To­das las ca­ras del tri­go

El ce­real re­cu­pe­ra­rá te­rreno es­te año, pe­ro aun le­jos de lo que fue. Pro­duc­to­res y ase­so­res lí­de­res ade­lan­tan sus es­tra­te­gias. La ce­ba­da si­gue fuer­te.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Cla­rín Ru­ral reunió en Mar del Pla­ta, un cen­tro cla­ve de la prin­ci­pal zo­na tri­gue­ra ar­gen­ti­na, a pro­duc­to­res y ase­so­res lí­de­res, que ade­lan­tan qué ha­rán y por qué en es­ta cam­pa­ña que es­tá por co­men­zar. La de­fen­sa de una bue­na ro­ta­ción, y la ce­ba­da, en fo­co.

Fal­tan po­cos días pa­ra el co­mien­zo pleno de la siem­bra de gra­nos fi­nos y los pro­duc­to­res ana­li­zan las va­ria­bles pa­ra sa­lir de la in­cer­ti­dum­bre. La cam­pa­ña pa­sa­da fue la peor en mu­cho tiem­po, la co­se­cha de grue­sa es­tá arro­jan­do re­sul­ta­dos dis­pa­res y el cli­ma pa­ra el in­vierno es un acer­ti­jo. En ese con­tex­to, el Go­bierno anun­ció es­ta se­ma­na me­di­das que pre­ten­den im­pul­sar un re­pun­te del área sem­bra­da con tri­go, pe­ro los pro­duc­to­res no pa­re­cen es­tar muy con­mo­vi­dos.

Cla­rín Ru­ral reunió en Mar del Pla­ta a pro­duc­to­res y ase­so­res de las prin­ci­pa­les zo­nas pro­duc­ti­vas de la fi­na, pa­ra re­pa­sar las en­se­ñan­zas de la cam­pa­ña pa­sa­da y com­pren­der có­mo se to­man las de­ci­sio­nes en es­te con­tex­to.

En la zo­na nú­cleo, los cul­ti­vos de ve­rano tie­nen un pe­so muy di­fí­cil de con­tra­rres­tar y a los gra­nos fi­nos les cues­ta ca­da vez más ha­cer­se un lu­gar en la ro­ta­ción. “La idea pa­ra es­te año es vol­ver a ha­cer un po­co más de tri­go, pe­ro no se va a lle­gar a sem­brar lo que sem­brá­ba­mos ha­ce seis años. El tri­go ocu­pa­rá en­tre un 15% y un 20% del área, so­bre to­do en cam­po pro­pio, pa­ra tra­tar de no des­ar­mar las ro­ta­cio­nes. En cam­pos de ter­ce­ros si­gue sin en­trar, y la so­ja de pri­me­ra se­gui­rá sien­do el 50% de la ro­ta­ción”, di­ce Li­san­dro Gor­doa­si, quien ma­ne­ja unas 8.000 hec­tá­reas en San Pedro, en el nor­te de Bue­nos Ai­res.

Ale­jan­dro Bol­ton, de Tan­dil, ya en la zo­na que es el nú­cleo tri­gue­ro na­cio­nal, tam­bién ha­ce una mar­ca­da dis­tin­ción en­tre cam­pos pro­pios y al­qui­la­dos. “Es­ta­mos pla­ni­fi­can­do lo que es cam­po pro­pio con ro­ta­cio­nes nor­ma­les, con la mis­ma can­ti­dad de fi­na que te­nía­mos pre­vis­ta, es­pe­ran­do már­ge­nes bru­tos ma­los pe­ro tra­tan­do de man­te­ner esa su­per­fi­cie. En los cam­pos al­qui­la­dos la si­tua­ción es más com­pli­ca­da”, afir­ma.

La ren­ta­bi­li­dad di­fie­re mu­cho en­tre una y otra, y la preo­cu­pa­ción del pro­duc­tor por la sus­ten­ta­bi­li­dad am­bien­tal, tam­bién.

