En la fron­te­ra de Te­xas, tras la pis­ta de la nuez pe­cán

Se tra­ta una op­ción de in­ver­sión de lar­go pla­zo. Des­de una gran zo­na de pro­duc­ción, un lí­der mun­dial del ne­go­cio cuen­ta cuá­les son sus cla­ves.

Clarin - Rural - - CLARÍN RURAL EN EE.UU. - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El pe­cán, el mítico no­gal ame­ri­cano, se con­vir­tió en uno de los po­los de atrac­ción de in­ver­sio­nes más fuer­tes en el ám­bi­to agro­pe­cua­rio. Mu­cha gen­te del sec­tor, pe­ro so­bre to­do “de afue­ra”, en­con­tró la for­ma de ca­na­li­zar aho­rros ac­tua­les y fu­tu­ros en em­pren­di­mien­tos de los más va­ria­dos.

En unos ca­sos, en for­ma in­di­vi­dual, ad­qui­rien­do cha­cras y plan­tan­do por cuen­ta pro­pia. En otros, a tra­vés de fi­dei­co­mi­sos o desa­rro­lla­do­res de plan­ta­cio­nes, en al­gu­nos ca­sos vin­cu­la­dos con ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias que pro­po­nían com­bi­nar la va­lo­ri­za­ción na­tu­ral de la tie­rra con la pers­pec­ti­va de una ren­ta a per­pe­tui­dad, una vez que ma­du­ra­sen las plan­ta­cio­nes.

Des­de el INTA se fue­ron des­pe­jan­do las du­das tec­no­ló­gi­cas. En la Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal de Ni­ca­nor Ota­men­di, en una is­la del Del­ta cer­ca de Es­co­bar, se vie­ne in­ves­ti­gan­do des­de ha­ce mu­chí­si­mos años, ya que es una de las pro­duc­cio­nes ca­rac­te­rís­ti­cas de la zo­na.

El pe­cán es ori­gi­na­rio del del­ta del Mis­sis­sip­pi, con cli­ma y sue­los muy pa­re­ci­dos. Fue pre­ci­sa­men­te eso lo que des­per­tó, ha­ce un si­glo y me­dio, el in­te­rés de Do­min­go Faus­tino Sar­mien­to, quien tra­jo las pri­me­ras plan­tas al país. Se adap­tó per­fec­ta­men­te y hoy hay año­sas plan­tas con al­tí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad.

Va­rias ve­ces nos ocu­pa­mos en Cla­rín Ru­ral de es­te agro­ne­go­cio, re­la­tan­do ca­sos co­mo el de Al­to Pe­can, un em­pren­di­mien­to muy exi­to­so a la al­tu­ra de Vi­lla Pa­ra­na­ci­to, en el del­ta en­tre­rriano. La pro­pues­ta con­sis­tía en la ven­ta de te­rre­nos con un al­bar­dón cos­te­ro, cons­trui­do co­mo pro­tec­ción, lo que da­ba lu­gar a un fren­te so­bre un arro­yo. A una ho­ra de Bue­nos Ai­res, y con unas cuan­tas hec­tá­reas de pe­can en el fon­do. Ba­jo el le­ma “dis­fru­te su in­ver­sión”, se ven­dió to­do rá­pi­da­men­te.

Pe­ro te­nía­mos una du­da, y se la plan­tea­mos a Mar­tín Ubie­ran, ti­tu­lar de Al­to Pe­can: “¿Hay mer­ca­do pa­ra cuan­do es­tas plan­tas en­tren en pro­duc­ción?”. Unas se­ma­nas des­pués, nos man­dó un es­tu­dio de mer­ca­do. Mar­ca­ba que el 90% de la pro­duc­ción mun­dial se con­cen­tra en Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co. Y que el pre­cio al pro­duc­tor de los úl­ti­mos vein­te años pro­me­dia los 3,20 dó­la­res el ki­lo.

A esos va­lo­res los nú­me­ros dan muy bien pa­ra el in­ver­sor: unos 5.000 dó­la­res por hec­tá­rea, des­con­tan­do to­dos los gas­tos, in­clu­so el 20% que co­bran por la ad­mi­nis­tra­ción del ne­go­cio. “Bueno, hay que ir allá a ver qué es­tá pa­san­do”, le di­ji­mos. “Va­ya­mos”, nos res­pon­dió.

