De a po­co, el sol vuel­ve a sa­lir pa­ra el tri­go

Los ex­per­tos ex­pli­can por qué es­te año su­be el área sem­bra­da y dan al­gu­nos con­se­jos de ma­ne­jo pa­ra po­der ob­te­ner los me­jo­res re­sul­ta­dos.

Clarin - Rural - - LA NUEVA CAMPAÑA - MAR DEL PLA­TA. EN­VIA­DOS ES­PE­CIA­LES

La agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na ha ex­pe­ri­men­ta­do im­por­tan­tes cam­bios en los úl­ti­mos años, de la mano de la in­ten­si­fi­ca­ción de la pro­duc­ción y el avan­ce de la so­ja. “En 2002, el 52% del área agrí­co­la es­ta­ba ocu­pa­da con so­ja y el 25% con tri­go, pe­ro en la úl­ti­ma cam­pa­ña la olea­gi­no­sa tre­pó al 59% y el tri­go se re­du­jo al 15%”, di­jo Da­niel Mi­ra­lles do­cen­te de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA e investigador del Co­ni­cet.

Es­tos nú­me­ros se di­fun­die­ron en el en­cuen­tro A To­do Tri­go, or­ga­ni­za­do por la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res la se­ma­na pa­sa- da en Mar del Pla­ta. Des­de ha­ce una dé­ca­da, la so­ja se ex­pan­de a razón de 720.000 hec­tá­reas por año, mien­tras que el tri­go ce­de 240.000 hec­tá­reas por cam­pa­ña, co­mo con­se­cuen­cia, bá­si­ca­men­te, de las res­tric­cio­nes ofi­cia­les.

Can­sa­dos de re­ci­bir un pre­cio me­nor al que de­be­rían por su tri­go, los pro­duc­to­res op­ta­ron por re­em­pla­zar­lo ma­yor­men­te por ce­ba­da. Y, aun­que en la úl­ti­ma cam­pa­ña los rin­des no fue­ron bue­nos, es­te cul­ti­vo es la op­ción in­ver­nal que más te­rreno vie­ne ga­nan­do, a un rit­mo de 260.000 hec­tá­reas por año des­de 2008.

Pe­ro la pro­duc­ción de ce­ba­da en Ar­gen­ti­na tie­ne una de­bi­li­dad: el 90% del área sem­bra­da co­rres­pon­de a un só­lo cul­ti­var. Los pro­ble­mas de­ri­va­dos de eso, y un con­tex­to al­go me­jor pa­ra el tri­go, ha­rán que es­te año el cul­ti­vo re­to­me, aun­que len­ta­men­te, la sen­da del cre­ci­mien­to.

De to­das for­mas, el re­co­no­ci­do ase­sor Jor­ge Gon­zá­lez Mon­ta­ner sos­tu­vo que “la si­tua­ción es­tá muy com­pli­ca­da pa­ra los cam­pos de al­qui­ler, pe­ro res­pec­to de los cam­pos pro­pios, lo que es­ta­mos vien­do es una ten­den­cia a un au­men­to del 10% en tri­go y una re­duc­ción del or­den del 10% en ce­ba­da”. Y agre­gó que “lo que se vi­vió el año pa­sa­do fue muy du­ro en lo que ha­ce a los tér­mi­nos de ca­li­dad: en tri­go por fu­sa­rium y en ce­ba­da por otros pro­ble­mas sanitarios, de­bi­do a los anega­mien­tos que se die­ron en dis­tin­tos mo­men­tos en di­ver­sas re­gio­nes”.

Gon­zá­lez Mon­ta­ner ma­ni­fes­tó que los pro­duc­to­res no de­ben to­mar to­do el ries­go, sino bus­car com­par­tir­lo. “Apun­ten a me­jo­rar la ca­li­dad, con­si­de­ren la cer­ca­nía a puer­to y no du­den en fir­mar los con­tra­tos cuan­do les pa­guen lo que pi­den”, re­co­men­dó.

