Agri­cul­tu­ra: ¿nue­va épo­ca?

Clarin - Rural - - PRODUCTIVIDAD/ TECNOLOGÍA -

Era el año 2001 y aún te­nía vi­gen­cia el “1 a 1” del pe­so versus el dó­lar. Ve­nían des­apa­re­cien­do agri­cul­to­res de pe­que­ña es­ca­la an­te los cam­bios de pre­cios re­la­ti­vos de la dé­ca­da trans­cu­rri­da pre­via­men­te. Se ha­bían pro­du­ci­do gran­des trans­for­ma­cio­nes pro­duc­ti­vas, co­mo la di­fu­sión ma­si­va de la siem­bra di­rec­ta apo­ya­da en el uso de la so­ja RR y el gli­fo­sa­to, y se des­ple­ga­ba el uso am­plia­do de las TICs (tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción).

Co­mo mar­co de mer­ca­do, los pre­cios de los gra­nos eran sus­tan­ti­va­men­te in­fe­rio­res a los ac­tua­les. Y co­mo mar­co le­gal, los con­tra­tos de al­qui­ler de tie­rras cons­ti­tuían una he­rra­mien­ta sus­ten­ta­da en una se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que da­ba con­fian­za a las par­tes.

En es­te con­tex­to so­cio-eco­nó­mi­co, la di­ná­mi­ca de adap­ta­ción del agri­cul­tor de­ri­vó en el ar­ma­do de las fa­mo­sas re­des agrí­co­las que fue­ron al­qui­lan­do más y más hec­tá­reas de cam­po has­ta su­pe­rar el 60% de la su­per­fi­cie sem­bra­da.

Al co­mien­zo, las re­des fue­ron con­for­ma­das por pro­duc­to­res que vie­ron la opor­tu­ni­dad y bus­ca­ron aso­cia­cio­nes con pro­vee­do­res de in­su­mos, in­ver­so­res “cer­ca­nos” de las co­mu­ni­da­des ru­ra­les don­de re­si­dían y con­tra­tis­tas pro­vee­do­res de ser­vi­cios.

Lue­go se in­te­gra­ron otros ac­to­res más pro­fe­sio­na­li­za­dos y “fi­nan­cie­ri­za­dos”, co­mo los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les, las gran­des ce­rea­le­ras y los ma­na­gers pro­fe­sio­na­les más o me­nos glo­ba­les. Un gran fa­ro orien­ta­dor era el au­men­to de la es­ca­la pa­ra ac­ce­der a la pro­fe­sio­na­li­za­ción en el ma­ne­jo pro­duc­ti­vo, co­mer­cial y

Un ca­so cla­ve El re­plie­gue de “El Te­jar” a Bra­sil es una cla­ra res­pues­ta al con­tex­to lo­cal

fi­nan­cie­ro. Se ha­bía glo­ba­li­za­do, in­dus­tria­li­za­do y “fi­nan­cie­ri­za­do” la agri­cul­tu­ra. Subían a la par los pre­cios de los gra­nos y los pre­cios de los al­qui­le­res, y co­mo con­se­cuen­cia los de la tie­rra.

Ha­bía cier­ta eu­fo­ria. A la par se em­pe­za­ba a plan­tear una cues­tión so­cio­ló­gi­ca que se vi­si­bi­li­zó con la pro­vo­ca­ti­va ex­pre­sión de Eduar­do Buz­zi, “que­re­mos una agri­cul­tu­ra con agri­cul­to­res”.

La re­vo­lu­ción agrí­co­la ar­gen­ti­na cons­ti­tu­yó una ex­tra­or­di­na­ria res­pues­ta de adap­ta­ción al con­tex­to por par­te de los agri­cul­to­res. Una res­pues­ta de to­ma de ries­go pa­ra apro­ve­char lo per­ci­bi­do co­mo opor­tu­ni­dad que en mu­chos ca­sos de­ri­vó hoy en ame­na­za an­te la de­fi­cien­te eva­lua­ción del ries­go del ne­go­cio.

