Con la innovación en la san­gre

De una ge­ne­ra­ción a otra, so­bre cam­pos pro­pios y arren­dan­dos, los Ros­si su­pie­ron ha­cer cre­cer su em­pre­sa agrí­co­la, in­ten­si­fi­can­do la ro­ta­ción, con do­ble cul­ti­vo anual, rie­go y cer­ti­fi­ca­ción de pro­ce­sos. Ade­más, se in­te­gra­ron ver­ti­cal­men­te con un mo­lino pr

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

A par­tir de la integración de ac­ti­vi­da­des y de pro­ce­sos, así co­mo de la ade­cua­da gestión em­pre­sa­ria y de los re­cur­sos am­bien­ta­les, la fa­mi­lia Ros­si vie­ne sen­tan­do las ba­ses de una em­pre­sa fa­mi­liar só­li­da.

Los Ros­si es­tán en el cen­tro de la pro­vin­cia de Cór­do­ba y di­vi­den sus uni­da­des de ne­go­cio en­tre tres lo­ca­li­da­des: en Co­la­zo y Ca­rri­lo­bo, la pro­duc­ción agrí­co­la y el mo­lino ha­ri­ne­ro y, en Vi­lla Ma­ría, apues­tan por el desa­rro­llo, co­mo mu­chos en el cam­po, de in­ver­sio­nes in­mo­bi­lia­rias.

To­do em­pe­zó con los her­ma­nos Ru­bén y Mario Ros­si ha­ce unos 50 años, en Co­la­zo. Ellos fun­da­ron Co­mer­cial Ros­si, un aco­pio de ce­rea­les y olea­gi­no­sas. Ha­ce al­go más de diez años, cuan­do en es­te ne­go­cio em­pe­za­ron a pi­sar muy fuer­te los gran­des ju­ga­do­res, Ru­bén y Mario de­ci­die­ron cam­biar el rum­bo y se se­pa­ra­ron. Así, con la in­fra­es­truc­tu­ra del tra­di­cio­nal aco­pio se ar­mó el mo­lino ha­ri­ne­ro y, por otra par­te, se fun­dó

En es­ta zo­na de sue­los de me­nor ap­ti­tud la me­ta es ele­var los pi­sos de ren­di­mien­to

el 2004 Agrí­co­la Mag­da­le­na, la em­pre­sa de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a la pro­duc­ción. A par­tir de es­tos cam­bios, los her­ma­nos se trans­for­ma­ron en los di­rec­to­res de la em­pre­sa: Ru­bén a car­go del mo­lino y Mario de la em­pre­sa agrí­co­la. Lue­go, la pos­ta del tra­ba­jo dia­rio la to­ma­ron Gus­ta­vo, Raúl y Guillermo Ros­si, los hi­jos de Mario.

Guillermo, el me­nor de los her­ma­nos, aho­ra res­pon­sa­ble de la pro­duc­ción agrí­co­la y del mo­lino, dia­lo­gó con Cla­rín Ru­ral y fue con­tan­do de­ta­lles de la his­to­ria pro­duc­ti­va y fa­mi­liar.

Uno de los pri­me­ros as­pec­tos que des­ta­ca es que, re­cien­te­men­te, Cam­po Dof­fo, uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos de su pa­dre y que de­be su nom­bre al ape­lli­do de sus abue­los ma­ter­nos, fue re­co­no­ci­do por las nor­mas de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da, de Aa­pre­sid.

“A par­tir de ha­ber lo­gra­do es­to, es­ta­mos en vías de ha­cer lo mis­mo en otras 800 hec­tá­reas pro­pias”, co­men­ta Guillermo, con la sa­tis­fac­ción de ha­ber al­can­za­do una me­ta im­por­tan­te.

Agrí­co­la Mag­da­le­na siem­bra en to­tal 2.300 hec­tá­reas, de las cua­les 900 hec­tá­reas son pro­pias y las res­tan­tes arren­da­das. Has­ta el mo­men­to, en Cam­po Dof­fo es don­de los Ros­si apos­ta­ron más por la in­ten­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va. Allí hay 83 hec­tá­reas re­ga­das con un pi­vot cen­tral que tie­ne un año de an­ti­güe­dad y hay in­ten­cio­nes de se­guir au­men­tan­do la su­per­fi­cie con rie­go so­bre los cam­pos pro­pios.

Guillermo co­men­ta que las pri­me­ras sor­pre­sas que les dio el rie­go es­tu­vie­ron en el maíz. Ex­pli­ca que, por la for­ma que tie­ne el cam­po y pa­ra ha­cer un me­jor apro­ve­cha­mien­to del agua, se re­ga­ron 83 hec­tá­reas del ce­real en dos po­si­cio­nes, una de 33 hec­tá­reas con maíz de pri­me­ra y otra de 50 hec­tá­reas con una fe­cha más tar­día.

“En el maíz de pri­me­ra que se re­gó y ya se tri­lló tu­vi­mos un pro­me­dio de ren­di­mien­to de 11.200 kg/ha, mien­tras que en se­cano so­lo lle­ga­mos a los 6.000 ki­los”, com­pa­ra.

En es­te pun­to de la his­to­ria, Guillermo ha­ce un pa­rén­te­sis y acla­ra que ni él ni nin­guno de sus her­ma­nos es pro­fe­sio­nal agró­no­mo; por eso la ase­so­ría en to­dos los cam­pos es­tá a car­go de San­tia­go Bar­be­ris, un téc­ni­co re­co­no­ci­do de la zo­na nú­cleo.

