Cla­rín Ru­ral en Cha­co La otra ca­ra

En una zo­na de mon­te y hu­me­da­les, do­mi­na­da por una ga­na­de­ría de ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, la fa­mi­lia Bra­vo mues­tra un ca­mino dis­tin­to. Apo­ya­da en ideas sim­ples, ba­sa­das en el ma­ne­jo, pe­ro tam­bién en pas­tu­ras, gra­nos y ge­né­ti­ca, lo­gra ha­cer el ci­clo com­ple­to.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

En el di­fí­cil sud­es­te cha­que­ño, don­de los lí­mi­tes del Pa­ra­ná se des­di­bu­jan en­tre el mon­te y el ba­rro, la fa­mi­lia Bra­vo pi­sa fir­me ha­cien­do el ci­clo com­ple­to ga­na­de­ro, ex­por­tan­do car­ne de ca­li­dad con la Cuo­ta Hil­ton y pro­du­cien­do to­ros adap­ta­dos a la re­gión en su pro­pia ca­ba­ña Bra­ford. En am­bien­tes co­mo es­tos, la tec­no­lo­gía y el ma­ne­jo se vuel­ven más ne­ce­sa­rios que en nin­gún otro.

Faus­tino Bra­vo na­ció en Re­sis­ten­cia y a los tre­ce años, cuan­do ter­mi­nó la es­cue­la pri­ma­ria, se ins­ta­ló en el es­ta­ble­ci­mien­to Las Mer­ce­des, a vein­te ki­ló­me­tros de esa ciu­dad, pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar con su pa­dre, que ha­bía com­pra­do el cam­po en 1947 jun­to a su her­mano. En un prin­ci­pio eran 20.000 hec­tá­reas, pe­ro lue­go el área se fue di­vi­dien­do has­ta lle­gar, en 1992, a las ac­tua­les 4.070 hec­tá­reas.

“Siem­pre fue un cam­po ga­na­de­ro, de ba­ña­dos, pu­ra­men­te pas­to­ril. Los li­bros di­cen que aquí es­ta­ba la ba­se del río. Son to­dos al­bar­do­nes y cañadas con pas­tu­ras na­tu­ra­les de muy bue­na ca­li­dad”, ex­pli­ca el pro­duc­tor en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral. Lo acom­pa­ñan

Por la cre­ci­da del Pa­ra­ná, aho­ra tu­vie­ron que mo­ver gran par­te de la ha­cien­da

sus hi­jos (y so­cios) en la em­pre­sa, Lu­cas y Mau­ro Bra­vo. Al fon­do se ven que­bra­chos y al­ga­rro­bos sal­pi­ca­dos de al­tos pal­ma­res.

Ha­ce po­cos días, los Bra­vo fue­ron an­fi­trio­nes de una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na (IPC­VA), que mos­tró su plan­teo de pun­ta pa­ra la zo­na. Po­co des­pués, es­ta se­ma­na, la co­sa se com­pli­có: de­bie­ron mo­ver a gran par­te de su ha­cien­da ha­cia los lo­tes más al­tos del cam­po por­que el res­to -unas 1800 hec­tá­reas­que­dó ba­jo el agua.

La car­ga animal au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te, pe­ro esas son las re­glas del jue­go aquí. En una si­tua­ción nor­mal, la car­ga se­ría de 0,52 EV/hec­tá­rea. El ro­deo to­tal de la em­pre­sa es de 2.470 cabezas, que in­clu­yen 1.300 vien­tres. La mi­tad de la ha­cien­da es co­mer­cial -tie­ne el ob­je­ti­vo de pro­du­cir car­ne- y la otra mi­tad es de ca­ba­ña -bus­ca pro­du­cir re­pro­duc­to­res-.

Lu­cas Bra­vo, en­car­ga­do de pro­duc­ción de Las Mer­ce­des, ex­pli­ca que a pe­sar de con­tar con muy bue­nas pas­tu­ras na­tu­ra­les, ac­tual­men­te to­das las ca­te­go­rías jó­ve­nes son su­ple­men­ta­das. “La die­ta va­ría se­gún la ca­te­go­ría, pe­ro en ge­ne­ral la ba­se es si­lo de maíz y de sor­go, se­mi­lla de al­go­dón y nú­cleo pro­tei­co”, di­ce.

Las va­cas tam­bién re­ci­ben su­ple­men­ta­ción, pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do cor­po­ral, y los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta: en 2013, ayu­da­do por la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial de la to­ta­li­dad de las va­cas, el por­cen­ta­je de pre­ñez es del 89%.

La em­pre­sa con­su­me 5.500 ki­los de si­lo por día, más un 10% de nú­cleo pro­tei­co, en la ali­men­ta­ción de unas 700 cabezas de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías. Pa­ra con­tar con esa can­ti­dad de ali­men­to, es­te año hi­cie­ron 70 hec­tá­reas de sor­go y 15 hec­tá­reas de maíz. Ade­más, cuen­tan con 150 hec­tá­reas de pas­tu­ras me­ga­tér­mi­cas im­plan­ta­das, co­mo Gra­ma Rod­hes, Tan­za­nia y Mu­la­to II -usa­da pa­ra ha­cer ro­llos-.