Fui­mos… Jun­to con Joa­quín To­ras­sa, de Fa­ro Ca­pi­tal (desa­rro­lla­do­res de Al­to Pe­can) es­tu­vi­mos en El Pa­so, al oes­te del Es­ta­do de Te­xas. Es uno de los po­los de ma­yor desa­rro­llo en los úl­ti­mos años. Allí, en el me­dio del de­sier­to, hay ver­da­de­ros oa­sis con unas 30.000 hec­tá­reas de pe­can ba­jo rie­go, la mi­tad del otro la­do del Río Gran­de, la fron­te­ra con Mé­xi­co. Du­ran­te tres días, re­co­rri­mos plan­ta­cio­nes y plan­tas de ela­bo­ra­ción, de la mano de Ja­mes Swink, sin du­da el hom­bre cla­ve...

Ja­mes tie­ne unos cin­cuen­ta años, y se de­di­có al pe­can la mi­tad de su vida. Ha­ce sie­te años le ven­dió su com­pa­ñía, Young Pe­can, al King Ranch, un po­de­ro­sí­si­mo com­ple­jo agro­pe­cua­rio con ope­ra­cio­nes al sud de Te­xas y en la Flo­ri­da. Tie­ne más de 400.000 hec­tá­reas, y su ne­go­cio más tra­di­cio­nal es la ga­na­de­ría. Con 100.000 cabezas, lle­ga­ron in­clu­so a desa­rro­llar su pro­pia ra­za, la San­ta Ger­tru­dis. Una em­pre­sa fa­mi­liar to­da­vía hoy, son los ma­yo­res cria­do­res de ca­ba­llos cuar­to de mi­lla. Plan­tan al­go­dón, ca­ña de azú­car, y son los ma­yo­res pro­duc­to­res de cí­tri­cos de Es­ta­dos Uni­dos. Pro­du­cen pas­to en pa­nes y has­ta cuen­tan con la po­de­ro­sa John Dee­re de su re­gión.

Ha­ce tres años, com­pra­ron otra em­pre­sa pe­ca­ne­ra (South­west Nut) y se cons­ti­tu­ye­ron en los ma­yo­res ope­ra­do­res mun­dia­les del ne­go­cio. No cuen­tan con plan­ta­cio­nes pro­pias, pe­ro tie­nen va­rias plan­tas de pro­ce­so en las dis­tin­tas zo­nas de pro­duc­ción. Ma­ne­jan el 17% de la nuez que se co­mer­cia­li­za en el mun­do. Su ne­go­cio es­tá con­cen­tra­do en los Es­ta­dos Uni­dos, por le­jos el ma­yor con­su­mi­dor mun­dial, con 140.000 to­ne­la­das anua­les.

Es­tu­vi­mos en dos de las plan­tas, en Fa­vens y en Ciu­dad Juá­rez. El pro­ce­so con­sis­te en re­cep­ción, lim­pie­za, des­cas­ca­ra­do y cla­si­fi­ca­ción. Cuen­tan con enor­mes es­pa­cios pa­ra al­ma­ce­na­je en frío, lo que les per­mi­te man­te­ner cons­tan­te el flu­jo de pro­ce­so. Des­de allí, dis­tri­bu­yen por to­do el país, aten­dien­do a su­per­mer­ca­dos y al po­de­ro­so mer­ca­do de la in­dus­tria (pa­ni­fi­ca­do­ras, pro­duc­to­res de go­lo­si­nas, gra­no­las pa­ra de­sa­yu­nos y snacks, etc.).

-¿Es­tá ma­du­ro el mer­ca­do ame­ri­cano?, qui­si­mos sa­ber.

-¡No! El con­su­mo vie­ne cre­cien­do, y la pro­duc­ción se en­cuen­tra en pro­ble­mas pa­ra abas­te­cer­lo. So­bre to­do en el oes­te ári­do, don­de hay un gra­ve pro­ble­ma con la es­ca­sez de agua. Y aho­ra lle­ga­ron los chi­nos…

Pa­re­ce que la irrup­ción de los com­pra­do­res chi­nos in­tro­du­jo una fuer­te tur­bu­len­cia en el ne­go­cio. Los pre­cios subie­ron a seis dó­la­res el ki­lo­gra­mo, un pre­cio de­ma­sia­do al­to pa­ra lo que pa­gan los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Los asiá­ti­cos com­pran la nuez en­te­ra, sin pro­ce­sar. Y ellos son bá­si­ca­men­te pro­ce­sa­do­res, por­que en Es­ta­dos Uni­dos so­lo se ven­de la nuez “pe­la­da”. En­ci­ma, eli­gen la nuez más gran­de, que es la de ma­yor rin­de.

