El vie­jo al­ma­cén del sur

En los ‘50, la fa­mi­lia Cam­poa­mor co­men­zó en Be­ni­to Juá­rez con un lo­cal de ra­mos ge­ne­ra­les. Con las dé­ca­das, fue cre­cien­do has­ta una agroin­dus­tria bien in­te­gra­da. Una me­tá­fo­ra de la trans­for­ma­ción, el cre­ci­mien­to y las po­si­bi­li­da­des del cam­po ar­gen­tino. P.

Clarin - Rural - - TAPA -

La his­to­ria de los Cam­poa­mor, una fa­mi­lia del de Be­ni­to Juá­rez, en el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, sir­ve pa­ra ilus­trar la evo­lu­ción de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na en los úl­ti­mos se­sen­ta años. Em­pe­za­ron con un al­ma­cén de ra­mos ge­ne­ra­les en la es­ta­ción Ló­pez del fe­rro­ca­rril Ro­ca y hoy aco­pian y co­mer­cia­li­zan 300.000 to­ne­la­das anua­les de gra­nos. Ade­más, ha­cen siem­bras aso­cia­das, ga­na­de­ría de ci­clo com­ple­to, si­guen ven­dien­do in­su­mos y tie­nen su pro­pia flo­ta de ca­mio­nes.

Cla­rín Ru­ral via­jó has­ta las ofi­ci­nas cen­tra­les de la em­pre­sa, en la lo­ca­li­dad de Be­ni­to Juá­rez, y con­ver­só con Gui­ller­mo Cam­poa­mor pa­ra re­pa­sar re­cuer­dos y pen­sar los desafíos que plan­tean el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

El ini­cio se re­mon­ta a 1950, cuan­do Abel Cam­poa­mor, pa­dre de Gui­ller­mo, se aso­ció con su her­mano me­nor Juan Jo­sé pa­ra com­prar el al­ma­cén de Ló­pez. Allí ven­dían to­do lo que ne­ce­si­ta­ba el pro­duc­tor agro­pe­cua­rio en aque­llos tiem­pos y pron­to les em­pe­zó a ir bien. Las ven­tas cre­cie­ron y los her­ma­nos de­ci­die­ron in­cur­sio­nar en otros ne­par­ti­do go­cios. Co­mo los pro­duc­to­res mu­chas ve­ces les pa­ga­ban con cue­ros, la­nas, gra­nos u otras mer­can­cías, co­men­za­ron a aco­piar.

En 1960 se con­vir­tie­ron en los pri­me­ros en su zo­na en ha­cer aco­pio de gra­nos a gra­nel, ya que has­ta ese en­ton­ces to­da la pro­duc­ción se guar­da­ba en bol­sas. Pa­ra eso ins­ta­la­ron pri­me­ro una plan­ta de si­los al la­do del al­ma­cén, en Ló­pez, y unos años más tar­de cons­tru­ye­ron una se­gun­da plan­ta en la lo­ca­li­dad cer­ca­na de Ve­la.

En el 70, cuan­do Gui­ller­mo se in­cor­po­ró a la em­pre­sa, co­men­za­ron con la ac­ti­vi­dad de re­ma­te fe­ria de ha­cien­da en Be­ni­to Juá­rez. “Yo hi­ce de to­do en la em­pre­sa: ma­ne­jar ca­mio­nes, en­ce­rrar ani­ma­les en las fe­rias, lle­var los nú­me­ros y de­ci­dir los ne­go­cios. En aque­lla épo­ca éra­mos so­lo quin­ce o vein­te per­so­nas”, cuen­ta el empresario.

Pe­ro los re­ma­tes de ha­cien­da so­lo du­ra­ron has­ta el 82, cuan­do los aban­do­na­ron pa­ra de­di­car­se de lleno a la ac­ti­vi­dad de aco­pio, que de la mano del au­men­to en la pro­duc­ción de gra­nos de la zo­na se con­vir­tió en una op­ción mu­cho más atrac­ti­va.

Los cam­pos de la re­gión, que es­tá en­tre las sie­rras tan­di­len­ses y la lla­nu­ra pam­pea­na, son na­tu­ral­men­te

Cuan­do lle­gó la so­ja a la zo­na de­ci­die­ron vol­car­se con fuer­za al ne­go­cio del aco­pio

mix­tos, pe­ro la lle­ga­da de la siem­bra di­rec­ta au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te el área cul­ti­va­da. Ade­más, con la di­rec­ta lle­gó la so­ja. “En es­ta zo­na so­lo se ha­cía tri­go, ave­na y gi­ra­sol, y re­cién cuan­do co­men­zó a en­trar la so­ja y, lue­go, de su mano, el maíz, fue que no­so­tros nos em- pe­za­mos a en­fo­car en el aco­pio”, re­cuer­da el empresario.

Pe­ro a pe­sar del cam­bio de pa­ra­dig­ma y del des­pla­za­mien­to de ga­na­de­ría en la re­gión, la em­pre­sa man­tu­vo y si­gue man­te­nien­do una fuer­te pre­sen­cia en esa ac­ti­vi­dad, ha­cien­do el ci­clo com­ple­to, des­de la cría has­ta el en­gor­de. Tie­nen feed­lots pa­ra la re­cría y la su­ple­men­ta­ción en los que usan sus pro­pios gra­nos, pe­ro no ha­cen to­da la ter­mi­na­ción a co­rral por­que apun­tan al mer­ca­do de ex­por­ta­ción.

