El ti­tu­lar de Aa­pre­sid pro­po­ne otro pa­ra­dig­ma: del “éxi­to” al “cui­da­do”

Apun­ta a un fac­tor cla­ve pa­ra la ali­men­ta­ción mun­dial: el am­bien­te.

Clarin - Rural - - TAPA -

La de­man­da glo­bal de ali­men­tos en can­ti­dad y ca­liex­trac­ción dad es cre­cien­te y el desafío es sa­tis­fa­cer­la con sos­te­ni­bi­li­dad de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Ac­tual­men­te, la de­man­da de ali­men­tos y ener­gía, con el mo­de­lo eco­nó­mi­co pro­duc­ti­vo de los paí­ses desa­rro­lla­dos, re­quie­re de más de un pla­ne­ta si que­re­mos sa­tis­fa­cer­la. Las di­fi­cul­ta­des pa­ra sos­te­ner es­te mo­de­lo y sus con­se­cuen­cias ya es­tá ma­ni­fies­to.

Ma­yor ofer­ta de ali­men­tos con sos­te­ni­bi­li­dad es la con­sig­na.

An­nie Leo­nard, en su li­bro “La His­to­ria de las co­sas”, des­cri­be el desafío que tie­ne la hu­ma­ni­dad y el cam­bio cul­tu­ral a rea­li­zar en el sis­te­ma eco­nó­mi­co ac­tual, de­ta­llan­do los cin­co com­po­nen­tes de nues­tra ac­ti­vi­dad hu­ma­na: ex­trac­ción, pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, con­su­mo y de­po­si­ción.

En ca­da uno de ellos nos in­vo­lu­cra co­mo pro­duc­to­res o con­su­mi­do­res, en paí­ses desa­rro­lla­dos o en de­sa­rro­llo, con la glo­ba­li­za­ción co­mo mo­tor y re­quie­re un cam­bio de ac­ti­tud en nues­tros há­bi­tos pa­ra ha­cer sos­te­ni­ble el de­sa­rro­llo de la vi­da en el pla­ne­ta.

En nues­tra ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, co­mo pro­duc­to­res de ma­te­rias pri­mas, he­mos re­ci­bi­do un re­cla­mo cre­cien­te du­ran­te los úl­ti­mos años, an­te la per­cep­ción de que nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad en la y pro­duc­ción (se­gún Leo­nard) es­tá con­tri­bu­yen­do al de­te­rio­ro del am­bien­te.

Po­dría­mos re­su­mir que la rea­li­za­ción de ma­las prác­ti­cas agrí­co­las es lo que se des­cri­be co­mo el ori­gen de los pro­ble­mas que ha­cen per­der sos­te­ni­bi­li­dad al sis­te­ma. Si to­ma­mos con­cien­cia de que el 92% de la su­per­fi­cie agrí­co­la del mun­do se pro­du­ce ba­jo el sis­te­ma de la­bran­zas que re­mue­ve el sue­lo y lo de­ja sin pro­tec­ción ve­ge­tal en su­per­fi­cie, ex­po­nién­do­los a pro­ce­sos de ero­sión hí­dri­ca y eó­li­ca, po­dría­mos ver su preo­cu­pa­ción.

Hay un 8% de la su­per­fi­cie que se pro­du­ce con au­sen­cia de re­mo­ción de sue­lo y co­ber­tu­ra de

ras­tro­jos, prác­ti­cas que dan par­te de la res­pues­ta que po­de­mos im­ple­men­tar pa­ra una ma­yor sos­te­ni­bi­li­dad co­mo pro­duc­to­res.

La agri­cul­tu­ra sin la­bran­zas, con co­ber­tu­ra de ras­tro­jos, apli­can­do “Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las” in­te­gra­das en el tiem­po, co­mo un sis­te­ma bio­ló­gi­co de pro­duc­ción, imi­tan­do a la na­tu­ra­le­za y sus pro­ce­sos, es la res­pues­ta co­mo pro­duc­to­res res­pon­sa­bles.

Es por eso que de­be­mos dar el cam­bio ha­cia el pa­ra­dig­ma del cui­da­do que nos pre­sen­ta Ber­nar­do To­ro, en re­em­pla­zo del pa­ra­dig­ma del éxi­to que di­ri­gió nues­tro ac­cio­nar.

Ese pa­ra­dig­ma se ba­sa en el cui­da­do, en rea­li­zar transac­cio­nes ga­nar-ga­nar y en sa­ber con­ver­sar.

