Mer­co­sur: lí­de­res de los agro­ne­go­cios di­cen que pue­de ser la nue­va po­ten­cia del si­glo

Des­ta­ca­ron que es el ma­yor re­ser­vo­rio mun­dial pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

El cre­ci­mie­mien­to de la po­bla­ción mun­dial en­tu­sias­ma a los re­fe­ren­tes del sec­tor agroin­dus­trial, que ven en el ho­ri­zon­te un au­men­to sos­te­ni­do de la de­man­da de ali­men­tos. El Mer­co­sur, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, es la re­gión que más po­dría au­men­tar su pro­duc­ción, y eso la co­lo­ca en un lu­gar de pri­vi­le­gio.

En es­te con­tex­to se reali­zó la se­ma­na pa­sa­da un en­cuen­tro en­tre re­pre­sen­tan­tes del agro de la Ar­gen­ti­na y Bra­sil, las dos po­ten­cias de la re­gión, en el que se se­ña­la­ron al­gu­nas falencias y se es­bo­zó una agen­da de tra­ba­jo con­jun­to pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des.

“Ha­ce unos años, una hec­tá­rea te­nía que dar­le de co­mer a dos per­so­nas. Hoy, ca­da hec­tá­rea tie­ne que dar co­mi­da pa­ra cua­tro per­so­nas, y en unos años ten­drá que dar co­mi­da pa­ra seis per­so­nas”, di­jo An­to­nio Ara­cre, pre­si­den­te de Syn­gen­ta pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur, en el co­mien­zo de la reunión que se hi­zo en la em­ba­ja­da bra­si­le­ña en Bue­nos Ai­res.

Se­gún Ara­cre, la Ar­gen­ti­na y Bra­sil de­ben ge­ne­rar si­me­trías y ali­near­se en ma­te­ria de po­lí­ti­cas re­gu­la­to­rias, pa­ra li­de­rar la agen­da mun­dial de nue­vas tec­no­lo­gías. Am­bos paí­ses es­tán ac­tual­men­te a la van­guar­dia en la apro­ba­ción de eventos trans­gé­ni­cos, aun­que mu­chos de ellos to­da­vía son re­sis­ti­dos por el mer­ca­do eu­ro­peo, so­bre lo cual hay que tra­ba­jar, en la vi­sión de Ara­cre.

A su turno, Gus­ta­vo Gro­bo­co­pa­tel afir­mó que se es­tá vi­vien­do “una in­ci­pien­te nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial que pue­de te­ner su cen­tro en el Mer­co­sur. El em­pre­sa­rio, quien co­no­ce muy bien to­da la re­gión y se ha­ce ca­da vez más fuer­te en Bra­sil a par­tir del gru­po Cea­gro, va­ti­ci­nó que “las plan­tas de maíz se­rán lo que fue­ron las fá­bri­cas: con la bio­tec­no­lo­gía, la tec­no­lo­gía sa­te­li­tal y otras in­no­va­cio­nes, veo un fu­tu­ro pro­mi­so­rio. La bio­eco­no­mía o la re­vo­lu­ción in­dus­trial ver­de ofre­ce un mar­co op­ti­mis­ta, pe­ro no­so­tros de­be­mos ser la In­gla­te­rra del si­glo XVIII que ge­ne­ró ese desa­rro­llo y no la Chi­na que se ce­rró y ter­mi­nó en la gue­rra de la se­da”.

Por su par­te, el bra­si­le­ro Nel­son Vas Hac­klauer, CEO del gru­po Bra­sil Foods, coin­ci­dió con Gro­bo­co­pa­tel y re­ve­ló su in­te­rés en crear una pla­ta­for­ma co­mún de ex­por­ta­cio­nes en­tre Ar­gen­ti­na y Bra­sil. Lue­go, pu­so el fo­co en el po­ten­cial que ofre­ce la trans­for­ma­ción de gra­nos en pro­teí­nas ani­ma­les. La em­pre­sa que di­ri­ge Hac­klauer es due­ña, en­tre otras co­sas, de Quick­food, y el año pa­sa­do com­pró Avex, una de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de po­llos del país, de cu­ya crea­ción ha­bía par­ti­ci­pa­do el pro­pio Gro­bo­co­pa­tel.

“En el 2050, el mun­do de­ma­da­rá 450 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­teí­nas ani­ma­les, y en es­ta re­gión te­ne­mos dis­po­ni­bi­li­dad de tie­rra y agua pa­ra pro­du­cir­las. La pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la po­dría su­bir un 70%”, di­jo Hac­klauer.

Pe­ro ad­vir­tió que se­rán ne­ce­sa­rios va­rios cam­bios pa­ra ga­nar pe­so a ni­vel glo­bal. En re­fe­ren­cia a Bra­sil, di­jo que ha­ce fal­ta una me­jor in­fra­es­truc­tu­ra de agro­ne­go­cios: “Per­de­mos vein­te dó­la­res por to­ne­la­da por in­efi­cien­cia en esos as­pec­tos”, di­jo.

Res­pec­to a la re­gión, el bra­si­le­ño tam­bién hi­zo otra au­to­crí­ti­ca: “La fal­ta de ali­nea­mien­to del Mer­co­sur nos lle­vó a no po­der ob­te­ner acuer­dos de li­bre co­mer­cio con Eu­ro­pa. Igual­men­te, de­be­mos mi­rar ha­cia los mer­ca­dos de Asia, don­de es­tá la gran opor­tu­ni­dad. El cos­to del po­llo vi­vo en nues­tros paí­ses es el más ba­jo del mun­do”, lan­zó.

Gro­bo­co­pa­tel coin­ci­dió en re­mar­car las de­fi­cien­cias de Bra­sil en in­fra­es­truc­tu­ra, ya que fal­tan ca­mi­nos y puer­tos ade­cua­dos pa­ra trans­por­tar la pro­duc­ción, y se­ña­ló que pa­ra que ha­ya una trans­for­ma­ción en ese sen­ti­do es ne­ce­sa­rio un diá­lo­go pú­bli­co pri­va­do, al­go que en la Ar­gen­ti­na tam­bién en­cuen­tra gran­des es­co­llos. “Acá, am­bos sec­to­res tie­nen agen­das pa­ra­le­las que no se cru­zan”, di­jo el em­pre­sa­rio.

Y con­clu­yó vol­vien­do al di­le­ma en­tre ser In­gla­te­rra o Chi­na: “el mun­do nos es­tá dan­do una enor­me opor­tu­ni­dad, pe­ro ce­rrar­nos es­truc­tu­ral­men­te a la glo­ba­li­za­ción nos trans­for­ma­rá en per­de­do­res del sis­te­ma”.

RO­BER­TO PE­RA

Ma­to Gros­so. La co­se­cha de so­ja, don­de más pue­de ex­pan­dir­se el cul­ti­vo.

Vas Hac­klauer. CEO de Bra­sil Foods.

Gro­bo­co­pa­tel. Del gru­po Los Gro­bo.

Ara­cre. Pre­si­den­te de Syn­gen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.