Una pro­pues­ta pa­ra el tri­go

Clarin - Rural - - VINCULACIÓN TECNOLÓGICA -

Lo fun­da­men­tal pa­ra cual­quier po­lí­ti­ca agro­pe­cua­ria lle­gó el do­min­go de Pas­cua con im­por­tan­tes llu­vias en gran par­te del país. Pe­ro pa­ra du­pli­car los 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go del año pa­sa­do ne­ce­si­ta­mos cam­bios im­por­tan­tes en las po­lí­ti­cas pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción, que es­té orien­ta­da por la li­ber­tad de los mer­ca­dos pa­ra dar­le pre­vi­si­bi­li­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad a la ca­de­na tri­gue­ra.

Si re­pe­ti­mos las mis­mas po­lí­ti­cas los re­sul­ta­dos no pue­den ser di­fe­ren­tes en la cam­pa­ña 20132014. La co­se­cha an­te­rior fue de las peo­res de la his­to­ria ar­gen­ti­na. Con el agra­van­te de que por la in­ter­ven­ción dis­cre­cio­nal del

> A pér­di­da Hoy el rinde de in­di­fe­ren­cia del ce­real es ma­yor al rinde pro­me­dio

Go­bierno des­de el 2006 he­mos per­di­do al ma­yor com­pra­dor de tri­go del mun­do -que es­tá den­tro del Mercosur- co­mo es Bra­sil, con aran­ce­les pre­fe­ren­cia­les de un 15% pa­ra la Ar­gen­ti­na.

Por la ar­cai­ca po­lí­ti­ca de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes y la fa­la­cia de la de­fen­sa de la me­sa de los ar­gen­ti­nos, los ciu­da­da­nos pa­gan igual el pan al va­lor que de­ter­mi­na la in­fla­ción de 30%, te­ne­mos que res­trin­gir las ex­por­ta­cio­nes de ha­ri­na de 1.100.000 mi­llo­nes de to­ne­la­das a 300.000 to­ne­la­das pa­ra el 2013 y el go­bierno tie­ne que reac­cio­nar los sal­dos con­ce­di­dos pa­ra ex­por­tar co­mo con­se­cuen­cia de que el país no al­can­zó a pro­du­cir 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Pe­ro lo más gra­ve de to­das es­tas in­ter­ven­cio­nes ar­bi­tra­rias es que han he­cho des­apa­re­cer el fun­cio­na­mien­to nor­mal de los mer­ca­dos de fu­tu­ro que no nos per­mi­ten to­mar los al­tos pre­cios con an­ti­ci­pa­ción su­fi­cien­te en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, obli­gan­do a los ope­ra­do­res a fi­jar pri­mas de ries­go ma­yo­res por la im­pre­vi­si­bi­li­dad de nues­tro país.

Se­ño­ra Pre­si­den­te, con to­do res­pe­to, los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios no le creen a es­te Go­bierno y es us­ted la úni­ca per­so­na que pue­de mo­di­fi­car es­ta si­tua­ción si abre una ins­tan­cia de diá­lo­go cons­truc­ti­vo co­mo el que us­ted pi­de in­ter­na­cio­nal­men­te. La ma­yo­ría de la di­ri­gen­cia del sec­tor la quie­re ayu­dar, por­que al cam­biar la po­lí­ti­ca me­jo­ra­rá la si­tua­ción del sec­tor y el país au­men­ta­rá las pro­duc­cio­nes.

El sec­tor no pue­de com­pren­der que Gui­ller­mo Mo­reno pue­da ame­na­zar, sin que na­die le lla­me la aten­ción, con gra­var la pro­duc­ción de ce­ba­da pa­ra des­ac­ti­var su siem­bra, pa­ra obli­gar a sem­brar tri­go aun­que la ren­ta­bi­li­dad sea ne­ga­ti­va por ca­pri­cho de di­cho fun­cio­na­rio. Mos­tró una to­tal inep­ti­tud pa­ra ma­ne­jar es­ta pro­duc­ción des­de que es­tá en fun­cio­nes, co­mo ha su­ce­di­do con to­das otras ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en las que in­ter­vino. Las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas de un país no se cam­bian por me­dio del ga­rro­te y mu­chos me­nos con me­di­das sin nor­ma que la res­pal­de, por­que res­ta pre­vi­si­bi­li­dad a las po­lí­ti­cas.

Hoy el rinde de in­di­fe­ren­cia en cam­po pro­pio es de 34 quin­ta­les por hec­tá­rea. Sien­do que el rinde pro­me­dio del país es 28 quin­ta­les, los re­sul­ta­dos son ne­ga­ti­vos. En cam­po arren­da­do -que cu­bre el 60% del área sem­bra­da- los nú­me­ros son realmente preo­cu­pan­tes y de no cam­biar las va­ria­bles mu­chos pro­duc­to­res no van a po­der sem­brar si no se cam­bia la ecua­ción eco­nó­mi­ca.

