La so­ja si­gue mos­tran­do su al­tí­si­mo po­ten­cial

Luis Ven­ti­mi­glia, del INTA 9 de Ju­lio, lo­gró en sus en­sa­yos que una so­ja die­ra 6.100 kg/ha, el do­ble que el tes­ti­go, con un fuer­te ajus­te en fer­ti­li­za­ción.

Clarin - Rural - - PRODUCTIVIDAD AGRÍCOLA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La im­por­tan­cia de la so­ja pa­ra la pro­duc­ción ar­gen­ti­na es­tá fue­ra de dis­cu­sión. So­lo bas­ta con ver las estadísticas de los úl­ti­mos tres años, que no de­jan lu­gar a du­das: mien­tras que el maíz y el tri­go ocu­pan el 28% de la su­per­fi­cie sem­bra­da, la so­ja se lle­va ca­si el 60% del área.

Es­to fue lo que mo­ti­vó a Luis Ven­ti­mi­glia, téc­ni­co de la agen­cia del INTA en 9 de Ju­lio, Bue­nos Ai­res, a pen­sar, ha­ce tres años, so­bre al­gu­nos as­pec­tos agro­nó- mi­cos, co­mo la ca­li­dad de los cam­pos que es­tán en mo­no­cul­ti­vo de so­ja, có­mo se al­te­ran los con­te­ni­dos de ma­te­ria or­gá­ni­ca o de fós­fo­ro de esos sue­los o qué pa­sa en los ca­sos de pro­duc­to­res que fer­ti­li­zan la olea­gi­no­sa con ba­ja can­ti­dad de es­te nu­trien­te.

Así, Ven­ti­mi­glia ideó un en­sa­yo de lar­go pla­zo de fer­ti­li­za­ción en mo­no­cul­ti­vo de so­ja, del cual ya hay re­sul­ta­dos par­cia­les, y que mues­tra que los rin­des del cul­ti­vo pue­den lle­gar has­ta a du­pli­car­se con un ma­ne­jo ajus­ta­do de la nu­tri­ción fos­fo­ra­da, a la vez que se lo­gran me­jo­ras en la ca­li­dad del grano y la dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro en el sue­lo.

Ven­ti­mi­glia dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral y re­su­mió el en­sa­yo, que incluye cin­co tra­ta­mien­tos: u Tres tie­nen una do­sis de fós­fo­ro “de re­cons­truc­ción”, de 140 ki­los de su­per­fos­fa­to tri­ple de cal­cio (SPT) por hec­tá­rea (equi­va­len­te a 28 ki­los de fós­fo­ro/ha). u Un cuar­to tra­ta­mien­to tie­ne una do­sis de ti­po “arran­ca­do­ra”, de 40 ki­los/ha de SPT (equi­va­len­te a 8 kg de fós­fo­ro/ha), co­mo in­di­có que se ha­ce la ma­yor par­te de la so­ja en la Ar­gen­ti­na. u El quin­to es un tra­ta­mien­to tes­ti­go, sin fer­ti­li­zan­te.

Las di­fe­ren­cias en­tre los tres tra­ta­mien­tos “de re­cons­truc­ción” ra­di­can, ex­pli­có Ven­ti­mi­glia, en el mo­men­to de apli­ca­ción:

u En uno los 140 ki­los SPT se apli­ca­ron al vo­leo en el in­vierno, du­ran­te el pe­río­do de bar­be­cho.

u En otro, la do­sis se di­vi­dió en 100 ki­los en el in­vierno y 40 ki­los in­cor­po­ra­dos a la siem­bra.

u Y en el úl­ti­mo ca­so, se vo­lea­ron los 140 ki­los a la siem­bra.

Las va­rie­da­des de so­ja usa­das fue­ron las más co­mu­nes en la zo­na, que va­rían en­tre los gru­pos 3 lar­gos y 4 cor­tos.

Ven­ti­mi­glia pre­ci­só que los au­men­tos de ren­di­mien­to des­pués de tres años de tra­ba­jo son muy sig­ni­fi­ca­ti­vos, con pi­cos que es­te año mar­ca­ron 6.100 kg/ha, el do­ble que el tes­ti­go.

Pe­ro va­le la pe­na ana­li­zar el te­ma en de­ta­lle. Los me­jo­res rin­des, pro­me­dian­do los tres años de en­sa­yos, se lo­gra­ron cuan­do las do­sis ma­yo­res de fer­ti­li­zan­te se apli­ca­ron por en­te­ro en in­vierno. En es­te ca­so, el pro­me­dio de rin­de fue 73% más que el tes­ti­go.

En un se­gun­do lu­gar, con in­cre­men­tos so­lo al­go me­no­res, es­tán los tra­ta­mien­tos con la do­sis di­vi­di­da en in­vierno y a la siem­bra (con subas del 69% en el pro­me­dio del trie­ño), mien­tras que cuan­do se vo­leó to­da la do­sis a la siem­bra la suba fue del 65%.

Fi­nal­men­te, con la do­sis arran­ca­do­ra (la más co­mún en el país), los in­cre­men­tos lle­ga­ron al 40% so­bre el tes­ti­go, que rin­dió 2.600 ki­los/ha en el pro­me­dio de los tres años.

Así, que­dan cla­ros los ki­los ex­tras que se ob­ten­drían si se hi­cie­ra una fer­ti­li­za­ción dis­tin­ta a la ha­bi­tual.

Sin em­bar­go, es­tos re­sul­ta­dos muy in­tere­san­tes fue­ron aun más im­pac­tan­tes si se con­si­de­ra so­lo la úl­ti­ma cam­pa­ña, la 2012/13, en la que el cli­ma fue de­ter­mi­nan­te.