Cuan­do se ha­bla de maíz en es­ta zo­na, por las ca­rac­te­rís­ti­cas cli­má­ti­cas de la re­gión, el ce­real de se­gun­da fe­cha es una al­ter­na­ti­va más es­ta­ble que el de pri­me­ra. Por eso, Guillermo ex­pli­ca que de maíz de pri­me­ra se siem­bra un 30% de la su­per­fi­cie (en la cam­pa­ña 2012/13 fue­ron 180 hec­tá­reas) y que 70% del maíz es de se­gun­da (430 hec­tá­reas). Así, el aba­ni­co de cul­ti­vos se com­ple­ta con el tri­go, el sor­go, la so­ja e in­clu­so la ar­ve­ja.

El tri­go tam­bién tie­ne un pa­pel cen­tral pa­ra la fir­ma, tan­to por una cues­tión de ro­ta­cio­nes co­mo por el va­lor agre­ga­do que ellos mis­mos le dan al grano, en su pro­pio mo­lino.

Guillermo acla­ra que con la su­per­fi­cie que siem­bran del ce­real so­lo abas­te­cen al mo­lino por muy po­co tiem­po, por lo cual re­ci­ben ma­te­ria pri­ma des­de dis­tin­tas lo­ca­li­da­des ve­ci­nas, pa­ra lue­go ven­der ha­ri­na ha­cia Cór­do­ba, San­ta Fe, San­tia­go del Es­te­ro, San Luis, Sal­ta, San Juan, Cha­co y el no­roes­te de Bue­nos Ai­res.

En el ca­so del es­te cul­ti­vo, pun­tua­li­za Guillermo, en la cam­pa­ña 2012/13 hi­cie­ron 320 hec­tá­reas, mien­tras que en la actual (ya lo em­pe­za­ron a sem­brar), com­ple­ta­rán 700 hec­tá­reas.

Otro ce­real que tie­ne su rol es­tra­té­gi­co es el sor­go, del cual en la úl­ti­ma cam­pa­ña sem­bra­ron 190 hec­tá­reas. Es­te cul­ti­vo se des­ti­na a los am­bien­tes con me­nor deen sa­rro­llo, pa­ra ir es­ta­bi­li­zán­do­los po­co a po­co.

Por el la­do de las le­gum­bres, la so­ja, en una ro­ta­ción clá­si­ca, va de­trás del tri­go, por lo cual la su­per­fi­cie de se­gun­da igua­ló a la del ce­real en la cam­pa­ña pa­sa­da. En es­te ca­so, re­la­ta Guillermo, los rin­des lle­gan a 23 qq/ha de pro­me­dio, mien­tras que la de pri­me­ra pro­me­dia 28 qq/ha.

En el ca­so de la ar­ve­ja, que pue­de ser an­te­ce­so­ra de la so­ja o del maíz, la de­ci­sión de cul­ti­var­la tam­bién es es­tra­té­gi­ca, ya que li­be­ra los lo­tes mu­cho an­tes que el tri­go y, ade­más, du­ran­te su ci­clo con­su­me me­nos agua, sub­ra­ya Guillermo. “Pe­ro en es­ta cam­pa­ña no la sem­bra­mos, ya que es­ta­mos pen­san­do en pro­bar otra va­rie­dad pa­ra nues­tra zo­na”, re­mar­ca.

Los Ros­si es­ta­ban con­ven­ci­dos de la es­tra­te­gia pro­duc­ti­va que te-

nían, pe­ro fal­ta­ba or­ga­ni­zar­la un po­co, por lo cual re­cu­rrie­ron a los ser­vi­cios de Ro­sa­na Chia­ra­me­llo, ase­so­ra de Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da. A par­tir de su tra­ba­jo, que co­men­zó ha­ce tres años, lo­gra­ron cer­ti­fi­car Cam­po Dof­fo es­te ve­rano, a la vez que con­ti­núan tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar la mis­ma me­ta en las res­tan­tes 800 hec­tá­reas pro­pias.

En de­fi­ni­ti­va, en la esen­cia del plan­teo de los Ros­si se pue­de ver que en la integración die­ron con una so­lu­ción pa­ra el desa­rro­llo y éxi­to de la gestión em­pre­sa­ria, mien­tras que, al mis­mo tiem­po, en­ten­die­ron que apli­can­do una ade­cua­da es­tra­te­gia pro­duc­ti­va, que in­cluía pro­ce­sos in­te­gra­dos y sis­té­mi­cos, lo­gra­ban una agri­cul­tu­ra pro­duc­ti­va, ren­ta­ble y sus­ten­ta­ble. Sim­ple. Co­mo de­be ser. t

Jun­tos. Es­ta se­ma­na, so­bre un lo­te de tri­go na­cien­do en la lo­ca­li­dad de Co­la­zo, cer­ca de Vi­lla Ma­ría, Guillermo Ros­si (izq.), su her­mano Raúl y el pa­pá Mario, los pi­la­res de la com­pa­ñía fa­mi­liar.

Dos ge­ne­ra­cio­nes. Mario Ros­si, en el cen­tro, jun­to a dos de sus hi­jos: Guillermo (izq.), y Raúl, en un lo­te de maíz de se­gun­da con rie­go en Co­la­zo, es­ta se­ma­na.

En re­mo­jo. En Cam­po Dof­fo, el rie­go tie­ne un año de an­ti­güe­dad. Una de las pri­me­ras ex­pe­rien­cias fue en la ar­ve­ja el año pa­sa­do. En es­te es­que­ma, la le­gum­bre pue­de ser an­te­ce­so­ra de maíz o de so­ja.

Me­nos so­ji­ta. La idea es ba­jar el área de so­ja de pri­me­ra (izq.). A la der., el equi­po que tra­ba­jó pa­ra cer­ti­fi­car el cam­po. De izq. a der., dos em­plea­dos, Guillermo Ros­si, Ro­sa­na Chia­ra­me­llo y el au­di­tor Gus­ta­vo Mon­te­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.