Le­che­ría: in­ten­si­fi­ca­ción fo­rra­je­ra y va­cas de al­ta pro­duc­ción ba­jo te­cho.

En La Pol­vo­ri­lla, de Cas­te­lli, la pro­duc­ción vie­ne cre­cien­do de la mano de una fuer­te in­ten­si­fi­ca­ción.

Clarin - Rural - - TAPA - Ho­ra­cio Or­tiz cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En Cas­te­lli, Bue­nos Ai­res, un tam­bo uti­li­za esos re­cur­sos pa­ra cre­cer más.

Ca­mio­nes, ca­mio­ne­tas, trán­si­to in­ten­so, de ida y vuel­ta. Eso es lo que hay en el es­ta­ble­ci­mien­to “La Pol­vo­ri­lla”, un cam­po de la lo­ca­li­dad de Cas­te­lli, en el es­te de Bue­nos Ai­res. Allí, el in­ge­nie­ro agró­no­mo Jor­ge Ol­me­do es­tá al fren­te de “La Fa­yu­ca”, una so­cie­dad anó­ni­ma de ne­go­cios agro­pe­cua­rios, que ade­más de en Cas­te­lli ope­ra en Aya­cu­cho, Le­za­ma y Se­vig­né, to­das den­tro de los lí­mi­tes bo­nae­ren­ses.

Des­de el si­tio en el que dia­lo­ga con Cla­rín Ru­ral, Ol­me­do se­ña­la el pun­to don­de es­tá el tam­bo, una ac­ti­vi­dad en la que de­ci­die­ron in­cur­sio­nar en el 2001.

Es­ta de­ci­sión es­tra­té­gi­ca fue si­mul­tá­nea con el ten­di­do de las re­des eléc­tri­cas y el me­jo­ra­mien­to del ca­mino de ac­ce­so con en­tos­ca­do.

“Te­nía­mos que apro­ve­char el he­cho de es­tar cer­ca de la au­to­vía 2 y ase­gu­rar­nos el in­gre­so al cam­po, por­que no so­la­men­te sale la car­ga de le­che dia­ria­men­te, sino que tam­bién in­gre­san ca­mio­nes con ali­men­to. Aquí te­nía­mos una ven­ta­ja ma­yor, que es la de con­tar con una su­per­fi­cie ane­xa al tam­bo, de cam­pos que­bra­dos don­de tam­bién re­cria­mos”, re­cuer­da Ol­me­do, que ha­ce le­che­ría in­ten­si­va en unos cam­pos al que de­fi­ne co­mo agrí­co­las.

El téc­ni­co pon­de­ra a su per­so­nal en el em­pren­di­mien­to. “Hoy, que la ac­ti­vi­dad me to­ma más ve­te­rano, en­fo­co es­ta ex­plo­ta­ción co­mo el ma­ne­jo de una or­ga­ni­za­ción que tie­ne que brin­dar ser­vi­cios múl­ti­ples. En el mis­mo sen­ti­do po­dría te­ner un ho­tel; la re­la­ción es la mis­ma. Aten­de­mos va­cas que nos pa­gan con le­che y con crías”, iro­ni­za.

Ol­me­do ar­gu­men­ta que, en ge­ne­ral, cuan­do se pien­sa en los tam­bos, so­lo se tie­ne en cuen­ta la ca­li­dad de le­che y en reali­dad la ecua­ción pa­sa por el bie­nes­tar de to­dos los ac­to­res de es­ta ca­de­na. Así es que la fir­ma in­cor­po­ró jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les pa­ra te­ner un buen diagnóstico de la pro­ble­má­ti­ca dia­ria y, en ba­se a sus pun­tos de vis­ta (más in­no­va­dor por cues­tio­nes ge­ne­ra­cio­na­les), con­si­de­rar qué co­sas hay que ajus­tar.