Es que se fue ri­gi­di­zan­do la de­man­da de tie­rras y se con­va­li­da­ron va­lo­res de al­qui­le­res de al­to ries­go, to­man­do en cuen­ta la vo­la­ti­li­dad e im­pre­vi­si­bi­li­dad del ne­go­cio en el con­tex­to ar­gen­tino. El mer­ca­do pa­re­ce ha­ber ope­ra­do con mu­chos ac­to­res que no to­ma­ron las de­ci­sio­nes en sin­to­nía con la ra­cio­na­li­dad con la que el mi­sa­nual”,

A to­do o na­da En los úl­ti­mos años, se con­va­li­da­ron arren­da­mien­tos de al­to ries­go en el país

mo se de­fi­ne.

Ha­ce fal­ta una fle­xi­bi­li­dad que se con­tra­pon­ga a la ri­gi­dez del “re­ma­te anual” que ex­pre­sa un va­lor fi­jo en quin­ta­les/ha co­mo al­qui­ler. Esa fle­xi­bi­li­dad po­dría ex­pre­sar­se en con­tra­tos don­de el va­lor del al­qui­ler sea va­ria­ble en fun­ción de lo pro­du­ci­do. Fle­xi­bi­li­dad que im­pli­ca­ría que los pro­pie­ta­rios de la tie­rra cam­bia­ran su com­por­ta­mien­to de “re­ma­te só­lo mo­di­fi­ca­ble si per­ci­bie­ran un ries­go en per­sis­tir con el mis­mo rí­gi­da­men­te.

Tam­bién po­dría ex­pre­sar­se esa fle­xi­bi­li­dad en el com­por­ta­mien­to de quie­nes al­qui­lan re­ple­gán­do­se o re­ti­rán­do­se del ne­go­cio ba­jan­do la pre­sión de la de­man­da pa­ra que se ope­re un ajus­te de va­lo­res ha­cia la ba­ja. Pe­ro es­to im­pli­ca re­du­cir o sa­lir de la ac­ti­vi­dad agrí­co­la y es muy con­tra­dic­to­rio con la ex­pec­ta­ti­va de sos­te­ner un pro­yec­to de vida en la agri­cul­tu­ra. To­do un te­ma cul­tu­ral y so­cial.

El ca­so de El Te­jar, que to­mó la al­ter­na­ti­va del re­plie­gue en la Ar­gen­ti­na y pro­fun­di­zó su lo­ca­li­za­ción en Bra­sil, es un sím­bo­lo de res­pues­ta al con­tex­to lo­cal. Tu­vo la fle­xi­bi­li­dad que le per­mi­te su po­si­bi­li­dad glo­bal de lo­ca­li­za­ción en la mis­ma Cuen­ca Fo­to­sin­té­ti­ca Su­da­me­ri­ca­na (CFS) que com­par­ti­mos con ese país vecino. A es­ta em­pre­sa ya no le fue su­fi­cien­te pa­ra ser com­pe­ti­ti­va la ne­ce­sa­ria po­se­sión de co­no­ci­mien­tos y tec­no­lo­gías “de pun­ta” pa­ra desa­rro­llar su ne­go­cio en el país.

Quie­nes no ten­gan esa po­si­bi­li­dad de fle­xi­bi­li­dad ten­drán que te­ner mu­cho cui­da­do de no que­dar atra­pa­dos en su pro­pia ri­gi­dez com­pro­me­tien­do los pa­tri­mo­nios “co­se­cha­dos” en los úl­ti­mos años. La im­por­tan­te me­jo­ra de pro­duc­ti­vi­dad pa­re­ce ha­ber evo­lu­cio­na­do a me­nor ta­sa de cre­ci­mien­to que la del va­lor de los al­qui­le­res con­va­li­da­dos por los agri­cul­to­res.

Un cam­bio de épo­ca pa­re­ce es­tar sur­gien­do en la agri­cul­tu­ra, en la que la ade­cua­da eva­lua­ción de los ries­gos (no só­lo los pro­duc­ti­vos) se­rá cla­ve pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad de los pro­yec­tos. t

Rin­des. Una po­si­bi­li­dad sa­na, di­ce el au­tor, es que el va­lor de los arren­da­mien­tos sea va­ria­ble de acuer­do a la co­se­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.