El go­bierno no quie­re tri­go

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com hhuer­go@cla­rin.com

De­fi­ni­ti­va­men­te, el go­bierno no quie­re tri­go. El ul­ti­li­ne­ros, má­tum que lan­zó es­ta se­ma­na el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, ame­na­zan­do con apli­car la ley de abas­te­ci­mien­to, ten­drá sus con­se­cuen­cias en el cor­to y en el lar­go pla­zo.

En el cor­to pla­zo, es pro­ba­ble que los que to­da­vía guar­da­ban al­gún bol­són, aho­ra lo abran. El mie­do no es zon­zo. El mer­ca­do dio una in­di­ca­ción al res­pec­to, ya que el pre­cio ba­jó en unas ho­ras de 490 dó­la­res la to­ne­la­da, a 410. Apa­re­ció al­go de ofer­ta. Aho­ra, ya no cues­ta el do­ble que en Chica­go, sino ape­nas un 70% más.

Pe­ro es­to es un flu­jo. Con la nue­va bra­va­ta, se­rá muy di­fí­cil con­ven­cer a los pro­duc­to­res que es­ta­ban dis­pues­tos a re­mon­tar la cam­pa­ña. Ya te­nían du­das res­pec­to a la pro­me­sa de de­vo­lu­ción de las re­ten­cio­nes vía un fi­dei­co­mi­so. Aho­ra sa­ben que los que lo guar­da­ron (co­mo ha­ría cual­quie­ra que tie­ne al­go que es­ca­sea), co­rren el ries­go de ir pre­sos.

El aprie­te no sor­pren­de. El go­bierno K pien­sa que es buen ne­go­cio po­lí­ti­co pe­lear­se con el agro. ¿Qué hu­bie­ra he­cho un país nor­mal, fren­te a una cri­sis de abas­te­ci­mien­to de un pro­duc­to cla­ve co­mo el tri­go? Muy sen­ci­llo: fa­ci­li­tar la im­por­ta­ción. De Uru­guay, de Es­ta­dos Uni­dos, de Ca­na­dá, de Ucra­nia. Cos­ta­ría 350 dó­la­res por to­ne­la­da, pues­to en la Ar­gen­ti­na.

Con que al­guien trai­ga 30.000 to­ne­la­das, los pre­cios in­ter­nos ba­ja­rían a la pa­ri­dad de im­por­ta­ción. Los que guar­da­ban, sin­tie­ron que el go­bierno no iba a asu­mir el cos­to po­lí­ti­co de la im­por­ta­ción. Los pre­cios ace­le­ra­ron la tre­pa­da. Un gru­po mo­li­ne­ro, La­go­mar­sino, pi­dió per­mi­so pa­ra traer al­gu­na par­ti­da del ex­te­rior. Se lo prohi­bie­ron, en una cla­ra de­mos­tra­ción de que el go­bierno no es­tá dis­pues­to a asu­mir el cos­to po­lí­ti­co del dis­la­te.

Otro res­pin­go de los pre­cios. Aho­ra, sin vin­cu­lar una co­sa con la otra, la em­pre­sa ce­rró su mo­to­da­vía

La ame­na­za de la ley de abas­te­ci­mien­to ten­drá efec­tos en el cor­to y lar­go pla­zo

lino de Isi­dro Ca­sa­no­va, don­de pro­du­ce ha­ri­na pa­ra ex­por­ta­ción. Con es­tos pre­cios del tri­go en el mer­ca­do in­terno es im­po­si­ble com­pe­tir. Por no ha­cer lo que hay que ha­cer, su­fren los po­bres, que tie­nen que pa­gar 20 pe­sos el ki­lo de pan.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que to­dos, mo- en­ti­da­des del agro, aco­pios, co­rre­do­res y ex­por­ta­do­res, es­tán con­ven­ci­dos de que hay tri­go su­fi­cien­te co­mo pa­ra lle­gar a la pró­xi­ma co­se­cha, en no­viem­bre.

Pe­ro hay dos pro­ble­mas: fal­ta ca­li­dad, y los stocks es­tán en el sud­es­te, le­jos de los mo­li­nos. Al fi­nal del día, lo que man­da es la es­ca­sez, que no se re­suel­ve “ma­nu mi­li­ta­ri”, ni con al­qui­mia eso­té­ri­ca. La op­ción del in­ter­ven­cio­nis­mo ge­ne­ró la es­ca­sez.

Vol­ver al mer­ca­do es el pri­mer pa­so de una re­cu­pe­ra­ción de la siem­bra y su con­se­cuen­cia, el vo­lu­men co­se­cha­do. A los cha­ca­re­ros pam­pea­nos, el tri­go les due­le. Sa­ben que es fun­da­men­tal pa­ra la ro­ta­ción. Es­ta cam­pa­ña, con los nú­me­ros mu­cho más ajus­ta­dos, el tri­go/so­ja era una ex­ce­len­te op­ción.

La flo­ja per­for­man­ce de la ce­ba­da, el año pa­sa­do, for­ta­le­cía la pers­pec­ti­va de una bue­na siem­bra. La tec­no­lo­gía si­gue ofre­cien­do so­lu­cio­nes. La apa­ri­ción de ma­le­zas re­sis­ten­tes obli­ga a ro­tar cul­ti­vos y her­bi­ci­das, agre­gan­do ar­gu­men­tos a los ya co­no­ci­dos pa­ra los ce­rea­les de in­vierno, co­mo su ca­pa­ci­dad pa­ra ge­ne­rar co­ber­tu­ra y me­jo­rar la es­truc­tu­ra de los sue­los.

El tri­go es una so­lu­ción, pe­ro en la Ar­gen­ti­na K es un pro­ble­ma. En to­do el mun­do, se otor­gan a los agri­cul­to­res cré­di­tos pa­ra que siem­bren y pa­ra que lue­go re­ten­gan su co­se­cha, en­tre­gán­do­la se­gún el rit­mo de la de­man­da. Una for­ma de de­fen­der el pre­cio. Du­ran­te años, hu­bo enor­mes es­fuer­zos pa­ra cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra de al­ma­ce­na­je, con el mis­mo ob­je­ti­vo. Apa­re­ció el al­ma­ce­na­je en bol­sas, su­ma­men­te eco­nó­mi­co, una so­lu­ción que re­sol­vió una cri­sis inexo­ra­ble: el alu­vión de gra­nos de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Sin em­bar­go, aho­ra al­ma­ce­nar es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.