El agro, la ciencia y las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, en el ca­mino de los ali­men­tos.

Jun­to con las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, son las he­rra­mien­tas que los ex­per­tos mi­ran pa­ra abas­te­cer la cre­cien­te de­man­da de ali­men­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Sergio Per­so­glia sper­so­glia@cla­rin.com

En EE.UU., los ven co­mo los tres ele­men­tos bá­si­cos pa­ra abas­te­cer la cre­cien­te de­man­da glo­bal.

En 1860, uno de ca­da cua­tro ha­bi­tan­tes de es­ta pe­que­ña ciu­dad, al sur del “corn belt”, era es­cla­vo. Hoy, le­jos de eso, Le­xing­ton es un mo­derno cen­tro de co­mer­cio e in­ves­ti­ga­ción, con re­co­no­ci­das uni­ver­si­da­des y em­pre­sas (co­mo la fa­mo­sa Ken­tucky Fried Chic­ken), que re­ci­bió ha­ce po­cos días a 2.500 per­so­nas de to­do el mun­do vin­cu­la­das al sec­tor agro­pe­cua­rio, pa­ra un con­gre­so que ana­li­zó una am­plia ga­ma de ten­den­cias que vie­nen, ca­mino al 2020, en dis­tin­tas áreas.

Pro­duc­ción de gra­nos, ge­né­ti­ca, la in­dus­tria del feed­lot o la le­che­ría se cru­za­ron con cues­tio­nes de mar­ke­ting o ma­nag­ment, con ora­do­res que fue­ron des­de ex­per­tos de Mi­cro­soft has­ta Tos­hi­ba, o des­de Mon­san­to has­ta la Es­cue­la de Ne­go­cios de Har­vard. Por eso, va­le la pe­na ha­cer un re­pa­so de las ac­ti­vi­da­des, te­má­ti­cas y per­so­na­jes que ayu­da­ron, aquí, a pen­sar un po­co más el fu­tu­ro.

El even­to fue or­ga­ni­za­do por otra com­pa­ñía lo­cal de pe­so, All­tech, que ven­de adi­ti­vos e in­gre­dien­tes pa­ra ali­men­tos ba­lan­cea­dos y fac­tu­ra 750 mi­llo­nes de dó­la­res al año en el mun­do, con pre­sen­cia en 128 paí­ses, en­tre ellos la Ar­gen­ti­na.

Eu­ge­nia Wang es una cien­tí­fi­ca na­ci­da en Chi­na y ra­di­ca­da en EE.UU. tras ha­ber he­cho aquí un doc­to­ra­do. Es una re­co­no­ci­da es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca, CEO y fun­da­do­ra de la em­pre­sa Tec­no­lo­gía Ge­nó­mi­ca Avan­za­da y ca­te­drá­ti­ca de va­rias uni­ver­si­da­des del país. Fue re­co­no­ci­da aquí por su tra­yec­to­ria, tras lo cual dio una cla­se ma­gis­tral so­bre su área, du­ran­te la cual in­di­có que la ge­nó­mi­ca se­rá la cla­ve del fu­tu­ro, y que lle­va­rá a que en los pró­xi­mos años se va­yan achi­can­do las di­fe­ren­cias en­tre el ne­go­cio de la agri­cul­tu­ra y la me­di­ci­na. “La tec­no­lo­gía mos­tra­rá desa­rro­llos co­mu­nes con apli­ca­cio­nes en ca­da uno de esos cam­pos”, desafió la cien­tí­fi­ca.

Aun­que a mu­chos les pa­rez­ca una locura, ella es­tá con­ven­ci­da. Y di­ce que el cam­bio se­rá muy fuer­te. “Su­ce­de­rá lo mis­mo que con la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción en los úl­ti­mos diez años: ¿al­guien se acuer­da de que ha­ce una dé­ca­da no exis­tían ni el Ipad ni el Ipho­ne?”, in­ter­pe­ló.

El país de ori­gen de es­ta cien­tí­fi­ca fue un eje muy pre­sen­te a lo lar­go de los tres días de con­gre­so en es­ta pro­li­ja ciu­dad, con­si­de­ra­da la ca­pi­tal mun­dial de los ca­ba­llos, en la que se co­rre el fa­mo­so Derby de Ken­tucky. Mark Lyons, he­re­de­ro del im­pe­rio All­tech (hi­jo de Pear­se, el fun­da­dor ), usó un dato bien gráfico al re­fe­rir­se a Chi­na. Di­jo que, pa­ra el año 2030, en su te­rri­to­rio se mu­da­rá del cam­po a las ciu­da­des una can­ti­dad de per­so­nas igual a la po­bla­ción actual com­ple­ta de EE.UU. (unos 300 mi­llo­nes de per­so­nas), quie­nes in­cor­po­ra­rán, ade­más, una die­ta me­jor, con una ma­yor pro­por­ción de pro­teí­nas.