“A di­fe­ren­cia de la agri­cul­tu­ra, que tie­ne pa­que­tes tec­no­ló­gi­cos más sen­ci­llos y que por eso es tan efi­cien­te, la ga­na­de­ría es muy com­ple­ja y, más allá de las co­yun­tu­ras eco­nó­mi­cas, veo una gran evo­lu­ción. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de via­jar a otros paí­ses y pue­do ase­gu­rar que com­pa­ra­ti­va­men­te es­ta­mos a la al­tu­ra de los me­jo­res en cuan­to al ma­ne­jo y la pro­duc­ti­vi­dad”, sos­tie­ne Ol­me­do.

Ade­más, des­ta­ca que más allá de lo efi­cien­te y pro­li­jo que se pue­da ser el ma­ne­jo, el ne­go­cio del tam­bo pa­sa por un mo­men­to muy di­fí­cil. “Ve­ni­mos, ha­ce tres años, de una ecua­ción que era muy in­tere­san­te, pe­ro des­de en­ton­ces he­mos te­ni­do una va­ria­ción en el pro­duc­to de so­lo el 7% cuan­do la in­fla­ción anual es del 25% y, en los úl­ti­mos sie­te me­ses, con el au­men­to del ga­soil de 3,80 a 7 pe­sos y la suba de los gra­nos, ha­ce que ya sea una ac­ti­vi­dad sin már­ge­nes de ga­nan­cia”.

La Pol­vo­ri­lla tie­ne 1.200 hec­tá­reas, con­for­ma­das por lo­ma­das agrí­co­las y tam­bién sue­los con po­bre dre­na­je. De la su­per­fi­cie to­tal, 350 es­tán de­di­ca­das a las va­cas en or­de­ñe, otras 270 pa­ra la in­ver­na­da y va­cas de re­po­si­ción de ra­za Ho­lan­do Ar­gen­tino y unas 420 hec­tá­reas a la cría de vien­tres An­gus. Si bien en la re­gión llue­ven en pro­me­dio unos 900 mi­lí­me­tros anua­les, los 1.200 mi­lí­me­tros que ca­ye­ron en 2012 has­ta fe­bre­ro de es­te año ge­ne­ra­ron que el maíz pi­ca­do rin­die­ra unos 60.000 ki­los de ma­te­ria ver­de por hec­tá­rea, con­tra los 36.000 del 2011, con una pri­ma­ve­ra muy se­ca.

El es­que­ma fo­rra­je­ro sur­gió pa­ra un pro­yec­to que con­te­nía 500 va­cas en or­de­ñe de 20 li­tros de le­che de pro­me­dio, con una car­ga de 1,5 va­cas por hec­tá­rea. La im­plan­ta­ción de pas­tu­ras y el ma­ne­jo hi­cie­ron que en 12 años las mis­mas su­per­fi­cies es­tén con­te­nien­do una car­ga de 2,5 va­cas, y de los 10.000 li­tros dia­rios ini­cia­les al­can­za­ron ac­tual­men­te una pro­duc­ti­vi­dad cer­ca­na a los 20.000 li­tros dia­rios.

“To­da la ha­cien­da pas­to­rea pe­ro re­cién es­te año es­ta­mos en­sa­yan­do un con­fi­na­mien­to con un ro­deo de al­ta pro­duc­ción (Ver Recuadro). Lo im­por­tan­te res­pec­to a la ali­men­ta­ción es que el 55%-60% de lo que con­su­men los ani­ma­les lo pro­du­ci­mos no­so­tros. Así, cuan­do las re­la­cio­nes de pre­cios son bue­nas, po­de­mos es­pe­cu­lar con eso, pe­ro cuan­do las re­la­cio­nes son ma­las, co­mo las ac­tua­les, nos da la po­si­bi­li­dad de des­en­si­llar has­ta que acla­re”, re­su­me Ol­me­do.

La Pol­vo­ri­lla es un ejem­plo de integración y ma­ne­jo ajus­ta­do, as­pec­tos -es­tá cla­ro- cla­ves pa­ra cre­cer. t

Nuevito. Ol­me­do y el sis­te­ma de con­fi­na­mien­to pa­ra va­cas de al­ta pro­duc­ción.

Al­fal­fa. Pas­to­rea­da y por pas­to­rear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.