El tra­ta­mien­to que más rin­dió, otra vez con to­da la fer­ti­li­za­ción en el in­vierno, arro­jó 6.100 kg/ha, con­tra los 3.000 kg/ha del tes­ti­go. Pe­ro tam­bién fue­ron des­ta­ca­dos los otros tra­ta­mien­tos de al­tas do­sis: en la apli­ca­ción di­vi­di­da en in­vierno y a la siem­bra el rin­de al­can­zó 5.927 kg/ha y, cuan­do to­do el fós­fo­ro se apli­có a la siem­bra, el ren­di­mien­to lle­gó a 5.511 kg/ha.

Ven­ti­mi­glia, que lle­vó a ca­bo es­tos en­sa­yos con apoyo de Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil y Bun­ge, des­ta­có que no so­la­men­te au­men­ta el rin­de cuan­do se fer­ti­li­za me­jor, sino que tam­bién cam­bia la ca­li­dad in­dus­trial del grano de so­ja, ya que se in­cre­men­ta su con­te­ni­do de fós­fo­ro.

Es­te es un pun­to muy fa­vo­ra­ble cuan­do se pien­sa en el ren­di­mien­to in­dus­trial del grano, ya que se ne­ce­si­tan me­nos gra­nos pa­ra al­can­zar una ca­li­dad de­ter­mi­na­da.

Hay otro dato qui­zás más im­por­tan­te. Ven­ti­mi­glia de­ta­lló que lue­go de dos años de apli­ca­cio­nes, hay cam­bios sus­tan­cia­les en la dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro en el sue­lo.

Par­tien­do de una do­ta­ción ini­cial de 6 par­tes por mi­llón (ppm), cuan­do las do­sis fue­ron de 140 kg de SPT se lo­gró pa­sar, en el 2010 (es de­cir, lue­go de un año), a una dis­po­ni­bi­li­dad de 8,5 ppm, y a 11 ppm tras el se­gun­do. Aun no es­tán los re­sul­ta­dos del aná­li­sis de sue­lo pa­ra la cam­pa­ña re­cien­te­men­te ter­mi­na­da.

En el ca­so del tes­ti­go, los ba­lan­ces fue­ron ne­ga­ti­vos, con pér­di­das de 12 kg/ha/año de fós­fo­ro, mien­tras que los sue­los con cul­ti­vos que re­ci­bie­ron so­lo la do­sis arran­ca­do­ra per­die­ron al­go me­nos: 5 kg/ha/año, en pro­me­dio.

Es im­por­tan­te des­ta­car que en el lo­te del en­sa­yo, an­tes del ini­cio del tra­ba­jo, se prac­ti­có por vein­te años una ro­ta­ción tri­go/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja de pri­me­ra, en siem­bra di­rec­ta.

Más allá de lo que mues­tran los re­sul­ta­dos de tres años se­gui­dos

de so­ja, con re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes, Ven­ti­mi­glia ra­ti­fi­có que el mo­no­cul­ti­vo no es lo más re­co­men­da­ble.

En re­fe­ren­cia a los cos­tos de las apli­ca­cio­nes, el téc­ni­co hi­zo una cuen­ta sen­ci­lla, que le per­mi­tió lle­gar a la con­clu­sión de que los ren­di­mien­tos pa­gan am­plia­men­te la fer­ti­li­za­ción re­for­za­da.

“Si, en el pro­me­dio de los tres años, la di­fe­ren­cia en­tre el tra­ta­mien­to de ma­yor ren­di­mien­to y el tes­ti­go es de 1.900 ki­los (2.600 kg/ha con­tra 4.500 kg/ha) y se apli­ca­ron 140 ki­los de SPT, es­to quie­re de­cir que por ca­da ki­lo de in­su­mo se lo­gran 13,6 ki­los de más de grano”.

El es­pe­cia­lis­ta tam­bién de­jó otro con­cep­to in­tere­san­te pa­ra pen­sar. “¿Por qué no fer­ti­li­zar con fós­fo­ro co­mo una al­ter­na­ti­va de in­ver­sión?”, se pre­gun­tó. “Si la me­jor ta­sa de apro­ve­cha­mien­to del nu­trien­te se lo­gra en cin­co años o más, se pue­de in­ver­tir más en el sue­lo, co­mo si fue­ra una ca­ja de aho­rro, pa­ra te­ner un lo­te fér­til que de­vuel­ve lo in­ver­ti­do en más ki­los de ren­di­mien­to”, pre­ci­só.

Es­tá cla­ro que hay es­tra­te­gias tec­no­ló­gi­cas de pun­ta que ex­po­nen el al­tí­si­mo po­ten­cial al­can­za­ble de la so­ja. Y que es­to pue­de ha­cer­se agre­gan­do sus­ten­ta­bi­li­dad al sis­te­ma. En de­fi­ni­ti­va, un com­bo que cie­rra redondito.

Bien cla­ri­to. La gran con­di­ción del cul­ti­vo an­ti­ci­pa­ba el ren­di­mien­to: la par­ce­la nu­tri­da con 140 kg/ha de su­per­fos­fa­to tri­ple de cal­cio (equi­va­len­te a 28 kg/ha de fós­fo­ro), vo­lea­do en in­vierno, du­ran­te el bar­be­cho, rin­dió los 6.100 kg/ha.

En el lo­te. Ven­ti­mi­glia (izq), jun­to con Matías Zacks, que par­ti­ci­pó de la ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.