Ga­na­de­ría: ¿otra za­fra ri­fa­da?

El au­tor de es­te ar­tícu­lo ad­vier­te que la cría y la in­ver­na­da es­tán ja­quea­das por la fal­ta de llu­vias y el au­men­to de in­su­mos cla­ve co­mo el maíz. Pe­ro la fae­na con­ti­núa en as­cen­so y el ries­go es que el stock ga­na­de­ro vuel­va a caer. En es­te es­ce­na­rio, re­co

Clarin - Rural - - MERCADOS - Jor­ge In­ga­ra­mo ECO­NO­MIS­TA

Por cua­tro años de des­a­gui­sa­dos, de 2006 a 2009 (más una se­ca), la caí­da del stock bo­vino fue dra­má­ti­ca: ca­si 10 mi­llo­nes de cabezas. La ten­den­cia cam­bió a fi­nes de 2009 (tam­bién fa­lla­ron, y mu­cho, la so­ja y el maíz). El pre­cio de los ter­ne­ros subió, los feed­lots que­da­ron se­mi­va­cíos, los con­su­mi­do­res pa­ta­lea­ron, pe­ro los cria­do­res no pu­die­ron dis­fru­tar de la bue­na nue­va por la es­ca­sa ofer­ta de ter­ne­ros y de fo­rra­je.

La re­cu­pe­ra­ción du­ró des­de 2011 has­ta prin­ci­pios del año pa­sa­do. Se in­si­nuó una tí­pi­ca fa­se de re­ten­ción. En 2012, el maíz vol­vió a ser es­ca­so y tam­bién se con­su­mie­ron re­ser­vas fo­rra­je­ras, por­que otra vez fal­tó el agua y no hu­bo nin­gu­na reac­ción oficial.

Nues­tras ex­por­ta­cio­nes die­ron pe­na, pe­ro no así las de Pa­ra­guay y Uru­guay, muy agra­de­ci­das por el “efec­to Mo­reno”. Mien­tras tan­to, los ga­na­de­ros lo­ca­les to­ma­ban de­ci­sio­nes del ti­po “fa­se de equi­li­brio”; es de­cir, “no sa­be­mos si de ini­cio de una li­qui­da­ción o de fi­nal de una re­ten­ción”.

Los nú­me­ros

Pa­ra com­pren­der la co­yun­tu­ra que vie­ne atra­ve­san­do el ne­go­cio es muy útil re­pa­sar al­gu­nas ci­fras. u El por­cen­ta­je de hem­bras en fae­na fue de 37,4% en 2011, lle­gó a un mí­ni­mo del 36,6% en mar­zo, pa­ra su­bir a 39,7% (2012) y a 41,6% en no­viem­bre-di­ciem­bre de 2012. u El pe­so en el ca­nal de la me­dia res al­can­zó los 230 kg (2011) pa­ra ba­jar a 227 kg en 2012 y a 217 kg en el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2013. u La fae­na to­tal pa­só de 10,85 mi­llo­nes de cabezas a 11,53 mi­llo­nes, en­tre 2011 y 2012, un 5,3% más. En 2013 cre­ció 10,2%. u Las ex­por­ta­cio­nes de car­nes y pre­pa­ra­dos ba­ja­ron 5,3% en 2012 y las del com­ple­jo de lác­teos 10,5% en el mis­mo año. Po­ne­mos lác­teos, por la im­por­tan­cia