El res­tan­te 80% del cam­po tie­ne pas­to na­tu­ral, pe­ro allí tam­bién pe­sa la cues­tión del ma­ne­jo. La lim­pie­za de re­bro­tes de los ár­bo­les en el mon­te es cla­ve pa­ra que las pas­tu­ras ex­pre­sen su po­ten­cial a la som­bra de los ár­bo­les gran­des y, así, el sis­te­ma sil­vo­pas­to­ril brin­de bue­nos fru­tos. Tam­bién el apo­tre­ra­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra el buen apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos; por eso Las Mer­ce­des es­tá di­vi­di­do en 56 po­tre­ros.

En ese con­tex­to, en­tre ár­bo­les, pas­tu­ras y su­ple­men­ta­ción, los ter­ne­ros del ro­deo co­mer­cial pa­san el pri­mer in­vierno en Las Mer­ce­des y lue­go se van a cam­pos al­qui­la­dos en Cha­ra­dai, en el cen­tro-sur de Cha­co (Ver In­fo­gra­fía), don­de son ter­mi­na­dos a pas­to.

“Cha­ra­dai es­tá en la na­cien­te de los ba­jos me­ri­dio­na­les y son cam­pos con muy bue­na re­cep­ti­vi­dad”, des­cri­be Os­val­do Bal­bue­na, téc­ni­co del INTA Co­lo­nia Benítez que co­la­bo­ra con la fa­mi­lia Bra­vo. Allí, con me­nos de tres años, se ter­mi­na a esos no­vi­llos con 500 ki­los, pa­ra ser ex­por­ta­dos a Eu­ro­pa den­tro de la cuo­ta Hil­ton.

La otra par­te del ro­deo, la que es­tá ins­crip­ta en los re­gis­tros de la ra­za Bra­ford, si­gue otro ca­mino. “La pro­duc­ción anual de ter­ne­ros ins­crip­tos en la ra­za es de unos 200, pe­ro al­gu­nos ma­chos se cas­tran de chi­cos a par­tir de una pri­me­ra se­lec­ción vi­sual. Unos 150 se de­jan en­te­ros pa­ra ver su desa­rro­llo y, de esos, al año se se­lec­cio­nan fi­nal­men­te unos 70”, di­ce Mau­ro Bra­vo, quien lle­va las rien­das de la ca­ba­ña.

Y co­men­ta una no­ve­dad de la em­pre­sa. Des­de el año pa­sa­do, los ani­ma­les que ha­bían si­do pre­se­lec­cio­na­dos pa­ra ser to­ros, pe­ro que fi­nal­men­te son des­car­ta­dos, no se cas­tran de gran­des, sino que ha­cen una re­cría en Cha­ra­dai y

lue­go vuel­ven a Las Mer­ce­des pa­ra ser ter­mi­na­dos a co­rral.

En esa eta­pa ganan 1,3 ki­los por día a ba­se de si­lo de maíz y de sor­go, se­mi­lla de al­go­dón y maíz que­bra­do. “Tie­nen que lle­gar has­ta los 400 ki­los y te­ner en­tre 18 y 20 me­ses pa­ra en­trar en la nue­va ca­te­go­ría ma­cho en­te­ro jo­ven (MEJ). Es una bue­na al­ter­na­ti­va, por­que cuan­do los cas­trá­ba­mos al año, los ani­ma­les ya es­ta­ban muy en­to­ri­za­dos y los fri­go­rí­fi­cos no los pa­ga­ban co­mo no­vi­llos”, ex­pli­ca Mau­ro.

Pa­ra agre­gar­le pro­duc­ti­vi­dad al cam­po, los Bra­vo tam­bién tie­nen 145 bú­fa­los en las zo­nas más ba­jas. To­do apun­ta a la bús­que­da de ma­yor efi­cien­cia. “El cos­to de la tie­rra ha subido mu­cho y sin du­da se va ha­cia una ma­yor in­ten­si­fi­ca­ción. Ha­brá que ir ma­si­va­men­te ha­cia pas­tu­ras cul­ti­va­das y re­ser­vas fo­rra­je­ras pa­ra po­der te­ner más ani­ma­les por uni­dad de su­per­fi­cie”, re­su­me Faus­tino.

Y Bal­bue­na agre­ga: “La gran ma­yo­ría de los pro­duc­to­res aun no lo es­tán ha­cien­do. La par­te más di­fí­cil pa­ra el cam­bio es la de pro­ce­sos, la tec­no­lo­gía blan­da, el ma­ne­jo de re­cur­sos. Des­pués, es­tá to­da la tec­no­lo­gía pa­ra la pro­duc­ción de ali­men­to y la ge­né­ti­ca”.

Es­tá di­cho. Pa­ra avan­zar en el mon­te hay que bus­car­le la vuel­ta, pe­ro que se pue­de, se pue­de.

Son­ri­sas. Faus­tino Bra­vo, en su cam­po de Co­lo­nia Ta­cua­rí. Por el des­bor­de del río, tu­vo que apre­tar la ha­cien­da en

me­nos es­pa­cio.

Ra­ción. Un gru­po de va­qui­llo­nas co­me en­tre los ár­bo­les y el pas­ti­zal, en el cam­po de la zo­na de Co­lo­nia Ta­cua­rí.

Con los pies en el ba­rro. Faus­tino Bra­vo (al fren­te) y sus hi­jos Lu­cas (izq.) y Mau­ro (der.), que par­ti­ci­pan del ge­ren­cia­mien­to, jun­to a un lo­te de ha­cien­da en uno de los co­rra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.