“Pa­ra los pro­duc­to­res es una ben­di­ción, pe­ro pa­ra no­so­tros es un do­lor de ca­be­za”, afir­ma Swink. “Qui­zá la so­lu­ción ven­ga del he­mis­fe­rio sur: Aus­tra­lia, Su­dá­fri­ca o Ar­gen­ti­na po­drían aten­der la de­man­da chi­na, y sa­car­nos un po­co de pre­sión a no­so­tros”, re­fle­xio­na.

En la Ar­gen­ti­na, jus­ta­men­te, se cul­ti­van va­rie­da­des que dan fru­tos de buen ta­ma­ño: me­nos de 60 nue­ces por libra, unas 100 por ki­lo (es la for­ma de me­dir­las). La otra ven­ta­ja que ve Ja­mes es la pro­duc­ción en con­tra­es­ta­ción. Pa­ra te­ner mer­ca­de­ría pa­ra pro­ce­sar to­do el año, cuen­tan con gran­des de­pó­si­tos pro­vis­tos de frío. Es­to es cos­to­so y por eso re­mar­có el in­te­rés por con­tar con mer­ca­de­ría fres­ca en ve­rano, cuan­do lle­ga­ría la pro­duc­ción ar­gen­ti­na. Y pa­ra ello, ya es­tá pen­san­do en abrir

una ofi­ci­na co­mer­cial en Bue­nos Ai­res.

“En la Ar­gen­ti­na pron­to ha­brá ma­sa crítica co­mo pa­ra aten­der de ma­ne­ra es­ta­ble y con­sis­ten­te el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal”, aven­tu­ró. Su te­mor es que an­tes ven­gan los chi­nos tam­bién acá…

Nue­ces, música y al­go más En Tor­ni­llo, unas 30 mi­llas al es­te de El Pa­so, es­tá una de las ma­yo­res plan­ta­cio­nes de pe­cán de Te­xas y el me­jor clien­te de Young Pe­can de la zo­na. Se tra­ta de So­nic Ranch, con unas 1.000 hec­tá­reas ya ma­du­ras y en ple­na pro­duc­ción. El nom­bre no es ca­sual. Tony Ran­cich, su pro­pie­ta­rio, creó en ese en­torno tan par­ti­cu­lar un em­pren­di­mien­to in­só­li­to, un so­fis­ti­ca­do es­tu­dio de gra­ba­ción de música. Es un oa­sis pa­ra que ban­das de música de to­do el mun­do se ins­ta­len allí pa­ra ins­pi­rar­se, o sim­ple­men­te pa­ra gra­bar su pro­duc­ción.

En una vie­ja ca­sa de ran­cho me­xi­cano, re­ci­cla­da y con una de­co­ra­ción de al­to ni­vel ar­tís­ti­co y cul­tu­ral (li­to­gra­fías de Mi­ró, to­da cla­se de ob­je­tos de co­lec­ción, en es­pe­cial ins­tru­men­tos mu­si­ca­les an­ti­guos, y has­ta al­gún mi­cró­fono que su­po usar Frank Si­na­tra), Tony brin­da alo­ja­mien­to y to­dos los ser­vi­cios. In­clu­yen­do can­cha de fútbol, béisbol, gim­na­sio, pileta. Y una co­ci­na en la que los vi­si­tan­tes pue­den ex­pe­ri­men­tar sus pro­pias re­ce­tas. ¿Ca­ro? Nos di­ce que tie­ne una al­ter­na­ti­va pa­ra ca­da pre­su­pues­to…

Ran­cich di­vi­de su tiem­po en­tre los es­tu­dios y los pe­ca­nes, ma­ne­jan­do to­do. Des­de el muy pro­fe­sio­nal equi­po de so­ni­dis­tas, has­ta el rie­go de sus pe­ca­nes. Co­no­ce a So­da Ste­reo. Pre­gun­ta por Gus­ta­vo Ce­rat­ti. Di­fí­cil sa­ber qué es lo que en de­fi­ni­ti­va pre­fie­re, has­ta que al fi­nal des­cu­bre su te­so­ro más es­con­di­do: una co­lec­ción de vi­nos añe­jos, en­tre los que se des­ta­ca un Cha­teau La­fit­te de… 1875.

Música, pe­cán y bue­nos vi­nos. Una com­bi­na­ción im­ba­ti­ble.

De acá y de allá. Ja­mes Swink (izq.), de Young Pe­can, y Joa­quín To­ras­sa, de Fa­ro Ca­pi­tal, en una gran plan­ta­ción de nue­ces pe­cán en el de­sier­to te­xano.

Te­xas. Una plan­ta­ción jo­ven en El Pa­so, don­de es­ca­sea el agua pa­ra rie­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.