El uso de fer­ti­li­zan­tes si­gue ba­rran­ca aba­jo

Clarin - Rural - - PRODUCTIVIDAD AGRÍCOLA -

“El con­su­mo de fer­ti­li­zan­tes en los cam­pos ar­gen­ti­nos du­ran­te la cam­pa­ña 2012-2013 fue de 3.180.000 to­ne­la­das, lo que re­pre­sen­ta un 15% me­nos res­pec­to de la cam­pa­ña an­te­rior”, in­di­có es­ta se­ma­na un in­for­me de Fer­ti­li­zar Aso­cia­ción Ci­vil, la en­ti­dad que nu­clea a las prin­ci­pa­les em­pre­sas pro­vee­do­ras de fer­ti­li­zan­tes. Des­de allí se­ña­lan que exis­te una gran in­ci­den­cia del mo­no­cul­ti­vo de so­ja en el área sem­bra­da, que ge­ne­ral­men­te lle­va es­ca­sos ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción. Es­ta si­tua­ción au­men­ta el im­pac­to so­bre la ex­trac­ción y em­po­bre­ce la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va del sue­lo. En 2012, el cli­ma tu­vo un com­por­ta­mien­to cam­bian­te y ex­tre­mo en la ma­yo­ría de las zo­nas pro­duc­ti­vas, y el me­nor uso de tec­no­lo­gía de fer­ti­li­za­ción mos­tró un mar­ca­do im­pac­to en la pro­duc­ción agrí­co­la. “En mu­chas re­gio­nes se ve­ri­fi­có que las do­sis de fer­ti­li­zan­te apli­ca­das fue­ron me­no­res a las óp­ti­mas y se li­mi­tó la ex­pre­sión de al­tos ren­di­mien­tos en los cul­ti­vos de maíz y so­ja”, co­men­tó Pa­blo Pus­set­to, pre­si­den­te de Fer­ti­li­zar. Los cul­ti­vos ex­ten­si­vos ex­pli­can cer­ca del 80% del con­su­mo to­tal de fer­ti­li­zan­tes de to­da la cam­pa­ña. Las gra­mí­neas son las es­pe­cies que más fer­ti­li­zan­te uti­li­zan y en los que la tec­no­lo­gía tie­ne ma­yor pe­ne­tra­ción. En los ce­rea­les, el área fer­ti­li­za­da es superior al 80% de la sem­bra­da. En cam­bio, en el ca­so de las olea­gi­no­sas, el área fer­ti­li­za­da re­pre­sen­ta el 77% del to­tal pa­ra el girasol y tan só­lo 62% pa­ra la so­ja. De to­das ma­ne­ras, la so­ja se ha con­ver­ti­do en uno de los cul­ti­vos que más fer­ti­li­zan­te con­su­me en el país, por la ex­ten­sión de su área sem­bra­da, igua­lan­do en vo­lu­men al maíz. Es sa­bi­do que la ro­ta­ción con gra­mí­neas me­jo­ra el ba­lan­ce de car­bono de los sue­los y ge­ne­ra ras­tro­jos es­ta­bles que lo pro­te­gen. Ade­más, es­tas es­pe­cies ge­ne­ran una al­ta in­tro­duc­ción de nu­trien­tes vía fer­ti­li­zan­tes y son las res­pon­sa­bles de equi­li­brar el ba­lan­ce de la ro­ta­ción. Por eso, en la en­ti­dad se­ña­lan que, en la me­di­da en que los lo­tes se es­ta­bi­li­zan en una agri­cul­tu­ra con­ti­nua, se de­be pen­sar en re­po­ner los nu­trien­tes en un es­que­ma de ro­ta­ción de cul­ti­vos, más que en un cul­ti­vo en for­ma in­di­vi­dual. “Es im­por­tan­te eva­luar si en los plan­teos en los que la hu­me­dad fue fa­vo­ra­ble, los con­te­ni­dos de nu­trien­tes fue­ron los que pu­sie­ron el te­cho a los ren­di­mien­tos y no per­mi­tie­ron al­can­zar me­jo­res re­sul­ta­dos”, agre­gó Pus­set­to. Si bien un re­le­va­mien­to de Fer­ti­li­zar mues­tra que du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre de 2013 el con­su­mo de fer­ti­li­zan­tes as­cien­de a las 270.000 to­ne­la­das, la ex­pec­ta­ti­va pa­ra el res­to del año mues­tra una ten­den­cia a la ba­ja. En es­te con­tex­to, des­de la en­ti­dad opi­na­ron que, con un me­nor uso de tec­no­lo­gía se em­po­bre­ce la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de los sue­los y se po­ne un te­cho a la pro­duc­ción agrí­co­la.

Car­ga. En 2012/13 se usa­ron 3,18 mi­llo­nes de tns. Es una caí­da de 15%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.