La so­ja, en quin­ta des­de el arran­que

Pen­san­do en la pró­xi­ma cam­pa­ña, tres pro­duc­to­res de la zo­na nú­cleo coin­ci­den en adop­tar es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas y apli­car ma­yor tec­no­lo­gía.

Clarin - Rural - - EL MANEJO AGRÍCOLA - An­drés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios coin­ci­den en que con cli­má­ti­ca­men­te tan errá­ti­cas co­mo las que vie­nen dán­do­se, no hay re­ce­ta agró­no­mi­ca po­si­ble y ca­da año es un desafío dis­tin­to. Des­de el 2011, los agri­cul­to­res de la prin­ci­pal zo­na so­je­ra ar­gen­ti­na -nor­te de Bue­nos Ai­res y sur de Cór­do­ba y San­ta Fe- tra­ba­ja­ron en es­ce­na­rios to­tal­men­te opues­tos, y ya pen­san­do en la pró­xi­ma cam­pa­ña es­tas ex­pe­rien­cias se­rán un buen pun­to de par­ti­da pa­ra pla­ni­fi­car con la ma­yor an­te­la­ción po­si­ble las es­tra­te­gias de pro­duc­ción.

De ca­ra a los si­guien­tes años, ¿cuá­les son las en­se­ñan­zas que de­ja­ron los dos úl­ti­mos ci­clos? Pa­ra in­da­gar a fon­do so­bre es­tas cues­tio­nes, Cla­rín Ru­ral reunió en un cam­po de Cha­ca­bu­co, en el nor­te bo­nae­ren­se, a tres pro­duc­to­res de la zo­na nú­cleo que, más allá de las par­ti­cu­la­ri­da­des de sus es­tra­te­gias de ma­ne­jo, ex­pu­sie­ron pun­tos es­truc­tu­ra­les en co­mún.

Al mo­men­to de pen­sar en pers­pec­ti­va, ellos se mos­tra­ron a fa­vor de prac­ti­car una agri­cul­tu­ra que de­fi­nie­ron co­mo “pre­ven­ti­va”, aun­que sin des­cui­dar el po­ten­cial, ba­sa­da en me­jo­res elec­cio­nes de as­pec­to que de­fi­nen la es­truc­tu­ra del cul­ti­vo (fe­cha de siem­bra, va­rie­da­des y dis­tan­cia­mien­to en­tre fi­las). Otra de las coincidencias im­por­tan­tes es­tu­vo en la ne­ce­si­dad de no per­der­se el tren de la bio­tec­no­lo­gía. Te­nien­do en cuen­ta que el cli­ma se pre­sen­ta­rá ca­da vez más ines­ta­ble, las he­rra­mien­tas que se pue­dan in­cor­po­rar a la se­mi­lla des­de el ini­cio son un rease­gu­ro más al ma­ne­jo agrí­co­la.

En una ins­tan­cia in­di­vi­dual, to­dos sos­tie­nen que in­cor­po­ra­ron prác­ti­cas de acuer­do a su zo­na y for­ma de tra­ba­jo, y que al apli­car una sin­to­nía más fi­na so­bre­sa­lie­ron es­tra­te­gias co­mo el uso tem­prano de fun­gi­ci­das, los mo­ni­to­reos de lo­te cons­tan­tes y la efi­cien­cia en im­plan­ta­ción.

Adol­fo Co­mino es pro­pie­ta­rio de una agro­no­mía y pro­duc­tor. Siem­bra 900 hec­tá­reas en­tre pro­pias y al­qui­la­das en la zo­na de As­cen­sión (a unos 80 ki­ló­me­tros de Per­ga­mino, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res), y ex­pli­có que lue­go de en­fren­tar un 2012/13 muy di­fí­cil, el ase­so­ra­mien­to téc­ni­co se con­vir­tió sin du­da en un pun­to a te­ner muy en cuen­ta pa­ra el fu­tu­ro.

En es­ta úl­ti­ma cam­pa­ña, y an­ti- ci­pan­do un ci­clo com­pli­ca­do por la va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca, re­mar­có que su in­ge­nie­ro agró­no­mo le acon­se­jó co­mo es­tra­te­gia, por un la­do, el mo­ni­to­reo dia­rio de lo­tes y, por otro, acor­tar la dis­tan­cia en­tre hi­le­ras al sem­brar, en­tre otras pau­tas cen­tra­les. De es­ta ma­ne­ra, el pro­fe­sio­nal le re­co­men­dó una siem­bra a 42 cen­tí­me­tros, que per­mi­tió ha­cer di­fe­ren­cia. “Tu­ve ven­ta­jas con res­pec­to a quie­nes sem­bra­ron a 52 cen­tí­me­tros, por una co­ber­tu­ra más rá­pi­da del en­tre­sur­co y más hu­me­dad en el perfil. Al mo­men­to de la co­se­cha fue­ron 400 ki­los más por hec­tá­rea que al fi­nal su­man”, se­ña­ló el pro­duc­tor.

En es­te sen­ti­do, tam­bién des­ta­có la im­por­tan­cia de co­no­cer con la ma­yor an­te­la­ción po­si­ble los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos y con esa in­for­ma­ción apun­ta­lar to­das las de­ci­sio­nes.

