Pen­san­do ya en el maíz, los con­se­jos pa­ra en­fren­tar el gol­pe de ca­lor

Có­mo eva­luar los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos y de­fi­nir una co­rrec­ta fe­cha de siem­bra.

Clarin - Rural - - TAPA - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En los úl­ti­mos años, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en el maíz per­mi­tie­ron dar un im­por­tan­te sal­to en los ren­di­mien­tos y do­ta­ron al cul­ti­vo de ma­yor es­ta- bi­li­dad. Pe­ro aún hay co­sas pa­ra me­jo­rar.

Una de ellas es la que lle­van ade­lan­te Gus­ta­vo Mad­don­ni, investigador de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (Fau­ba), con co­le­gas de Es­pa­ña y Mé­xi­co, quie­nes vie­nen tra­ba­jan­do so­bre los da­ños del gol­pe de ca­lor en el ce­real, co­mo con­se­cuen­cia de los au­men­tos de las tem­pe­ra­tu­ras me­dias del pla­ne­ta.

“El es­trés tér­mi­co, que se de­fi­ne co­mo aquel au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra que pro­du­ce un da­ño, es en mu­chos ca­sos la cau­sa de las di­fe­ren­cias de rin­de que en­con­tra­mos en­tre años, o en­tre lo­tes, o en­tre zo­nas, aún te­nien­do una bue­na ofer­ta de agua”, ex­pli­có.

De acuer­do al mo­men­to del gol­pe de ca­lor, acla­ró que cuan­do se pro­du­ce en torno al pa­no­ja­mien­to (es de­cir, eta­pa de di­fe­ren­cia­ción de la flor mas­cu­li­na) oca­sio­na cier­ta es­te­ri­li­dad en la pa­no­ja por la fal­ta de gra­nos de po­len. En cam­bio, cuan­do se pro­du­ce en torno a la flo­ra­ción fe­me­ni­na, hay una re­duc­ción im­por­tan­te en el número de gra­nos, ya que las flo­res fe­cun­da­das abor­tan.

Más ade­lan­te en el ci­clo, en el lle­na­do de gra­nos, el gol­pe tér­mi­co afec­ta al pe­so fi­nal de los gra­nos y su com­po­si­ción.

“Una vez que en­ten­di­mos el com­por­ta­mien­to fren­te al es­trés tér­mi­co po­de­mos em­pe­zar a pen­sar en có­mo ma­ne­jar el cul­ti­vo. Y apa­re­cen dos al­ter­na­ti­vas: el es­ca­pe o la to­le­ran­cia”, ex­pli­có Mad­don­ni. Pa­ra lo­grar el es­ca­pe se­ña­ló que hay que co­no­cer cuál es la ven­ta­na de tiem­po con ma­yor pro­ba­bi­li­dad de que se pre­sen­ten al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Así, con el ma­ne­jo de la fe­cha de siem­bra, ba­ja la pro­ba­bi­li­dad de que el cul­ti­vo que­de ex­pues­to al gol­pe de ca­lor en la eta­pa crítica.

“Si no po­de­mos es­ca­par –ex­pli­có el investigador- hay que ele­gir ma­te­ria­les con me­jor com­por­ta­mien­to. Es­to abre un ca­mino muy in­tere­san­te en el me­jo­ra­mien­to del cul­ti­vo”, sos­tu­vo.

El cli­ma siem­pre fue la va­ria­ble in­cóg­ni­ta de ca­da cam­pa­ña. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, el cam­bio cli­má­ti­co acen­tuó es­ta in­de­fi­ni­ción. Y hay que ver có­mo ma­ne­jar esa va­ria­bi­li­dad. t

Es­trés tér­mi­co. De­fi­nir bien la fe­cha de siem­bra, cla­ve pa­ra ba­jar su im­pac­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.