Allí, en ese pun­to, es­tá el ne­go­cio que to­dos mi­ran. Lo mi­ra Ar­gen­ti­na, con sus ex­por­ta­cio­nes de so­ja y de­ri­va­dos, y lo mi­ra es­ta com­pa­ñía de Le­xing­ton, pen­san­do que un pro­duc­to que vie­nen ob­te­nien­do des­de ha­ce años a par­tir de las al­gas, del DHA, se­rá cla­ve, in­clui­do en las ra­cio­nes, pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de aves y cer­dos en Chi­na. Es que de esas es­pe­cies, jun­to con los pe­ces (Ver De Per­ga­mino...) sal­drá esa ma­yor por­ción de pro­teí­nas que bus­ca­rán en sus die­tas los nue­vos ha­bi­tan­tes de cla­se me­dia chi­na.

El DHA es un áci­do ome­ga 3 que se pue­de ob­te­ner de las al­gas, y que en Ar­gen­ti­na ya es­tán uti­li­zan­do com­pa­ñías lác­teas lí­de­res en al­gu­nos de sus pro­duc­tos.

Es­tá cla­ro que, pa­ra mu­chas em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, la bús­que­da de nue­vas al­ter­na­ti­vas de pro­duc­ción, y de nue­vos mer­ca­dos, tie­ne que ver con la ex­pan­sión na­tu­ral de los ne­go­cios, pe­ro tam­bién con las li­mi­ta­cio­nes que es­tán te­nien­do mu­chas ac­ti­vi­da­des en EE.UU., con cos­tos cre­cien­tes y re­gu­la­cio­nes am­bien­ta­les que tam­bién van en au­men­to, jun­to con los re­qui­si­tos de tra­za­bi­li­dad por la de­man­da de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Un ejem­plo de eso lo mos­tró Ro­ger Park, es­pe­cia­lis­ta en sis­te­mas de gestión de la in­for­ma­ción de una em­pre­sa de con­sul­to­ría re­co­no­ci­da aquí, Sim­plot, quien de­ta­lló có­mo la gran in­dus­tria del feed­lot en EE.UU., que abas­te­ce ca­si el 100% de la car­ne que con­su­me el país, es­tá en un fuer­te pro­ce­so de vol­car­se a las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra lo­grar una gestión 100% efi­cien­te, que les per­mi­ta se­guir sien­do ren­ta­ble.

Park ha­bló de la era de una “va­ca di­gi­tal”, pa­ra re­fe­rir­se en reali­dad a la for­ma en la que se pro­du­ce la car­ne en EE.UU., con sis­te­mas y re­des muy com­ple­jas e in­te­gra­das en los co­rra­les, el per­so­nal y la ma­qui­na­ria de los feed­lots, jun­to con la ins­ta­la­ción de compu­tado­ras en trac­to­res, mi­xers e in­clu­so Ipads pa­ra los que re­co­rren co­rra­les a ca­ba­llo.

A su pa­nel es­pe­cí­fi­co, Da­vid Black, vi­ce pre­si­den­te de Tec­no­lo­gía de la In­for­ma­ción de Mon­san­to, tam­bién lle­vó es­te te­ma. Di­jo que es­tas tec­no­lo­gías se­rán fun­da­men­ta­les pa­ra una co­rrec­ta to­ma de de­ci­sio­nes en la agri­cul­tu­ra, pa­ra la in­ter­ac­ción en­tre el pro­duc­tor y el res­to de los ac­to­res con los que se vin­cu­la, in­clu­yen­do a los pro­vee­do­res de bio­tec­no­lo­gía, co­mo su com­pa­ñía.

Afir­mó que los pro­duc­tos de esa in­ter­ac­ción po­drían lla­mar­se “Sis­te­mas In­te­gra­dos pa­ra la Agri­cul­tu­ra”, que al fin de cuen­tas de­be­rían dar co­mo re­sul­ta­do una pres­crip­ción agro­nó­mi­ca y/o de ma­ne­jo. “To­do es­to de­be­ría su­ce­der an­tes de que se eli­ja ca­da se­mi­lla pa­ra ca­da lo­te en par­ti­cu­lar”, re­fle­xio­nó el eje­cu­ti­vo, quien in­di­có que ya es­tán pro­ban­do es­tos me­ca­nis­mos en Illi­nois, en pleno “corn belt”.

