Có­mo con­se­guir al­gu­nos dó­la­res

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Cuan­do los ci­mien­tos aflo­jan, no hay re­vo­que que pue­da sos­te­ner al edi­fi­cio. Los par­ches sólo ca­mu­flan por al­gún tiem­po las fi­su­ras. Las úl­ti­mas mo­vi­das del go­bierno res­pec­to al agro sub­ra­yan, con grue­sos tra­zos de evi­den­cias, que el “mo­de­lo” se res­que­bra­ja.

Ame­na­zas con apli­car la ley an­ti­te­rro­ris­ta… (en la “in­te­li­gen­cia” ofi­cial de que los pro­duc­to­res la es­ta­rían aca­pa­ran­do). Lo des­min­tió en­se­gui­da el ti­tu­lar de la AFIP, pe­ro co­mo en el ajedrez, fi­cha to­ca­da, fi­cha mo­vi­da. Si fue una bra­va­ta, el que la de­jó co­rrer no hi­zo más que echar le­ña al fue­go.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que aquí ha­bía bue­nos ci­mien­tos. Des­pués de la gran cri­sis del 2002, vino la re­cu­pe­ra­ción, sus­ten­ta­da en dos pre­mi­sas: sol­ven­cia fis­cal y flu­jo de di­vi­sas. Am­bas es­tu­vie­ron re­la­cio­na­das, por­que en bue­na me­di­da el su­pe­rá­vit fis­cal fue con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes agroin­dus­tria­les, más un apor­te ini­cial del pe­tró­leo. A tra­vés de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, apor­ta­ron in­gen­tes re­cur­sos y por pri­me­ra vez en años las cuen­tas pú­bli­cas sa­lie­ron del ro­jo.

Al mis­mo tiem­po, se fue ge­ne­ran­do un cre­cien­te su­pe­rá­vit co­mer­cial, gra­cias a la fe­no­me­nal ex­pan­sión so­je­ra ini­cia­da en 1996. Ha­cia el 2002, ape­nas cin­co años des­pués, la pro­duc­ción ya se ha­bía du­pli­ca­do. Con va­rios go­bier­nos y cri­sis de por me­dio: Me­nem has­ta el 98, los dos años de De la Rua, la trau­má­ti­ca sa­li­da de la con­ver­ti­bi­li­dad, los cin­co pre­si­den­tes en una se­ma­na, Duhal­de y lue­go la era K. Con to­do es­to, la pro­duc­ción sal­tó de 15 a 35 mi­llo­nes de to­ne­la­das en 2002/3. To­do es­to con pre­cios in­ter­na­cio­na­les me­dio­cres.

A par­tir del 2003 las co­ti­za­cio­nes agrí­co­las se dis­pa­ra­ron, acom­pa­ñan­do la ex­plo­sión de la de­man­da de ali­men­tos y ener­gía de los paí­ses emer­gen­tes, en es­pe­cial Chi­na.

En bue­na me­di­da, la me­jo­ra de los pre­cios fue cap­tu­ra­da por el fis­co a tra­vés de los de­re­chos de

El go­bierno en­sa­ya to­da cla­se de al­qui­mias pa­ra ha­cer­se de di­vi­sas

ex­por­ta­ción. El agro si­guió cre­cien­do, pe­ro a di­fe­ren­cia de los paí­ses ve­ci­nos, lo hi­zo con ca­da vez me­nor dinamismo. Ha­ce cin­co años que la pro­duc­ción es­tá es­tan­ca­da en las 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Un cre­ci­mien­to de so­lo 40% en diez años.

Bra­sil, que ha­bía per­di­do par­ti- ci­pa­ción por no li­be­rar las va­rie­da­des de so­ja trans­gé­ni­cas, des­pe­gó nue­va­men­te cuan­do per­mi­tió su uso. Y to­mó ca­da vez más dis­tan­cia de la Ar­gen­ti­na. Es­te año co­se­cha­rán 80 mi­llo­nes de to­ne­la­das, 30 más que es­tas pam­pas. Ha­ce cin­co años, la bre­cha era de so­lo 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Pe­ro no to­do es so­ja. Ar­gen­ti­na abas­te­cía de tri­go al prin­ci­pal im­por­ta­dor mun­dial, a la sa­zón, Bra­sil. Go­za­ba de un di­fe­ren­cial aran­ce­la­rio del 15%. Es­to sig­ni­fi­ca que si Bra­sil que­ría im­por­tar tri­go de ex­tra zo­na, te­nía que ha­cer co­mo con el lla­ma­do a un celular: po­ner un 15 ade­lan­te.

Aho­ra, la Ar­gen­ti­na no tie­ne su­fi­cien­te tri­go pa­ra aten­der la de­man­da de la mo­li­ne­ría ver­dea­ma­rel­ha. En­ton­ces, no sólo se rom­pió el his­tó­ri­co au­to­abas­te­ci­mien­to triguero del Mercosur, sino que se le dio pie a Bra­sil pa­ra que sus­pen­da ese be­ne­fi­cio.

Ma­la pra­xis con la car­ne. Bra­sil du­pli­có su ro­deo va­cuno en 20 años. Ar­gen­ti­na lo re­du­jo en un 20% en­tre 2007 y 2010. La pro­duc­ción de le­che cre­ció un 50% en Uru­guay y un 120% en Bra­sil; aquí si­gue es­tan­ca­da.

Aho­ra fal­tan dó­la­res. El go­bierno en­sa­ya to­da cla­se de al­qui­mias, des­de la ame­na­za a los cha­ca­re­ros, a los ex­por­ta­do­res, a la ce­ba­da (el es­ca­pe de los tri­gue­ros frente al ce­po). Ven fan­tas­mas has­ta en el si­lo bol­sa, la he­rra­mien­ta que ayu­da a dar­le flui­dez a la co­se­cha y evi­ta enor­mes pér­di­das de pro­duc­ción por atra­sos ge­ne­ra­dos en fal­ta de ca­mio­nes e in­fra­es­truc­tu­ra. Apu­ran el otor­ga­mien­to de per­mi­sos de ex­por­ta­ción de maíz, cuan­do es­tá la co­se­cha en­ci­ma, en lu­gar de ha­ber­los li­be­ra­do ha­ce seis me­ses. Hu­bie­ra au­men­ta­do la siem­bra, lo di­ji­mos has­ta el can­san­cio. El que avi­sa no trai­cio­na. Si ha­cen fal­ta dó­la­res pa­ra sal­var “el mo­de­lo”, ya sa­ben dón­de se con­si­guen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.