Se­cre­tos pa­ra cui­dar la ca­li­dad del ali­men­to

Una bue­na con­fec­ción del en­si­la­je y el uso de ino­cu­lan­tes pue­den re­tra­sar el pro­ce­so de de­te­rio­ro.

Clarin - Rural - - USO Y CONSERVACIÓN DE FORRAJES - Gui­ller­mo Pi­ñei­ro Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En mu­chos paí­ses, los fo­rra­jes en­si­la­dos son muy apreen­tre cia­dos co­mo ali­men­to ani­mal. En Eu­ro­pa, por ejem­plo, se al­ma­ce­na más del 90 por cien­to de los fo­rra­jes co­mo si­la­je, y en nues­tro país la in­clu­sión de los fo­rra­jes con­ser­va­dos co­mo in­gre­dien­te de la die­ta au­men­ta ca­da año.

Pa­ra pro­du­cir un si­la­je de bue­na ca­li­dad es esen­cial ase­gu­rar que se pro­duz­ca una bue­na fer­men­ta­ción mi­cro­bia­na en la fa­se anae­ró­bi­ca. En las pri­me­ras ho­ras de con­fec­ción de un en­si­la­do (fa­se ae­ró­bi­ca), el oxí­geno pre­sen­te las par­tí­cu­las del ma­te­rial en­si­la­do en la ma­sa ve­ge­tal dis­mi­nu­ye rá­pi­da­men­te de­bi­do a la res­pi­ra­ción del ma­te­rial y a los mi­cro­or­ga­nis­mos ae­ró­bi­cos y ae­ró­bi­cos fa­cul­ta­ti­vos co­mo le­va­du­ras y en­te­ro­bac­te­rias. Ade­más hay una ac­ti­vi­dad im­por­tan­te de va­rias en­zi­mas ve­ge­ta­les, co­mo las pro­tea­sas y las car­bohi­dra­sas, siem­pre que el pH se man­ten­ga en el ran­go nor­mal pa­ra el ju­go del fo­rra­je fres­co.

Una vez con­su­mi­do el oxí­geno, es­ta­mos en pre­sen­cia de un am­bien­te anae­ró­bi­co, el cual se ex­tien­de por va­rios días o has­ta va­rias se­ma­nas de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ma­te­rial en­si­la­do y de las con­di­cio­nes en el mo­men­to del en­si­la­je. A par­tir de los azú­ca­res so­lu­bles del cul­ti­vo, las bac­te­rias lác­ti­cas del fo­rra­je pro­du­cen áci­do lác­ti­co, el cual se acu­mu­la per­mi­tien­do el des­cen­so del pH o au­men­to de la aci­dez del si­lo. La an­ae­ro­bio­sis y el am­bien­te áci­do es lo que in­hi­be la pro­li­fe­ra­ción de los mi­cro­or­ga­nis­mos, dan­do lu­gar al ini­cio de la fa­se es­ta­ble. Con la adi­ción de ino­cu­lan­tes bac­te­ria­nos, el pro­ce­so de des­cen­so de pH se ace­le­ra­rá en for­ma im­por­tan­te de­bi­do a la al­ta car­ga de bac­te­rias lác­ti­cas de los mis­mos, per­mi­tien­do con­tro­lar el pro­ce­so fer­men­ta­ti­vo.

Fi­nal­men­te, mien­tras se man­ten­ga el am­bien­te sin ai­re, ocu­rri­rán po­cos cam­bios. Pe­ro cuan­do se abre el en­si­la­do inevi­ta­ble­men­te ocu­rre un de­te­rio­ro ae­ró­bi­co.

La ta­sa de de­te­rio­ro de­pen­de

Se pue­de per­der has­ta 4,5% de la ma­te­ria se­ca por día de ex­po­si­ción

de la con­cen­tra­ción y de la ac­ti­vi­dad de cier­tos mi­cro­or­ga­nis­mos, aun­que se re­por­tan pér­di­das por de­te­rio­ro que os­ci­lan en­tre 1,5 y 4,5 por cien­to de la ma­te­ria se­ca por día de ex­po­si­ción.

El pe­río­do de de­te­rio­ro pue­de di­vi­dir­se en dos eta­pas, la pri­me­ra se ini­cia con la de­gra­da­ción de los áci­dos or­gá­ni­cos que con­ser­van el en­si­la­je por ac­ción de le­va­du­ras y, oca­sio­nal­men­te, por bac­te­rias que pro­du­cen áci­do acé­ti­co. Es­to in­du­ce un au­men­to en el va­lor del pH per­mi­tien­do el ini­cio de la se­gun­da eta­pa de de­te­rio­ro, don­de se cons­ta­ta un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra y la ac­ti­vi­dad de mi­cro­or­ga­nis­mos per­ni­cio­sos.

Pa­ra ate­nuar las pér­di­das se­rá pre­ci­so in­hi­bir la ac­ti­vi­dad y de­sa­rro­llo de los or­ga­nis­mos res­pon­sa­bles de es­te de­te­rio­ro, y pa­ra eso exis­ten hoy nue­vas he­rra­mien­tas.

Es­tu­dios rea­li­za­dos en Bal­car­ce por Luis Maria Gu­tie­rrez y otros in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Vi­lla Ma­ría con­fir­man que los si­la­jes tra­ta­dos con el ino­cu­lan­te de se­gun­da ge­ne­ra­ción lac­to­ba­ci­llus buch­ne­ri son más es­ta­bles que los no tra­ta­dos por su ca­pa­ci­dad pa­ra de­gra­dar, ba­jo con­di­cio­nes anae­ró­bi­cas, el áci­do lác­ti­co en áci­do acé­ti­co, lo cual cau­sa a su vez una dis­mi­nu­ción muy sig­ni­fi­ca­ti­va del nú­me­ro de hon­gos y le­va­du­ras pre­sen­tes. No­ta de la re­dac­ción: El au­tor es pro­duct ma­na­ger en Pro­duc­ción Ani­mal de Bec­ker Un­der­wood Ar­gen­ti­na SA.

AL­BER­TO ORE­LLA­NA

Ta­pa­do. La au­sen­cia de oxí­geno fa­vo­re­ce una me­jor con­ser­va­ción del si­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.