En la dé­ca­da del 90 hu­bo en Be­ni­to Juá­rez una his­tó­ri­ca tor­men­ta que arra­só con el al­ma­cén y la plan­ta ori­gi­na­les de la es­ta­ción Ló­pez, lo cual cons­ti­tu­yó uno de los hi­tos de la em­pre­sa. El al­ma­cén nun­ca fue re­cons­trui­do, pe­ro la plan­ta

fun­cio­nan­do con tec­no­lo­gías mo­der­nas pa­ra el acon­di­cio­na­mien­to de los gra­nos y ca­pa­ci­dad pa­ra 20.000 to­ne­la­das.

Ade­más, en el 97 cons­tru­ye­ron la plan­ta de Be­ni­to Juá­rez en que hoy fun­cio­na la ca­sa cen­tral de la em­pre­sa. Es un im­po­nen­te con­jun­to de si­los, se­ca­do­ras, gal­po­nes y cel­das con ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar 74.000 to­ne­la­das, del que en­tran y sa­len ca­mio­nes cons­tan­te­men­te. “Aun­que el al­ma­cén de ra­mos ge­ne­ra­les ya no es­tá, em­pre­sa si­gue con la pro­vi­sión de los prin­ci­pa­les in­su­mos pa­ra el cam­po. Fer­ti­li­zan­tes, se­mi­llas, her­bi­ci­das, si­lo­bol­sas... La ca­pa­ci­dad ac­tual pro­pia de aco­pio de 100.000 to­ne­la­das, a las que se su­man otras 50.000 en plan­tas aje­nas. Aco­pia­mos 300.000 to­ne­la­das de gra­nos por año”, ex­pli­ca

hombre, or­gu­llo­so. Fue tam­bién en los 90 cuan­do los Cam­poa­mor de­ci­die­ron co­men­zar a ha­cer siem­bras aso­cia­das con al­gu­nos de sus clien­tes, un es­que­ma mo­derno que si­guen apro­ve­chan­do has­ta la ac­tua­li­dad. Ellos po­nen los in­su­mos y la lo­gís­ti­ca de co­mer­cia­li­za­ción, y los clien­tes po­nen el cam­po y las la­bo­res. La em­pre­sa, ade­más, cuen­ta con al­gu­nos cam­pos pro­pios que su­man hec­tá­reas a la pro­duc­ción.

En to­tal, siem­bran 5.000 hec­tá­reas de fi­na y otras 5.000 de grue­sa. Ade­más, están ha­cien­do se­mi­llas de so­ja y de tri­go adap­ta­das a la re­gión pa­ra las com­pa­ñías se­mi­lle­ras, y ha­ce tres años co­men­za­ron con la ex­por­ta­ción de ce­ba­da, tri­go y maíz. “So­mos uno de los ma­yo­res pro­vee­do­res de ce­ba­da en es­ta zo­na pa­ra la prin­ci­pal cer­ve­ce­ría. La ce­ba­da es uno de los fuer­tes de la em­pre­sa. Hoy, es­te cul­ti­vo se ha adap­ta­do bien a la zo­na y es una bue­na op­ción por­que li­be­ra an­tes el lo­te pa­ra la so­ja de se­gun­da”, co­men­ta, des­de la ba­se de una enor­me mon­ta­ña del ce­real, en el in­te­rior de una gran cel­da.

Igual­men­te, aun­que la ce­ba­da se ha­ya tor­na­do atrac­ti­va en las úl­ti­mas cam­pa­ñas, él pien­sa que es­te año la gen­te de su zo­na va a sem­brar más tri­go que el año pa­sa­do.

Res­pec­to a la cam­pa­ña de grue­sa que se acer­ca al desen­la­ce, el pro­duc­tor se mues­tra op­ti­mis­ta. “El maíz es­tá bueno por­que llo­vió bien en los mo­men­tos ne­ce­sa­rios. La so­ja de se­gun­da pue­de te­ner pro­ble­mas por­que hu­bo heladas tem­pra­nas, pe­ro en ge­ne­ral ve­ni­mos bien”.

Mien­tras pla­ni­fi­ca la pró­xi­ma siem­bra, Cam­poa­mor si­gue pen­san­do siem­pre más allá. La in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, ac­ti­vi­da­des y ne­go­cios es par­te de su for­ma de pen­sar, y fue así co­mo su fa­mi­lia pa­só, en so­lo dos ge­ne­ra­cio­nes, de es­tar en el mos­tra­dor de un al­ma­cén de pue­blo a mo­ver­se con con­fian­za en­tre to­dos los es­la­bo­nes de una em­pre­sa agroin­dus­trial bien in­te­gra­da.

t

¡Qué plan­ti­ta!. Gui­ller­mo Cam­poa­mor, frente a uno de los aco­pios de su em­pre­sa, en el sur de Bue­nos Ai­res.

Una mon­ta­ña, de ce­ba­da. Gui­ller­mo Cam­poa­mor, en una de sus cel­das de aco­pio.

DIE­GO GIUDICE

Co­se­cha de so­ja. En los 90 em­pe­za­ron con un es­que­ma de siem­bras aso­cia­das con sus clien­tes y due­ños de cam­pos.

A car­gar. Uno de los cua­ren­ta ca­mio­nes que tra­ba­jan con la com­pa­ñía lle­na su acoplado con tri­go. La flo­ta pro­pia es de do­ce vehícu­los.

RICARDO CARCOVA

Ci­clo com­ple­to. La em­pre­sa ha­ce re­cría a co­rral. Lue­go, ter­mi­na pa­ra ex­por­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.