La so­ja si­gue mos­tran­do ren­di­mien­tos ré­cord en dis­tin­tas zo­nas del país.

Luis Zar­ko­vich tri­lló 225 hec­tá­reas y sa­có de 55 a 58 qq/ha. El an­te­ce­sor maíz re­sul­tó fun­da­men­tal.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

En Cha­ca­bu­co, un pro­duc­tor ob­tu­vo de 55 a 58 qq/ha de pro­me­dio en 225 hec­tá­reas.

En al­gu­nas re­gio­nes de la zo­na nú­cleo, la so­ja tu­vo un año, con ren­di­mien­tos fue­ra de lo co­mún. Un ca­so de esas ca­rac­te­rís­ti­cas es el de Luis Zar­ko­vich, pro­duc­tor del cen­tro nor­te de Bue­nos Ai­res, en la lo­ca­li­dad de Cha­ca­bu­co.

Allí, Zar­ko­vich siem­bra 1.200 hec­tá­reas de so­ja de pri­me­ra, 300 de so­ja de se­gun­da (en ro­ta­ción con 200 hec­tá­reas de tri­go y 100 de ce­ba­da) y 300 de maíz. Al co­se­char dos lo­tes de so­ja de pri­me­ra, ha­ce po­cos días, se en­con­tró con rin­des pro­me­dio más que des­ta­ca­dos pa­ra su zo­na: en uno de 155 hec­tá­reas tri­lló 55 qq/ ha de pro­me­dio, y en otro, de 70 hec­tá­reas, re­co­lec­tó 58 qq/ha, en am­bos ca­sos de un ci­clo 4.6.

Zar­ko­vich le con­tó a Cla­rín Ru­ral que la so­ja se sem­bró más tar­de que la fe­cha ha­bi­tual de­bi­do a los ex­ce­sos hí­dri­cos ini­cia­les y que se im­plan­tó so­bre un ras­tro­jo de maíz. El an­te­ce­sor es el mis­mo de un ca­so que con­tó Cla­rín Ru­ral ha­ce dos se­ma­nas, tam­bién den­tro de es­ta re­gión, en el que se lo­gra­ron 60 qq/ha de pro­me­dio.

Una di­fe­ren­cia cen­tral en­tre am­bos ca­sos fue el rie­go, ya que Zar­ko­vich tra­ba­ja to­dos sus cul­ti­vos en se­cano mien­tras que en el que con­tó an­tes es­te su­ple­men­to se ha­cía ba­jo rie­go su­ple­men­ta­rio, al me­nos del cul­ti­vo an­te­ce­sor.

Zar­ko­vich, que es mul­ti­pli­ca­dor de la fir­ma Don­Ma­rio, sos­tu­vo que la fer­ti­li­za­ción rea­li­za­da en el maíz en la cam­pa­ña 2011/12 le fue muy fa­vo­ra­ble a la so­ja si­guien­te, ya que el ce­real se ma­ne­jó con una es­tra­te­gia de pun­ta, que con­sis­tió en 150 kg/ha de urea más 120 kg/ha de una mez­cla con fós­fo­ro y azu­fre.

Por otra la­do, las pre­ci­pi­ta­cio­nes tam­bién fue­ron más que opor­tu­nas pa­ra la so­ja, co­men­tó el pro­duc­tor, y agre­gó que an­tes de ter­mi­nar el año las llu­vias acu­mu­la­das ya ha­bían de­ter­mi­na­do el po­ten­cial de esos lo­tes.

Se­gún Zar­ko­vich, las di­fe­ren­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas que ca­rac­te­ri­za­ron a es­tos al­tos ren­di­mien­tos es­tu­vie­ron en el número de gra­nos por vai­na y en el pe­so de los gra­nos. Di­jo que se fi­ja­ron cua­tro gra­nos en mu­chas de las vai­nas (cuan­do lo nor­mal son tres gra­nos), y tam­bién que mos­tra­ban un ma­yor ca­li­bre, lo que apun­ta­ló aun más el ren­di­mien­to.

Aun­que es­te año hu­bo una im­gran por­tan­te pre­sión de pla­gas en la zo­na nú­cleo, el pro­duc­tor ma­ni­fes­tó que hi­zo una can­ti­dad nor­mal de apli­ca­cio­nes. Des­ta­có, en es­te sen­ti­do, que apos­tó al cu­ra­do pro­fe­sio­nal de la se­mi­lla pa­ra mi­ni­mi­zar así los ries­gos du­ran­te las pri­me­ras etapas del ci­clo, más aun con­si­de­ran­do que sem­bró con atra­so y su­po­nía que es­to im­pli­ca­ba pér­di­da de po­ten­cial.

Así co­mo di­jo que fue un año nor­mal pa­ra el ma­ne­jo de en­fer­me­da­des y pla­gas, por otro la­do, sub­ra­yó que la ra­ma ne­gra fue un pro­ble­ma. En es­te ca­so, se la­men­tó por no ha­ber he­cho un tra­ta­mien­to de con­trol más efi­caz, lo que lo obli­gó a ha­cer reapli­ca­cio­nes no pla­ni­fi­ca­das.

Una vez más, que­da cla­ro que el po­ten­cial ge­né­ti­co del cul­ti­vo es­tá y que se ex­pre­sa cuan­do las con­di­cio­nes son las ade­cua­das.

Con los pies so­bre la tie­rra. Zar­ko­vich, en es­tos días, du­ran­te la tri­lla en un lo­te de su zo­na. Allí, las llu­vias le ca­ye­ron jus­tas en es­ta cam­pa­ña, y ayu­da­ron a los ren­di­mien­tos ré­cord.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.