

Y, a su cri­te­rio, “co­se­char y sem­brar al­go” con el fin de te­ner per­ma­nen­te­men­te co­ber­tu­ra y raí­ces es una de las prác­ti­cas fun­da­men­ta­les que de­be­rían in­cor­po­rar­se. “Con las co­ber­tu­ras ver­des no se pier­de la hu­me­dad; es­te es un fal­so con­flic­to, por­que en reali­dad se va me­jo­ran­do la es­truc­tu­ra del sue­lo y se fa­vo­re­ce el al­ma­ce­na­mien­to de agua”, ase­gu­ró el téc­ni­co bra­si­le­ño.

Ava­lan­do ese con­cep­to, la in­ge­nie­ra Julia Ca­pu­rro, de la Agen­cia de Ex­ten­sión (AEA) del INTA Ca­ña­da de Gó­mez, pre­sen­tó sus in­ves­ti­ga­cio­nes en cul­ti­vos de co­ber­tu­ra in­cor­po­ra­dos an­tes de so­ja o maíz. Es­pe­cies co­mo tri­go, ave­na, ce­ba­da, cen­teno, rye grass, vi­cia, tré­bo­les, me­li­lo­tus y na­bos, sue­len sem­brar­se con ese fin, pe­ro la in­ge­nie­ra re­co­men­dó usar gra­mí­neas, las más in­di­ca­das pa­ra la zo­na por su ti­po de raíz.

No obs­tan­te, acon­se­jó no ele­gir tri­go, ya que, en mu­chos ca­sos, los pro­duc­to­res ter­mi­nan de­jan­do que desa­rro­lle pa­ra co­se­cha de grano, des­vián­do­se del ob­je­ti­vo ini­cial y per­dien­do el be­ne­fi­cio de la co­ber­tu­ra.

Por otra par­te, la vi­cia, de­bi­do a su apor­te de ni­tró­geno a tra­vés de la no­du­la­ción, se­ría la op­ción más apro­pia­da co­mo an­te­ce­so­ra de maíz, se pun­tua­li­zó.

Ca­pu­rro pu­do de­mos­trar que las co­ber­tu­ras no per­ju­di­can el de­sa­rro­llo de los cul­ti­vos pos­te­rio­res con­su­mien­do el agua del perfil. Por el con­tra­rio, fa­vo­re­cen la in­fil­tra­ción y la re­ten­ción de agua en el sue­lo; re­du­cen la eva­po­ra­ción; com­ple­men­tan el con­trol de ma­le­zas y fa­ci­li­tan el en­rai­za­mien­to del cul­ti­vo si­guien­te. En el peor de los ca­sos, es­ta prác­ti­ca per­mi­te con­ser­var igual con­te­ni­do de hu­me­dad que un es­que­ma sin co­ber­tu­ra, pe­ro nun­ca me­nos.

Los re­sul­ta­dos de los en­sa­yos tam­bién de­ter­mi­na­ron que la so­ja con co­ber­tu­ra nun­ca tu­vo di­fe­ren­cias de ren­di­mien­to res­pec­to de una so­ja con bar­be­cho des­nu­do. En cam­bio, sí hu­bo co­se­chas su­pe­rio­res en maíz con co­ber­tu­ra de vi­cia que sin ella.

“Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que, aun­que no se re­gis­tren au­men­tos de rinde de­bi­dos a la siem­bra de un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra, la in­cor­po­ra­ción de raí­ces lo­gra­da con es­ta prác­ti­ca me­jo­ra el al­ma­ce­na­je de agua y en­tre­na al múscu­lo del sue­lo, tal co­mo re­co­men­dó Gas­sen”, re­mar­có el in­ge­nie­ro Gus­ta­vo Al­ma­da, de la AEA Car­los Pe­lle­gri­ni.

El téc­ni­co de Coo­plan­tio tam­bién ins­tó a re­du­cir el trán­si­to de ma­qui­na­rias, una cues­tión a la que se le sue­le pres­tar po­ca aten­ción a pe­sar de los per­jui­cios que cau­sa. En ese sen­ti­do, el in­ge­nie­ro Gui­ller­mo Ges­ter, del INTA Rol­dán, re­ve­ló que en los sis­te­mas de pro­duc­ción pre­do­mi­nan­tes en la zo­na el 65% de la su­per­fi­cie es pi­sa­da por ma­qui­na­ria, se­gún de­mos­tra­ron sus es­tu­dios so­bre com­pac­ta­ción de sue­los.

Asi­mis­mo, de­ter­mi­nó que en aque­llos es­que­mas que in­clu­yen ro­ta­ción de cul­ti­vos -y por lo tan­to, im­pli­can un ma­yor pa­so de ma­qui­na­ria que en mo­no­cul­ti­vo- la com­pac­ta­ción era me­nor de­bi­do a la ma­yor ex­plo­ra­ción de raí­ces en el sue­lo.