Pa­ra Co­mino, las tec­no­lo­gías de ma­ne­jo en cul­ti­vos cons­ti­tu­yen un te­ma fun­da­men­tal, y en es­te pun­to des­ta­có que los pro­duc­to­res de­ben pen­sar ca­da vez más en el lar­go pla­zo pa­ra adap­tar­se a las no­ve­da­des y, de es­ta for­ma, ser más efi­ca­ces al mo­men­to de apli­car lo pla­ni­fi­ca­do.

De es­te mo­do, sub­ra­yó que no de­ben de­mo­rar­se las de­ci­sio­nes de ma­ne­jo que im­pli­quen la in­cor­po­cam­pa­ñas

En es­ta cam­pa­ña no lo pen­sé de­ma­sia­do y op­té por com­prar se­mi­lla tra­ta­da pro­fe­sio­nal­men­te, así no acu­mu­la­mos pro­ble­mas Adol­fo Co­mino Pro­duc­tor de As­cen­ción

de nue­vas he­rra­mien­tas agrí­co­las, siem­pre y cuan­do és­tas no im­pac­ten en la ren­ta­bi­li­dad. Co­mo ejem­plo, ex­pli­có que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de su re­gión es la pre­sen­cia de ra­ma ne­gra, que co­bró mu­cha no­to­rie­dad en los úl­ti­mos tiem­pos por ser de di­fí­cil con­trol.

“En es­ta cam­pa­ña no lo pen­sé de­ma­sia­do y op­té por com­prar se­mi­lla tra­ta­da pro­fe­sio­nal­men­te, así no acu­mu­la­mos pro­ble­mas”, en­fa­ti­zó.

En la mis­ma sin­to­nía, Ho­ra­cio Me­rial­do de­ta­lló que el prin­ci­pal

Fal­ta una es­truc­tu­ra de ca­pa­ci­ta­ción que per­mi­ta un uso efi­cien­te de má­qui­nas co­mo sem­bra­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras y co­se­cha­do­ras Ho­ra­cio Me­rial­do Pro­duc­tor del nor­te de Bs. As.

ob­je­ti­vo de los pro­duc­to­res con una es­ca­la de 1.000 hec­tá­reas tie­ne que ser apli­car la má­xi­ma can­ti­dad de tec­no­lo­gía po­si­ble pa­ra ob­te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos al mo­men­to de co­se­char. Jun­to con sus dos her­ma­nos, lle­va ade­lan­te una em­pre­sa agro­pe­cua­ria con un área que se dis­tri­bu­ye en­tre las lo­ca­li­da­des bo­nae­ren­ses de Sui­pa­cha, Cha­ca­bu­co, Chi­vil­coy y Navarro, con ma­yo­ría de la su­per­fi­cie al­qui­la­da.

Si bien apues­ta a la tec­no­lo­gía, Me­rial­do mar­có una cues­tión con la cual tam­bién coin­ci­dió Co­mino, que son las ca­pa­ci­ta­cio­nes a los en­car­ga­dos

Ade­más de se­lec­cio­nar las va­rie­da­des ade­cua­das y las fe­chas de siem­bra óp­ti­mas, op­ta­mos por apli­car fun­gi­ci­das de for­ma an­ti­ci­pa­da Ma­tías Grai­sa­ro Pro­duc­tor de Bra­ga­do

de ope­rar la ma­qui­na­ria agrí­co­la. Des­de su óp­ti­ca, fal­ta una es­truc­tu­ra de ca­pa­ci­ta­ción que per­mi­ta un uso efi­cien­te de má­qui­nas co­mo sem­bra­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras y co­se­cha­do­ras.

En el mar­co de un ma­ne­jo agrí­co­la pre­ven­ti­vo, la la­bor efi­caz de un ope­ra­rio de ma­qui­na­ria per­mi­ti­ría re­du­cir el mar­gen de error en cues­tio­nes pro­ble­má­ti­cas y sen­si­bles a la ho­ra de bus­car más rin­des.

Al mis­mo tiem­po, un buen di­se­ño de siem­bra per­mi­ti­ría que el cul­ti­vo cap­te de ma­ne­ra efi­cien­te los nu­trien­tes dis­po­ni­bles. La

de erro­res al mo­men­to pul­ve­ri­zar su­ma­ría pun­tos en ítem de­li­ca­do co­mo las ma­le­zas re­sis­ten­tes o las pla­gas, y al mo­men­to de la co­se­cha, una co­rrec­ta lec­tu­ra de los im­ple­men­tos de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión pue­de in­ci­dir en el rinde.

Co­mo par­te de una em­pre­sa que tra­ba­ja unas 3.000 hec­tá­reas pro­pias y arren­da­das, re­par­ti­das en­tre Bra­ga­do y Cha­ca­bu­co (Bue­nos

Ma­tías Grai­sa­ro agre­gó otro pun­to de vis­ta y sos­tu­vo que hay que me­jo­rar las prác­ti­cas agro­nó­ra­ción

La na­tu­ra­le­za y el hombre. Ade­más de in­cor­po­rar nue­vos eventos bio­tec­no­ló­gi­cos, los pro­duc­to­res de­ben ha­cer fo­co en

De cer­ca. Los mo­ni­to­reos dia­rios son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.