Más al­ter­na­ti­vas pa­ra que la cría me­jo­re su efi­cien­cia

El des­te­te precoz, la su­ple­men­ta­ción y el cui­da­do del es­ta­do cor­po­ral del ro­deo, cla­ves pa­ra cre­cer.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Con­se­jos pa­ra el ser­vi­cio, los des­te­tes y la ali­men­ta­ción.

“Uno de los ob­je­ti­vos que de­be plan­tear­se el pro­duc­tor de­di­ca­do a la ga­na­de­ría de cría es ob­te­ner un ter­ne­ro por va­ca por año”. La fra­se sue­na am­bi­cio­sa, pe­ro es una reali­dad al­can­za­ble si se ha­cen las co­sas bien, se­gún la vi­sión del ve­te­ri­na­rio Ro­dol­fo Sta­ring­her, del INTA Co­lo­nia Benítez. Y ha­cer las co­sas bien sig­ni­fi­ca usar las he­rra­mien­tas y las téc­ni­cas de ma­ne­jo con pro­ba­dos re­sul­ta­dos en ca­da re­gión.

En el Cha­co, por ejem­plo, un am­bien­te di­fí­cil en el que los por­cen­ta­jes de des­te­te pro­me­dio ape­nas su­pe­ran el 50%, co­mo en otras re­gio­nes, se pue­den ob­te­ner me­jo­ras sus­tan­cio­sas con ajus­tes bá­si­cos. Uno de ellos es la apli­ca­ción del des­te­te precoz en al­gu­nos ca­sos. “Es una he­rra­mien­ta in­cor­po­ra­da por mu­chos pro­duc­to­res pa­ra me­jo­rar los ín­di­ces de pre­ñez, so­bre to­do en va­cas de pri­me­ra pa­ri­ción”, di­jo Sta­ring­her ha­ce po­cos días en una jor­na­da or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na (Ipc­va) en la es­tan­cia Las Mer­ce­des, cer­ca de Re­sis­ten­cia.

Lue­go, agre­gó que la su­ple­men­ta­ción de las ter­ne­ras des­te­ta­das es fun­da­men­tal pa­ra cum­plir con los re­que­ri­mien­tos pro­tei­cos y que los fu­tu­ros vien­tres ten­gan un co­rrec­to desa­rro­llo.

Los con­se­jos del es­pe­cia­lis­ta no se res­trin­gen al NEA, sino que pue­den ser apli­ca­dos a otras zo­nas pro­duc­ti­vas. “La ob­ser­va­ción del es­ta­do cor­po­ral de las va­cas du­ran­te la pre­ñez y al mo­men­to del en­to­re tam­bién pue­de con­tri­la buir a me­jo­rar los ín­di­ces a par­tir de una ca­te­go­ri­za­ción más pre­ci­sa del ro­deo”, di­jo. Al mo­men­to del en­to­re, ex­pli­có, la con­di­ción cor­po­ral de las va­cas de­be ser 5, en una es­ca­la de 1 (ema­cia­da) a 9 (obe­sa).

En es­te ítem tam­bién, la su­ple­men­ta­ción pue­de ser la he­rra­mien­ta sal­va­do­ra; por eso, va­le la pe­na re­pa­sar lo que di­jo el ex­per­to en fo­rra­jes Pa­blo Cat­ta­ni du­ran­te la mis­ma jor­na­da. “Lo im­por­tan­te es co­no­cer de an­te­mano el des­tino fi­nal del cul­ti­vo sem­bra­do, ya que de acuer­do a eso se ma­ne­ja­rá la fer­ti­li­za­ción, la den­si­dad de siem­bra y otros fac­to­res que lue­go de­ter­mi­na­rán la digestibilidad del ali­men­to”, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta, que pu­so el én­fa­sis en el sor­go. Se­gún ex­pli­có, es fle­xi­ble y pue­de ser adap­ta­do a di­fe­ren­tes pro­pó­si­tos se­gún los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les del ro­deo.

“La ener­gía es­tá en los gra­nos, pro­teí­na en las ho­jas y la fi­bra en el ta­llo”, ilus­tró. Si un pro­duc­tor qui­sie­ra ob­te­ner un ali­men­to de al­ta digestibilidad, si­guien­do la re­ce­ta de Cat­ta­ni, de­be­ría cor­tar el cul­ti­vo an­tes de la flo­ra­ción. Por eso es ne­ce­sa­ria una bue­na pla­ni­fi­ca­ción. “Pa­ra un si­la­je, lo me­jor es el sor­go do­ble pro­pó­si­to. El si­lo tie­ne que te­ner un 35% de ma­te­ria se­ca o más”, de­ta­lló, y agre­gó que si el ali­men­to es de ca­li­dad, no ha­ce fal­ta tan­to vo­lu­men. “El nu­trien­te es más im­por­tan­te que el vo­lu­men”, gra­fi­có.

He­rra­mien­tas sim­ples co­mo las que brin­da­ron Sta­ring­her y Cat­ta­ni son las que ne­ce­si­ta la ac­ti­vi­dad en el com­ple­jo es­ce­na­rio actual. Eso es lo que dio a en­ten­der, a su turno, Mar­tín Spa­da, con­se­je­ro del Ipc­va, quien dio da­tos que sir­ven pa­ra ver dón­de es­tá pa­ra­da la ga­na­de­ría ar­gen­ti­na.

“El stock se vie­ne re­cu­pe­ran­do y hoy es de 51,4 mi­llo­nes de cabezas. Lo que es preo­cu­pan­te es el pe­so pro­me­dio de la res, que aho­ra es de 222 ki­los. Los car­ni­ce­ros de­man­dan me­dias re­ses más li­via­nas por­que el pre­cio subió y el con­su­mo ba­jó. Hoy es­tá en 60 ki­los por per­so­na por año”, afir­mó Spa­da.

Es­tá cla­ro: qui­zás la de­man­da no pue­da ma­ne­jar­se, pe­ro en lo pro­duc­ti­vo siem­pre hay co­sas muy úti­les pa­ra ajus­tar.

Co­me­de­ro. Un lo­te de ter­ne­ros des­te­ta­dos co­me si­lo de sor­go en Cha­co, cer­ca de Re­sis­ten­cia. El ex­per­to Pa­blo Cat­ta­ni di­jo allí que hay que sa­ber cuál se­rá el des­tino del si­lo an­tes de sem­brar el cul­ti­vo pa­ra acer­tar en la digestibilidad y la can­ti­dad de ener­gía, pro­teí­na o fi­bra que ca­da ca­te­go­ría de ani­ma­les ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.