A su turno, Jo­sé An­dra­de, do­cen­te de la Fau­ba, sos­tu­vo que cuan­do el tri­go de­jó de ser una bue­na op­ción pa­ra mu­chos, la ce­ba­da, la ar­ve­ja y la col­za se con­vir­tie­ron en cre­cien­tes al­ter­na­ti­vas in­ver­na­les, co­mo an­te­ce­so­res de so­ja de se­gun­da.

Tan­to la col­za co­mo la ce­ba­da y la ar­ve­ja li­be­ran el lo­te más tem­prano que el tri­go pa­ra la siem­bra de se­gun­da. An­dra­de se­ña­ló que, ana­li­zan­do los rin­des de so­ja ob­te­ni­dos con dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas in­ver­na­les, la com­bi­na­ción con ar­ve­ja sa­lió pri­me­ra, pe­ro “su siem­bra es­tá prác­ti­ca­men­te li­mi­ta­da al nor­te de Bue­nos Ai­res”.

Por su par­te, Gus­ta­vo Fe­rra­ris, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción de cul­ti­vos del INTA Per­ga­mino, in­di­có que “es con­ve­nien­te des­ti­nar los sue­los me­nos fér­ti­les a ce­ba­da y los que tie­nen mu­cho ni­tró­geno a tri­go”. Es que, se­gún sus in­ves­ti­ga­cio­nes, la ce­ba­da tie­ne me­jo­res ren­di­mien­tos que el tri­go con ba­jos ni­ve­les de fer­ti­li­za­ción, mien­tras que am­bos tien­den a igua­lar­se si los ni­ve­les son al­tos.

“En tri­go, la pro­teí­na se ajus­ta a la can­ti­dad de ni­tró­geno que le ofre­ce­mos al cul­ti­vo: pa­ra lo­grar un con­te­ni­do de pro­teí­na del 11% o 12% de­be­mos apli­car al me­nos 25 ki­los de ni­tró­geno por to­ne­la­da”, pre­ci­só Fe­rra­ris.

En ce­ba­da, si lo que in­tere­sa es la can­ti­dad y no la ca­li­dad (des­tino fo­rra­je­ro), “con­vie­ne fer­ti­li­zar a la siem­bra”, di­jo el in­ge­nie­ro de INTA.

En Mar del Pla­ta tam­bién se to­có otro de los te­mas del mo­men­to, las ma­le­zas. Juan Car­los Pa­pa, del INTA Oli­ve­ros, fue muy du­ro al de­fi­nir al mo­de­lo pro­duc­ti­vo actual. “Es de muy cor­to pla­zo, el ho­ri­zon­te de eventos se li­mi­ta al lo­te y a una so­la cam­pa­ña”.

Pa­pa se­ña­ló que, co­mo re­sul­ta­do, se tie­ne un au­men­to en el número y den­si­dad de es­pe­cies de­no­mi­na­das du­ras, de di­fí­cil con­trol o to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to, y se re­gis­tran bio­ti­pos de sor­go de Ale­po, rai­grás, ca­pín, gra­mi­lla man­sa, eleu­si­na, y otras es­pe­cies sos­pe­cho­sas.

Sin em­bar­go, ex­pli­có que un buen ma­ne­jo es po­si­ble, por­que la ma­yor par­te de las ma­le­zas son con­tro­la­das con tra­ta­mien­tos opor­tu­nos, mien­tras que só­lo el 1% no ten­dría, por aho­ra, una so­lu­ción quí­mi­ca apa­ren­te.

En Mar del Pla­ta, co­mo en el tri­go, hu­bo mu­chos te­mas pa­ra ana­li­zar, que por es­tos días, con el ini­cio a fon­do de las siem­bras, po­drán ver­se en un nue­vo ca­pí­tu­lo, a cam­po. Y allí es­ta­rán los re­sul­ta­dos que va­len. t

Re­na­cer. Es­te año, la su­per­fi­cie a im­plan­tar su­biría 10%, a 4 mi­llo­nes de has.

Mon­ta­ner. A com­par­tir los ries­gos.

An­dra­de. Ana­li­zan­do al­ter­na­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.