El de­trás de la se­mi­lla

Ni­de­ra des­ta­có el pe­so del tra­ba­jo de años en la in­ves­ti­ga­ción lo­cal su­ma­da a la ge­né­ti­ca fran­ce­sa en el tri­go.

Clarin - Rural - - GENÉTICA -

Ha­ce más de una dé­ca­da, el pro­me­dio ar­gen­tino de rin­ton­ces, de en tri­go era de 2,7 to­ne­la­das por hec­tá­rea. Hoy, los mo­ni­to­res de ren­di­mien­to mues­tran tri­gos que su­pe­ran las 9 to­ne­la­das. La res­pues­ta a es­to es­tá aso­cia­da a la in­ver­sión en ge­né­ti­ca y bio­tec­no­lo­gía apli­ca­da al ce­real.

Una de las lí­de­res en es­te cul­ti­vo es Ni­de­ra Se­mi­llas, que pu­so en mar­cha su pro­gra­ma de me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co en 1997. El pri­mer hi­to ocu­rrió en 1999, con el lan­za­mien­to del Ba­guet­te 10, un ma­te­rial de ger­mo­plas­ma fran­cés que re­vo­lu­cio­nó los ren­di­mien­tos del cul­ti­vo, lle­van­do los rin­des un 15% por en­ci­ma de las va­rie­da­des más di­fun­di­das. En­ton­ces, cam­bió el pa­ra­dig­ma en la pro­duc­ción de tri­go, per­mi­tien­do la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías co­mo el uso de fer­ti­li­zan­tes, fun­gi­ci­das y rie­go com­ple­men­ta­rio. “A par­tir de en- asu­mi­mos el desafío de se­guir desa­rro­llan­do ma­te­ria­les con raíz fran­ce­sa y al­to po­ten­cial, pe­ro con ma­yor adap­ta­bi­li­dad al área tri­gue­ra ar­gen­ti­na, me­jo­ran­do la ca­li­dad co­mo la sanidad de los ma­te­ria­les”, sos­tie­ne Gus­ta­vo Vr­dol­jak, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción de Tri­go de la com­pa­ñía.

La li­be­ra­ción co­mer­cial de una va­rie­dad es un pro­ce­so que du­ra apro­xi­ma­da­men­te 10 años. Pa­ra ello, los fi­to­me­jo­ra­do­res de­ben pre­ver la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, la in­tro­duc­ción de nue­vas tec­no­lo­gías y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas en dis­tin­tas re­gio­nes. Una vez lo­gra­do es­to, co­mien­zan los cru­za­mien­tos de ma­te­ria­les de eli­te pa­ra ge­ne­rar una po­bla­ción que per­mi­ta se­lec­cio­nar los in­di­vi­duos con las me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas. Es­te pro­ce­so pue­de du­rar en­tre cua­tro y cin­co años, y otro tiem­po si­mi­lar con­lle­van las prue­bas a cam­po pa­ra com­pro­bar la res­pues­ta del cul­ti­var se­lec­cio­na­do.

“El uso de los mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res pa­ra la iden­ti­fi­ca­ción y pos­te­rior in­cor­po­ra­ción de ge­nes per­mi­tió me­jo­rar el tri­go adap­ta­do a Ar­gen­ti­na por va­rios ca­rac­te­res”, ex­pli­ca Car­los Sala, ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción del De­par­ta­men­to de Bio­tec­no­lo­gía. Y de­ta­lla, en­tre otros ca­rac­te­res, a la re­sis­ten­cia a la fu­sa­rio­sis de la es­pi­ga, a las ro­yas, a her­bi­ci­das, más ca­li­dad in­dus­trial y pa­na­de­ra y to­le­ran­cia al es­trés hí­dri­co. t

Vr­dol­jak. Ge­ren­te de In­ves­ti­ga­ción.

Sala. Res­pon­sa­ble de bio­tec­no­lo­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.