Sean Ca­me­ron, pro­duc­tor de la zo­na de Ne­co­chea, en el sud­es­te bo­nae­ren­se, di­ce que aun no sa­be exac­ta­me­ne­te lo que va a sem­brar, aun­que en su zo­na la fi­na es una pre­mi­sa inal­te­ra­ble. “La úni­ca de­ci­sión que ya to­mé fue sem­brar al­go de col­za. Creo que es un año de de­ci­sio­nes tar­días, lo que nun­ca es bueno”, di­ce. Pe­ro agre­ga que la in­cer­ti­dum­bre exis­te con res­pec­to a qué ha­cer, no a có­mo ha­cer­lo. “To­dos sa­be­mos que lo que ha­ga­mos lo va­mos a ha­cer bien”, ase­gu­ra.

Ha­cer­lo bien, se­gún Ca­me­ron, es uti­li­zar to­da la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble y lle­var a ca­bo un ma­ne­jo adap­ta­do a las ne­ce­si­da­des. La va­ria­ble cli­má­ti­ca ha mos­tra­do en los úl­ti­mos años una gran ines­ta­bi­li­dad y los da­tos his­tó­ri­cos de po­co sir­ven. A los pro­duc­to­res, en­ton­ces, les re­sul­ta más ne­ce­sa­rio que nun­ca se­guir de cer­ca los cul­ti­vos. “Lo úni­co que se pue­de ha­cer es mo­ni­to­rear los lo­tes en for­ma pe­rió­di­ca. El ma­ne­jo ge­ne­ral va a ser el mis­mo pe­ro más ca­ro. Si hay que apli­car dos ve­ces fun­gi­ci­das na­die se va a asus­tar”, di­ce Bol­ton.

San­tia­go Bar­be­ris, ase­sor de cam­pos en el nor­te de Bue­nos Ai­res, coin­ci­de. “El uso de do­bles apli­ca­cio­nes es­ta­ba muy po­co di­fun­di­do en nues­tra zo­na y el año pa­sa­do se hi­cie­ron con bue­nas res­pues­tas”, di­ce. Y agre­ga: “El cul­ti­vo es el que va in­di­can­do la ne­ce­si­dad que tie­ne de ser pro­te­gi­do. Con apli­ca­cio­nes en los mo­men­tos ne­ce­sa­rios se pue­den ha­cer muy bue­nas pro­tec­cio­nes; las he­rra­mien­tas es­tán”.

Las ma­le­zas re­sis­ten­tes son otro te­ma que ha ga­na­do im­por­tan­cia en los úl­ti­mos tres años. Bar­be­ris ex­pli­ca que pa­ra el tri­go se bus­can apli­ca­cio­nes más pre­ci­sas que pro­te­jan al cul­ti­vo has­ta el fi­nal. “Tra­ta­mos de ha­cer al­gu­na apli­ca­ción con gli­fo­sa­to o her­bi­ci­das hor­mo­na­les a fi­nes de abril y lle­var los re­si­dua­les que son es­pe­cí­fi­cos del tri­go lo más cer­ca po­si­ble de la siem­bra. En años an­te­rio­res nos es­ta­ba pa­san­do que la per­sis­ten­cia de es­tos her­bi­ci­das se per­día y po­día ha­ber al­gún es­ca­pe de ma­le­zas que com­pli­ca­ra a la so­ja de se­gun­da”, di­ce el ase­sor.

Con res­pec­to a la elec­ción en­tre el tri­go y la ce­ba­da -que el año pa­sa­do se lle­vó una gran par­te del área sem­bra­da-, hay di­fe­ren­tes vi­sio­nes se­gún la re­gión. Des­de la zo­na nú­cleo, Gor­doa­si di­ce: “Los pro­duc­to­res que hi­cie­ron ce­ba­da por pri­me­ra vez el año pa­sa­do y se que­ma­ron, no creo que la vuel­van a ha­cer. No so­lo hu­bo una ma­la cam­pa­ña en cuan­to a ren­di­mien-

tos, sino que ade­más hu­bo que com­prar más ca­ro que lo que se ha­bía ven­di­do pa­ra cum­plir con los con­ve­nios”.

