Un arran­que con el “pie de­re­cho”

La im­plan­ta­ción de pas­tu­ras es una ins­tan­cia cen­tral pa­ra lo­grar una bue­na pra­de­ra. El INTA da con­se­jos cla­ves pa­ra evi­tar pér­di­das.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN FORRAJERA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La siem­bra es una la­bor cru­cial que de­fi­ne en gran me­tam­bién di­da la fu­tu­ra pro­duc­ción y per­sis­ten­cia de una pas­tu­ra pe­ren­ne. La fal­ta de cum­pli­mien­to de cues­tio­nes agro­nó­mi­cas bá­si­cas lle­va­rá a fa­llas de im­plan­ta­ción y pro­du­ci­rá un per­jui­cio eco­nó­mi­co. Por eso, es­pe­cia­lis­tas del INTA Bal­car­ce brin­dan una se­rie de pau­tas pa­ra lo­grar una bue­na siem­bra.

Si bien se han pro­du­ci­do avan­ces en la ca­li­dad de im­plan­ta­ción de pas­tu­ras, tam­bién ocu­rren mu­chos fra­ca­sos. “Las ra­zo­nes son va­rias, pe­ro con bas­tan­te cer­te­za po­de­mos de­cir que se le pres­ta ma­yor aten­ción a la siem­bra de cul­ti­vos anua­les (maíz, so­ja o gi­ra­sol) que al es­ta­ble­ci­mien­to de pra­de­ras, cuan­do ellas de­ben pro­du­cir fo­rra­je en can­ti­dad y ca­li­dad, por lo me­nos, du­ran­te cin­co o seis años” ex­pli­ca el téc­ni­co Jor­ge Cas­ta­ño, del gru­po Pas­tu­ras de la EEA INTA Bal­car­ce.

En es­tos mo­men­tos es­tá la opor­tu­ni­dad pa­ra rea­li­zar los tra­ba­jos ne­ce­sa­rios pen­san­do en la pró­xi- ma siem­bra. A la ho­ra de pen­sar en un pro­to­co­lo de siem­bra de pra­de­ras pa­ra am­bien­tes ga­na­de­ros, Cas­ta­ño apun­ta una se­rie de su­pues­to: pra­de­ras en las que se bus­que la ma­yor pe­ren­ni­dad po­si­ble; que el cul­ti­vo de ve­rano an­te­ce­sor sea fun­cio­nal a las es­pe­cies que in­te­gren la pra­de­ra; que las siem­bras se­rán de oto­ño y en siem­bra di­rec­ta y tam­bién que la ca­li­dad de los lo­tes, sea por en­char­ca­mien­to o al­ca­li­ni­dad, es muy va­ria­ble, con lo cual se de­ben pon­de­rar las su­per­fi­cies que ofre­cen ma­yo­res ries­gos de fa­llas en la im­plan­ta­ción y co­no­cer ries­gos.

La pla­ni­fi­ca­ción con tiem­po es la lla­ve del éxi­to, por eso es muy im­por­tan­te la definición del lo­te a sem­brar. “En la me­di­da de lo po­si­ble se de­ben sec­to­ri­zar los dis­tin­tos am­bien­tes de acuer­do al por­cen­ta­je de so­dio in­ter­cam­bia­ble, la con­duc­ti­vi­dad eléc­tri­ca y el pH. Es con­ve­nien­te uti­li­zar es­pe­cies guías co­mo gra­món o pe­lo de chan­cho”, es­pe­ci­fi­ca el pro­fe­sio­nal, y agre­ga que hay que de­fi­nir la su­per­fi­cie en ca­da ca­so y ver la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar tra­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­les, así co­mo eva­luar la pro­fun­di­dad de la na­pa freá­ti­ca.

“La pre­sen­cia de es­pe­cies co­mo el gra­món, pe­lo de chan­cho, rai­grás anual se­mi­lla­do y otras ma­le­zas in­di­ca que és­tas de­ben ser muy bien con­tro­la­das pre­vio a la siem­bra de la pas­tu­ra”, sos­tie­ne Cas­ta­ño, con­si­de­ran­do que son es­pe­cies muy com­pe­ti­ti­vas por los re­cur­sos frente a una pas­tu­ra en emer­gen­cia.

El pro­fe­sio­nal ma­ni­fies­ta que es de­ter­mi­nan­te te­ner en cuen­ta los re­qui­si­tos del cul­ti­vo an­te­ce­sor, en­tre los que se cuen­tan: ofre- cer una ca­ma de siem­bra fir­me y pa­re­ja, li­be­rar el lo­te tem­prano y con­trol de ma­le­zas sin uso de her­bi­ci­das re­si­dua­les.

Otro pun­to que el téc­ni­co des­ta­ca es que se de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a la re­gu­la­ción de la sem­bra­do­ra, so­bre to­do la pro­fun­di­dad. La prin­ci­pal re­co­men­da­ción es qui­tar las rue­das ta­pa­do­ras.

Du­ran­te mar­zo-abril, acon­se­ja Cas­ta­ño, se de­be mo­ni­to­rear ca­da 15 días la pre­sen­cia de in­sec­tos (pul­go­nes, trips) y a par­tir de los 50 días eva­luar la can­ti­dad de plan­tas lo­gra­das se­gún es­pe­cie en re­la­ción a la se­mi­lla uti­li­za­da.

Fi­nal­men­te, “el pri­mer pas­to­reo pue­de rea­li­zar­se des­de que se pro­du­ce el cie­rre del en­tre­sur­co. Se re­co­mien­da ha­cer­lo li­viano pa­ra dis­mi­nuir la com­pe­ten­cia en­tre plan­tas y fa­vo­re­cer el ma­co­lla­je de la gra­mí­neas”, acon­se­ja el pro­fe­sio­nal, ade­más de aten­der a la bue­na im­plan­ta­ción de las plan­tas, que ha­ya sue­lo fir­me y pas­to­rear con an­ti­ci­pa­ción en lo­tes gran­des con po­ca car­ga.

RO­BER­TO PE­RA

Co­mi­da se­gu­ra. El pri­mer pas­to­reo pue­de rea­li­zar­se des­de el cie­rre del en­tre­sur­co. Se re­co­mien­da ha­cer­lo li­viano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.