Efec­to “Mo­reno” Las ven­tas glo­ba­les ar­gen­ti­nas die­ron pe­na; no así las de Pa­ra­guay y Uru­guay

de los ter­ne­ros ma­chos Ho­lan­do. El con­so­li­da­do mer­mó en 7,4%. En 2013, por la ma­yor fae­na, las ven­tas ex­ter­nas de car­ne subie­ron 5,7% pe­ro ba­ja­ron 25,5% las de lác­teos. La Ar­gen­ti­na, que ex­por­ta­ba 720.000 to­ne­la­das an­tes de la in­ter­ven­ción de los K, lle­gó a ape­nas 184.000 to­ne­la­das (2012). La pro­yec­ción pa­ra 2013, es de 193.000 to­ne­la­das. u Bue­na par­te del au­men­to del 10,2% de la fae­na, en lo que va de 2013, (subió ape­nas 5,4% la pro­duc­ción), pa­só al con­su­mo in­terno (más 6,2%, en to­ne­la­das). Las ex­por­ta­cio­nes ca­ye­ron 4,8%, a

Be­ne­fi­cio La aper­tu­ra de las ex­por­ta­cio­nes ge­ne­ra­ría U$S 1.000 mi­llo­nes adi­cio­na­les

va­lo­res su­pe­rio­res (1,6%) a los de un año atrás.

En es­te con­tex­to, en­ci­ma, la za­fra de ter­ne­ros de 2013 es­tá a pun­to de ri­far­se. No es pa­ra me­nos: es­tá llo­vien­do po­co en bue­na par­te del país y el maíz dis­po­ni­ble ce­rró el mes de ma­yo a U$S 215 por to­ne­la­da (ca­rí­si­mo).

¿Qué se pue­de ha­cer? Hay una so­la y úni­ca po­lí­ti­ca, sim­ple, opor­tu­na y se­gu­ra­men­te efec­ti­va, pa­ra cam­biar la si­tua­ción del sec­tor, be­ne­fi­cian­do a prác­ti­ca­men­te vein­te pro­vin­cias ar­gen­ti­nas: li­be­rar to­das las ex­por­ta­cio­nes de car­ne va­cu­na des­de el 1º de no­viem­bre de 2013 en ade­lan­te, aun­que sea man­te­nien­do las re­ten­cio­nes. Ya ha­brán pa­sa­do to­das las elec­cio­nes y el Go­bierno co­men­za­rá a sen­tir otra vez el in­mi­nen­te ago­bio de la es­ca­sez de dó­la­res “del ve­rano”.

El cos­to de no ha­cer na­da es ex­por­tar me­nos de 200.000 to­ne­la­das de cor­tes ca­ros y co­mer­nos la di­fe­ren­cia, pa­gán­do­la ba­ra­ta (con ín­fi­ma pro­duc­ti­vi­dad de stock) y obli­gan­do a com­pe­tir, “rui­no­sa­men­te”, a los ga­na­de­ros con los po­lle­ros; que tie­nen una ven­ta­ja: re­ten­cio­nes de 32% y 20% so­bre la ha­ri­na de so­ja y grano de maíz, los in­su­mos de es­ta car­ne, de ci­clo muy cor­to y efi­cien­tí­si­ma con­ver­sión.

En cam­bio, con una me­di­da de es­te al­can­ce, y pro­yec­tan­do una fae­na de 11,5 mi­llo­nes de cabezas en 2014, se le po­drían agre­gar unas 200.000 to­ne­la­das a la pro­duc­ti­vi­dad del stock, o sea 18 ki­los más al ren­di­mien­to en el ca­nal. Son U$S 1.000 mi­llo­nes de ex­por­ta­cio­nes adi­cio­na­les.

El Go­bierno de­be re­pen­sar su con­duc­ta con el cam­po, so­bre to­do si ob­tie­ne re­sul­ta­dos elec­to­ra­les ne­ga­ti­vos en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Allí, se siem­bra bue­na par­te del tri­go y más de la mi­tad del área gi­ra­so­le­ra. Tam­bién es una de las prin­ci­pa­les re­gio­nes de cría va­cu­na del país. t

RI­CAR­DO CARCOVA

¿Y aho­ra?. En 2012, los em­bar­ques lo­ca­les de car­ne fue­ron de 184.000 to­ne­la­das, cua­tro ve­ces me­nos que en 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.