Des­ple­gan­do el con­cep­to de cui­da­do, To­ro lo re­su­me re­la­cio­nán­do­lo a la fa­mi­lia­ri­dad res­pec­to al in­di­vi­duo. El cui­da­do per­so­nal y el cui­da­do de los cer­ca­nos (fa­mi­lia, ami­gos, nues­tros afec­tos) y el cui­da­do de los le­ja­nos (aque­llos que fre­cuen­to en mi vi­da sin ser cer­ca­nos). Fi­nal­men­te, men­cio­na el cui­da­do de los ex­tra­ños: aque­llos que pro­ba­ble­men­te no co­noz­ca y cu­yo cui­da­do es­tá da­do por la ofer­ta de bie­nes pú­bli­cos.

El pa­ra­dig­ma del cui­da­do es muy opor­tuno pa­ra pen­sar un mun­do sos­te­ni­ble. Nues­tra ac­ti­tud ru­ral con sis­te­mas de pro­duc­ción sos­te­ni­bles de­be in­cor­po­rar el pa­ra­dig­ma del cui­da­do pa­ra lo­grar un de­sa­rro­llo in­te­gral de la na­ción.

Nues­tro tra­ba­jo en equi­li­brio en­tre los ejes pro­duc­ti­vo, am­bien­tal y so­cial, pa­ra ha­cer sos­te­ni­ble nues­tro fu­tu­ro, de­be des­ple­gar­se en to­dos los ám­bi­tos don­de nos desa­rro­lla­mos.

La co­mu­ni­dad agroa­li­men­ta­ria ar­gen­ti­na tie­ne una opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar y pro­veer ali­men­tos y ener­gías re­no­va­bles en can­ti­dad y ca­li­dad, con sos­te­ni­bi­li­dad de los re­cur­sos na­tu­ra­les, con re­glas cla­ras y es­ta­bles, ba­sa­das en po­lí­ti­cas pú­bli­cas que pro­mue­van la ge­ne­ra­ción de ri­que­za, con un sis­te­ma tri­bu­ta­rio equi­li­bra­do y jus­to, fo­men­tan­do la rein­ver­sión y alen­tan­do el cre­ci­mien­to de ac­ti­vi­da­des y ser­vi­cios con agre­ga­do

So­lo el 8% de la su­per­fi­cie mun­dial se tra­ba­ja aho­ra con siem­bra di­rec­ta

de va­lor pa­ra el de­sa­rro­llo lo­cal, ga­ran­ti­zan­do la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y mi­ni­mi­zan­do fac­to­res ne­ga­ti­vos pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co.

Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de sos­te­ni­bi­li­dad co­mo pro­vee­do­res glo­ba­les no es cum­pli­da hoy por vas­tas re­gio­nes agrí­co­las del mun­do y no­so­tros de­be­mos apro­ve­char es­ta cir­cuns­tan­cia.

Fi­nal­men­te, pen­san­do en la evo­lu­ción del sis­te­ma eco­nó­mi­co ac­tual, nues­tros es­fuer­zos de­be­rían es­tar en­fo­ca­dos en desa­rro­llar bio­sis­te­mas pa­ra lo­grar un me­nor im­pac­to am­bien­tal, au­men­tan­do la efi­cien­cia y re­du­cien­do los desechos. Es­te con­cep­to fue desa­rro­lla­do por Gunter Pau­li en “La economía azul”, pro­po­nien­do ini­ciar el cam­bio ha­cia una nue­va con­cien­cia, emu­lan­do la efi­cien­cia de los eco­sis­te­mas.

La im­pli­ca­ción y el com­pro­mi­so de los ciu­da­da­nos es lo que mo­di­fi­ca­rá las re­glas del jue­go y pro­pi­cia­rá la trans­for­ma­ción, ba­sán­do­nos en los eco­sis­te­mas con su gran di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca y sus res­pues­tas efi­cien­tes a las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, ha­cien­do uso del en­torno lo­cal.

Es, en de­fi­ni­ti­va, nues­tra ac­ti­tud lo que po­de­mos le­gar a las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, co­mo mar­co proac­ti­vo. Di­ce Pau­li: “Qui­zá la ma­yor li­ber­tad que po­da­mos ofre­cer a nues­tros hi­jos sea per­mi­tir­les pen­sar de otra ma­ne­ra y, lo que es más im­por­tan­te, ac­tuar de otra ma­ne­ra”.

La sos­te­ni­bi­li­dad es po­si­ble si la en­fo­ca­mos co­mo sis­te­ma, en for­ma in­te­gral; no im­por­ta en qué ac­ti­vi­dad es­te­mos o don­de vi­va­mos, de­be ha­ber un cam­bio de pa­ra­dig­ma que nos per­mi­ta po­ner el cui­da­do por de­lan­te del éxi­to. To­do un cam­bio cul­tu­ral.

FA­BIAN GASTIARENA

Más pro­te­gi­do. Es­tá cla­ro: los sis­te­mas de pro­duc­ción sin re­mo­ción de sue­lo li­mi­tan las ero­sio­nes hí­dri­ca y eó­li­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.