Ch­ris Kahrs, di­rec­tor de Ase­so­ra­mien­to Tec­no­ló­gi­co de Mi­cro­soft en EE.UU., lo apo­yó en esa lí­nea de pen­sa­mien­to. “Se vie­ne una nue­va era de ser­vi­cios y dis­po­si­ti­vos, tam­bién pa­ra la pro­duc­ción agroa­li­men­ta­ria”, in­di­có. Y pre­ci­só que ha­brá un ser­vi­cio con­ti­nuo de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos pa­ra ca­da per­so­na y pa­ra ca-

da em­pre­sa, a tra­vés de una red de in­ter­net que se­rá om­ni­pre­sen­te.

En es­tas te­má­ti­cas am­plias, ca­da uno de los 2.500 asis­ten­tes de to­do el mun­do po­día en­con­trar lo que más le in­tere­sa­ba. En esa ci­fra, ha­bía una gran pro­por­ción de asiá­ti­cos, don­de la com­pa­ñía an­fi­trio­na vie­ne cre­cien­do fuer­te. Pe­ro el lu­gar de Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién es des­ta­ca­do, co­mo lo mues­tra el he­cho de que su ne­go­cio se di­vi­de hoy ca­si en 4 cuar­tos igua­les: EE.UU., la Unión Eu­ro­pea, Asia y, jus­ta­men­te, la re­gión la­ti­noa­me­ri­ca­na.

En es­ta úl­ti­ma, Ar­gen­ti­na es la ca­be­za pa­ra la re­gión sur, que incluye, ade­más, a Uru­guay, Pa­ra­guay y Chi­le. Con ese mer­ca­do en men­te, y qui­zás tam­bién el sur de Bra­sil, All­tech in­vir­tió ca­si 5 mi­llo­nes de pe­sos en una plan­ta que abrió el mes pa­sa­do en el par­que in­dus­trial de Pilar, en la que ela­bo­ra una fuen­te de ni­tró­geno de li­be­ra­ción con­tro­la­da que va en el ali­men­to ba­lan­cea­do y que -in­di­ca la com­pa­ñía- per­mi­te re­em­pla­zar a la ha­ri­na de so­ja. “Ha­ce más efi­cien­te el fun­cio­na­mien­to del ru­men”, di­jo su ge­ren­te ge­ne­ral pa­ra la re­gión, el ar­gen­tino Ga­briel Gual­do­ni.

En el cor­to pla­zo, quie­ren apro­ve­char la ex­pe­rien­cia que tie­nen con pro­duc­tos de fer­men­ta­ción pa­ra ela­bo­rar tam­bién aquí lo que lla­man “fer­ti­li­zan­tes na­tu­ra­les” y no mo­lé­cu­las sin­té­ti­cas, pa­ra me­ter­se en el com­pe­ti­ti­vo ne­go­cio de la pro­tec­ción de cul­ti­vos, co­mo lo vie­nen ha­cien­do en los Es­ta­dos del “corn belt”.

En­tre tan­tos es­tí­mu­los, en Le­xing­ton hay al­go que que­dó muy cla­ro: que los agro­ne­go­cios es­tán más di­ná­mi­cos que nun­ca. Y en la Ar­gen­ti­na, más allá de las di­fi­cul­ta­des, na­die quie­re que­dar­se afue­ra.

Los cien­tí­fi­cos, pri­me­ro. A la izq., la es­pe­cia­lis­ta en ge­né­ti­ca Eu­ge­nia Wang, de Chi­na (pe­ro ra­di­ca­da en EE.UU.), en la aper­tu­ra del con­gre­so or­ga­ni­za­do por All­tech. Di­ce que la tec­no­lo­gía pron­to mos­tra­rá desa­rro­llos co­mu­nes pa­ra la agri­cul­tu­ra y pa­ra la me­di­ci­na, aun­que con apli­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­cas en ca­da cam­po. Arri­ba, un la­bo­ra­to­rio de la plan­ta de al­gas de la com­pa­ñía, que sir­ven de in­su­mo pa­ra la ela­bo­ra­ción de va­rios pro­duc­tos pa­ra la nu­tri­ción animal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.