El tri­go, al cen­tro de la es­ce­na

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El cam­po reac­cio­nó con pre­vi­si­ble in­cre­du­li­dad an­te el anun­cio del fi­dei­co­mi­so tri­gue­ro, por el cual se de­vol­ve­rán las re­ten­cio­nes que ge­ne­re la pró­xi­ma cam­pa­ña. La ini­cia­ti­va ha­bía si­do per­ge­ña­da ha­ce ya tiem­po por Agri­cul­to­res Fe­de­ra­dos Ar­gen­ti­nos, que aglu­ti­na a va­rias coope­ra­ti­vas cu­yos so­cios son la ba­se de la Fe­de­ra­ción Agra­ria Ar­gen­ti­na.

Tras al­gu­nos re­to­ques del se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, aho­ra la pro­pia Pre­si­den­ta la pu­so en mar­cha con co­men­ta­rios que po­dría ha­ber­se aho­rra­do. No es cier­to que el go­bierno ha­ya es­ta­do siem­pre preo­cu­pa­do por el tri­go. Ni por la me­sa de los ar­gen­ti­nos. El dis­pa­ra­te K ter­mi­nó con los dos pro­duc­tos em­ble­má­ti­cos de la agro­pe­cua­ria pri­me­ro la ga­na­de­ría, lue­go el tri­go. Re­sul­ta­do: la car­ne más ca­ra del con­ti­nen­te du­ran­te dos años. Y el de­fault tri­gue­ro, que lle­vó a que el Mer­co­sur de­ja­ra de au­to­abas­te­cer­se en el ce­real del pan.

Se preo­cu­pa aho­ra, en la se­ma­na del dó­lar. Por­que el anun­cio del fi­dei­co­mi­so tri­gue­ro guar­da cohe­ren­cia con el del blan­queo de los dó­la­res en­ca­nu­ta­dos que pro­te­gen los aho­rros de mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos.

Pe­ro bueno, la es­ca­sez de di­vi­sas les ex­plo­tó en las ma­nos. Y al­guien les ex­pli­có que si hu­bie­ra ha­bi­do más tri­go, se hu­bie­ra atra­ve­sa­do un ve­rano me­nos ca­lien­te. Qui­zá, por­que las ra­zo­nes de la dis­pa­ra­da del dó­lar no tie­ne tan­to que ver con la es­ca­sez de la ofer­ta co­mo con la des­con­fian­za en la mo­ne­da.

Sea co­mo sea, lo con­cre­to es que aho­ra quie­ren tri­go. Y no de­ja de ser in­tere­san­te que ha­yan op­ta­do, na­da me­nos, que por la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes pa­ra to­do lo que se des­ti­ne a ex­por­ta­ción. Cuán­to más au­men­te la pro­duc­ción, ma­yor se­rá el mon­to a de­vol­ver. Es pa­re­ci­do, con­cep­tual­men­te, al abor­ta­do tri­go o maíz plus (des­gra­va­ba al au­men­to de la pro­duc­ción res­pec­to al año an­te­rior). Pe­ro en es­te ca­so es­ta­rá ad­mi­nis­tra­do por los ex­por­ta­do-ar­gen­ti­na:

El fi­dei­co­mi­so tri­gue­ro es cohe­ren­te con el blan­queo de los dó­la­res

res sin de­pen­der -se su­po­ne- del hu­mor K.

Ve­re­mos si el go­bierno lo­gra tor­cer la de­ci­sión de los cha­ca­re­ros. Se­gu­ra­men­te va a te­ner que brin­dar ga­ran­tías más só­li­das y, so­bre to­do, com­ple­men­tar con me­di­das de ma­yor im­pac­to: la aper­tu­ra de una ge­ne­ro­sa cuo­ta de per­mi­sos de ex­por­ta­ción, o di­rec­ta­men­te eli­mi­nar el sis­te­ma de Roes. Los pre­cios son atrac­ti­vos, exis­tien­do la po­si­bi­li­dad de for­wards con can­je de in­su­mos, a 200 dó­la­res la to­ne­la­da pa­ra di­ciem­bre/enero. Sir­ve.

En reali­dad, la gran no­ti­cia que re­ci­bió la ca­de­na tri­gue­ra es­ta se­ma­na fue el anun­cio de Bio­ce­res: el pri­mer tri­go del mun­do mo­di­fi­ca­do ge­né­ti­ca­men­te pa­ra to­le­ran­cia a la se­quía. La em­pre­sa ce­le­bró un acuer­do con la fran­ce­sa Flo­ri­mond Des­prez. Así, el al­to po­ten­cial ge­né­ti­co de los ma­te­ria­les fran­ce­ses ven­drá en el fu­tu­ro acom­pa­ña­do por ma­yor se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad de los rin­des.

Lo in­tere­san­te es que Bio­ce­res se apa­lan­ca fuer­te­men­te en el sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción pú­bli­ca. Es un ex­ce­len­te ejem­plo de lo que se pue­de lo­grar cuan­do em­pre­sa y Es­ta­do fun­cio­nan en ar­mo­nía. Ya hay va­rias pa­ten­tes com­par­ti­das y pro­duc­tos bio­ló­gi­cos de al­ta je­rar­quía tec­no­ló­gi­ca lle­gan­do al mer­ca­do.

Y ya que ha­bla­mos de bio­tec­no­lo­gía, hay que res­ca­tar tam­bién la re­cien­te mi­sión a Chi­na de un gru­po de le­gis­la­do­res de dis­tin­tas ver­tien­tes po­lí­ti­cas, pe­ro con el co­mún de­no­mi­na­dor de su re­la­ción con el agro.

En­ca­be­za­dos por el ex mi­nis­tro del área y actual pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Julián Do­mín­guez, fue­ron a dis­cu­tir con las au­to­ri­da­des chi­nas la des­re­gu­la­ción del gen RR2Bt en so­ja. Es una cues­tión muy im­por­tan­te, pa­ra evi­tar con­flic­tos co­mer­cia­les una vez que se co­mien­cen a di­fun­dir las va­rie­da­des que por­ten es­te gen.

To­dos es­tos he­chos aus­pi­cio­sos se di­lu­yen, sin em­bar­go, cuan­do pre­va­le­ce la to­zu­dez en las gran­des de­ci­sio­nes. Pe­ro la reali­dad siem­pre se su­ble­va. Y hoy, la reali­dad es que ne­ce­si­tan el tri­go. Más que los pro­pios cha­ca­re­ros. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.