El tan­di­len­se Bol­ton, en cam­bio, di­ce que la de­ci­sión más co­mún se­rá la ce­ba­da. “El tri­go que­da­rá so­lo pa­ra esas zo­nas en las que no hay otras op­cio­nes. Pe­ro la ce­ba­da en mi zo­na hoy es una muy bue­na op­ción por­que te da la po­si­bi­li­dad de co­mer­cia­li­zar­la co­mo fo­rra­je­ra o pa­ra mal­te­rías, te li­be­ra los lo­tes diez días an­tes y te ase­gu­ra una so­ja de se­gun­da”.

Ca­me­ron re­cuer­da que el año pa­sa­do los ren­di­mien­tos de ce­ba­da no fue­ron los que se es­pe­ra­ban, que hu­bo pro­ble­mas en co­se­cha y que en­ci­ma las so­jas de se­gun­da fue­ron gol­pea­das por las he­la­das de mar­zo.

Agus­tín Bil­bao, ase­sor del sud­es­te de Bue­nos Ai­res, tam­bién ex­pli­ca que hu­bo mu­chos pro­ble­mas de en­fer­me­da­des y anega­mien­to en ce­ba­da que ba­ja­ron los ren­di­mien­tos, su­ma­dos a pro­ble­mas de que­bra­do que ge­ne­ra­ron pér­di­das de co­se­cha de 400 a 1.200 ki­los por hec­tá­rea.

“El pro­duc­tor es­tá un po­co de­sen­can­ta­do con la ce­ba­da, pe­ro en ese cul­ti­vo tam­bién trac­cio­na mu­cho la so­ja de se­gun­da, por lo que tan­to no va a cam­biar. Va a vol­ver a ser el cul­ti­vo más im­por­tan­te de in­vierno en es­ta zo­na”, ase­gu­ra Bil­bao.

La ho­ra de la ver­dad es­tá por lle­gar y pa­re­ce que el tri­go re­pun­ta­rá un po­co, pe­ro en mu­chas par­tes no pue­de com­pe­tir con el com­bo ce­ba­da/so­ja de se­gun­da. En po­cas se­ma­nas, es­ta­rá la ver­dad.

Las olas y el vien­to.

Fren­te a la ram­bla, Ca­me­ron, Bol­ton, Bil­bao,

Bar­be­ris y Gor­doa­si.

RO­BER­TO PE­RA

Po­nien­do pri­me­ra. Un lo­te en el cen­tro bo­nae­ren­se, el año pa­sa­do, cuan­do se sem­bra­ron 3,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas. Aho­ra, la Bol­sa de Ce­rea­les es­ti­ma 8% más.

El pro­duc­tor es­tá de­sen­can­ta­do con la ce­ba­da, pe­ro la so­ja de se­gun­da la trac­cio­na Agus­tín Bil­bao Ase­sor en el sud­es­te de Bs. As.

La do­ble apli­ca­ción es­ta­ba po­co di­fun­di­da en la zo­na, pe­ro tu­vo bue­nas res­pues­tas San­tia­go Bar­be­ris Ase­sor en la zo­na nú­cleo

Vol­ve­re­mos a ha­cer al­go de tri­go en cam­pos pro­pios, pe­ro no en los al­qui­la­dos Li­san­dro Gor­doa­si Pro­duc­tor de San Pedro

Es un año de de­ci­sio­nes tar­días, pe­ro lo que ha­ga­mos se­rá con mu­cha tec­no­lo­gía Sean Ca­me­ron Pro­duc­tor de Ne­co­chea

Hay que mo­ni­to­rear bien.... El ma­ne­jo ge­ne­ral va a ser el mis­mo, pe­ro más ca­ro Ale­jan­dro Bol­ton Pro­duc­tor de Tan­dil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.