Una ma­te­ria pen­dien­te, de acuer­do a Gas­sen, es co­no­cer más so­bre fisiología ve­ge­tal. “No­so­tros to­ma­mos de­ci­sio­nes vi­sua­les en fun­ción de lo que ve­mos arri­ba de la tie­rra, pe­ro pa­ra com­pren­der una plan­ta te­ne­mos que en­ten­der tam­bién lo que es­tá aba­jo del sue­lo. Hay que en­ten­der la ló­gi­ca de la plan­ta, sa­ber có­mo fun­cio­na la raíz, cuá­les son las ne­ce­si­da­des de agua, nu­trien­tes, ín­di­ce de área fo­liar y re­si­duos (pa­ja), por ejem­plo”, in­di­có.

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta, hoy la cla­ve de la agri­cul­tu­ra es­tá en re­co­lec­tar da­tos, ob­te­ner in­for­ma­ción, ana­li­zar­la, y a par­tir de eso to­mar de­ci­sio­nes con co­no­ci­mien­to pa­ra pro­du­cir más y me­jor.

“La evo­lu­ción no es más pro­duc­tos -se­mi­llas, fer­ti­li­zan­tes, pla­gui­ci­das­sino más co­no­ci­mien­to pa­ra ayu­dar a la plan­ta a pro­du­cir más. Sin du­das, la ba­se de la evo­lu­ción es­tá en el co­no­ci­mien­to, al­go que

“Con las co­ber­tu­ras ver­des no se pier­de la hu­me­dad”, ase­gu­ró Gas­sen

de­be cul­ti­var­se e in­ter­cam­biar­se. Hay que ma­ne­jar­se co­mo una

a cie­lo abier­to”, sub­ra­yó. Una de las es­ta­cio­nes de las jor­na­das fue en Ma­ría Su­sa­na, el cam­po “Las Ta­pe­ras”, de los her­ma­nos Nel­son y Nor­ber­to De­ga­nut­to, quie­nes des­de ha­ce seis años lle­van ade­lan­te un en­sa­yo pa­ra me­dir los efec­tos de dis­tin­tas ro­ta­cio­nes en su pro­pio cam­po. La in­ves­ti­ga­ción com­pren­de tres tipos de ro­ta­ción ba­jo dos ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción (al­ta y ba­ja): maíz /tri­go-so­ja de se­gun­da, maíz/so­ja de pri­me­ra/tri­go-so­ja de se­gun­da, y maíz/ave­na de co­ber­tu­ra/so­ja pri­me­ra/tri­go-so­ja de se­gun­da.

En ca­da una de las par­ce­las, De­ga­nut­to hi­cie­ron aná­li­sis de sue­lo, me­di­ción de agua dis­po­ni­ble ren­di­mien­to, y un es­tu­dio eco­nó­mi­co. Así, com­pro­ba­ron que a lar­go de los años, la me­jor al­ter-

na­ti­va fue la de maíz/tri­go-so­ja de se­gun­da con al­ta fer­ti­li­za­ción, su­peran­do siem­pre a la so­ja de 1ª.

Cuan­do com­pa­ra­ron la pro­duc­ti­vi­dad pro­me­dio de la me­jor al­ter­na­ti­va de las seis par­ce­las con el ren­di­mien­to de la me­jor lo­ca­li­dad del de­par­ta­men­to San Martín, va­lo­ri­zán­do­lo a pre­cios de Chica­go, ob­ser­va­ron que la bre­cha en­tre el po­ten­cial y la reali­dad de la re­gión es del 62% en dó­la­res y del 48% en vo­lu­men co­se­cha­do.

“Ve­ni­mos a con­tra­mano, ca­da vez se ha­ce más so­ja de pri­me­ra y

pro­duc­ti­vi­dad es­tá muy le­jos de las me­jo­res alternativas”, la­men­tó el pre­si­den­te de VMV, Car­los Gros­so.

Cla­ra­men­te, hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer pa­ra al­can­zar los ren­di­mien­tos po­si­bles. Sin du­das, una gran ta­rea pen­dien­te. Pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad.

Bra­si­le­ro. Dir­ceu Gas­sen apo­yó la im­plan­ta­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra.

De ro­jo. Mar­ce­lo Car­mo­na (iz­quier­da)

Igar­za­bal ob­ser­van­do un lo­te de so­ja en Pia­mon­te. Pu­sie­ron fo­co en las pla­gas y en­fer­me­da­des que aparecieron es­te año.

RO­BER­TO PE­RA

RO­BER­TO PE­RA

Apun­tan­do al­to. Car­los Gros­so (arri­ba), or­ga­ni­za­dor de las jor­na­das, pien­sa en ma­yor pro­duc­ti­vi­dad. La pre­sen­cia de tri­go (izq.) en las ro­ta­cio­nes se tra­du­ce en me­jo­res rin­des y ma­yor ren­ta­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.