¿Sa­bía, se­ño­ra Pre­si­den­te, que en el ci­clo 1902-1903 se sem­bra­ron en el país 3,69 mi­llo­nes de hec­tá­reas de tri­go, ca­si la mis­ma su­per­fi­cie que el año 2012? En el ci­clo 1928-1929 el país pu­do sem­brar 9,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas del ce­real con otras he­rra­mien­tas y otras tec­no­lo­gías. Asu­ma­mos que si hu­bie­ra po­lí­ti­ca de Es­ta­do

> Com­pa­ra­ción En el ci­clo 19021903 se sem­bró ca­si la mis­ma can­ti­dad de tri­go que en 2012

pre­vi­si­ble es­ta­rían da­das las con­di­cio­nes pa­ra po­der sem­brar por lo me­nos 7 mi­llo­nes de hec­tá­reas, y que con las nue­vas tec­no­lo­gías po­dría­mos pro­du­cir 3.200 kg/ha pro­me­dio que nos per­mi­ti­rían co­se­char un to­tal de 22.400 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go.

Es­tos da­tos de­mues­tran que en una po­lí­ti­ca tri­gue­ra el ob­je­ti­vo no pue­de ser abas­te­cer so­la­men­te el mer­ca­do in­terno con 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das y el so­bran­te de di­cho sal­do ex­por­tar­lo a pre­cio de re­ma­te. Si de­fi­ni­mos a la ca­de­na tri­gue­ra co­mo un ne­go­cio es­tra­té­gi­co pa­ra el país, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das co­mo pi­so, si adop­ta­mos to­das las nue­vas tec­no­lo­gías en bio­tec­no­lo­gía y ma­ne­jo de in­su­mos. Ade­más, al ser un cul­ti­vo de in­vierno es in­dis­pen­sa­ble pa­ra una bue­na ro­ta­ción de cul­ti­vos pa­ra la con­ser­va­ción de nues­tras tie­rras, equi­li­bran­do al mis­mo tiem­po la ac­ti­vi­dad agrí­co­la du­ran­te to­do el año y de esa for­ma pro­mo­vien­do el de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de una ca­de­na de tri­go más di­ná­mi­ca, au­men­tan­do su PBI to­dos los años. To­do es­to se­ría po­si­ble siem­pre que vol­va­mos a una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca abier­ta al mun­do con ma­yo­res ex­por­ta­cio­nes y, de esa for­ma, abas­te­cie­ra­mos me­jor el mer­ca­do in­terno.

Con to­dos es­tos ar­gu­men­tos for­ma­li­zo los pun­tos más im­por­tan­tes de una pro­pues­ta pa­ra po­der pro­du­cir 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go en el pró­xi­mo ci­clo 2013-2014:

El mer­ca­do de tri­go de­be fun­cio­nar li­bre­men­te y sin im­pues­tos dis­tor­si­vos pa­ra que el pro­duc­tor re­ci­ba el va­lor in­ter­na­cio­nal co­mo nues­tros com­pe­ti­do­res.

De­be abrir­se el re­gis­tro de ex­por­ta­ción de tri­go en los pla­zos ori­gi­na­les his­tó­ri­cos pa­ra ano­tar las ope­ra­cio­nes fu­tu­ras y per­mi­tir apro­ve­char los va­lo­res de los gra­nos in­ter­na­cio­na­les cuan­do se to­man las de­ci­sio­nes de las siem­bras.

De­ben eli­mi­nar­se to­das las in­ter­ven­cio­nes en el fun­cio­na­mien­to in­terno del mer­ca­do de tri­go.

La in­dus­tria mo­li­ne­ra tie­ne que com­pe­tir en igual­dad de con­di­cio­nes con la ex­por­ta­ción en los mer­ca­dos, pa­ra que re­fle­jen con más trans­pa­ren­cia el pre­cio in- ter­na­cio­nal. No co­rres­pon­de que si­ga­mos ha­cien­do una re­ser­va de 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra ela­bo­ra­ción in­ter­na. Es­to se ha­ce con los mer­ca­dos a tér­mino.

De­be pro­mo­ver­se la trans­pa­ren­cia en to­da la ca­de­na de tri­go, ha­ri­na y pan, co­mo la úni­ca ma­ne­ra de ge­ne­rar igual­dad de con­di­cio­nes en la com­pe­ten­cia.

Que el Es­ta­do con los ma­yo­res re­cur­sos del au­men­to de la pro­duc­ción y ex­por­ta­ción atien­da con sub­si­dios di­rec­tos, sin co­rrup­ción, los pro­ble­mas de los ne­ce­si­ta­dos.

Los tiem­pos elec­to­ra­les no siem­pre coin­ci­den con los ci­clos bio­ló­gi­cos. Lo que no se pue­da re­sol­ver en el mes de abril por

> Po­lí­ti­ca de Es­ta­do Si hu­bie­ra ma­yor pre­vi­si­bi­li­dad se po­drían sem­brar 7 mi­llo­nes de has

ser año elec­to­ral se­rá un li­mi­tan­te pa­ra po­der lle­gar a las 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go 2013-2014 que pro­pon­go.

No es sen­sa­to y de bue­na ges­tión li­mi­tar el cre­ci­mien­to de to­da la ca­de­na por 6 mi­llo­nes de to­ne­la­das pa­ra el con­su­mo in­terno, de las cua­les so­la­men­te 2 mi­llo­nes son pa­ra ela­bo­rar el pan co­mún pa­ra los 40 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Con so­la­men­te el 10% de la pro­duc­ción de 20 mi­llo­nes de to­ne­la­das se cu­bren di­chas ne­ce­si­da­des y que­da el 90% co­mo po­ten­cial de pro­duc­ción pa­ra el abas­te­ci­mien­to in­terno y pa­ra cum­plir con nues­tros com­pra­do­res ex­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.