El re­la­to de la co­se­cha ré­cord

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El re­la­to K es­cri­bió es­ta se­ma­na un ca­pí­tu­lo ma­ra­vi­llo­so: le hi­cie­ron de­cir a la pre­si­den­ta que es­ta­mos fren­te a una co­se­cha ré­cord, de 105 mi­llo­nes de to­ne­la­das. Muy oron­da, CFK lo re­pi­tió al ai­re, que co­mo se sa­be, aguan­ta cual­quier co­sa.

Pa­ra jus­ti­fi­car el cuen­to, le di­je­ron que la co­se­cha de maíz al­can­zó a ¡32 mi­llo­nes de to­ne­la­das! Has­ta el mes pa­sa­do, el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra ha­bla­ba de 24 mi­llo­nes, coin­ci­dien­do con las bol­sas de ce­rea­les, los ana­lis­tas pri­va­dos y el mis­mí­si­mo De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de los Es­ta­dos Uni­dos (USDA). Su­man­do es­tas 6 mi­llo­nes vir­tua­les se su­pe­raría por 1,5 mi­llo­nes el ré­cord an­te­rior.

Es una pe­na, por­que po­dría ha­ber si­do po­si­ble. El cam­po es­tá pre­pa­ra­do pa­ra mu­cho más. Si se hu­bie­ra con­ser­va­do el rit­mo de cre­ci­mien­to des­de 1997 al 2002 (de 45 a 73 mi­llo­nes de to­ne­la­das, un 70% en 5 años) sin du­da ya es­ta­ría­mos no en 105 sino en 120 mi­llo­nes de to­ne­la­das. To­dos en el cam­po sa­ben que es­to es ab­so­lu­ta­men­te po­si­ble.

La dé­ca­da ga­na­da sig­ni­fi­có la pér­di­da de 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das adi­cio­na­les, que sig­ni­fi­ca­rían unos 5.000 mi­llo­nes de dó­la­res ex­tra. Es­te es el lu­cro ce­san­te del ex­pe­ri­men­to K, que con­sis­tió en cap­tu­rar la ren­ta agro­pe­cua­ria has­ta ago­tar la ener­gía del sec­tor. Bas­ta ver lo que pa­sa en la ex­po­si­ción Ru­ral, que abrió sus puer­tas es­ta se­ma­na.

Pe­ro el dis­la­te es mu­cho más pro­fun­do. Ima­gi­ne­mos por un ins­tan­te que hu­bié­ra­mos se­gui­do cre­cien­do a buen rit­mo. Es­ta­ría­mos asis­tien­do a un co­lap­so fe­no­me­nal en to­da la in­fra­es­truc­tu­ra y la lo­gís­ti­ca, in­clu­yen­do en es­ta tan­to el “hard­wa­re” (ru­tas, fe­rro­ca­rri­les, puer­tos, dra­ga­dos) co­mo en el “soft­wa­re” (lo ins­ti­tu­cio­nal y ad­mi­nis­tra­ti­vo vin­cu­la­do con el flu­jo de la mer­ca­de­ría). Vea­mos.

Las ru­tas no dan más. To­do lo que se hi­zo fue ter­mi­nar con la au­to­pis­ta Ro­sa­rio-Cór­do­ba, lo que no es un he­cho me­nor. Pe­ro ab­so­lu­ta­men­te in­su­fi­cien­te.

Si se se­guía el rit­mo que hu­bo de 1997 a 2002, aho­ra ha­bría 120 mi­llo­nes de Tns

El res­to de las ru­tas es­tán co­lap­sa­das, sin man­te­ni­mien­to, con una fre­cuen­cia iné­di­ta de ac­ci­den­tes te­rri­bles. Fal­tan los ac­ce­sos a los puer­tos.

El fe­rro­ca­rril Bel­grano Car­gas, cru­cial pa­ra el trans­por­te de lar­ga dis­tan­cia des­de el NEA y NOA, si­gue sin cum­plir un mí­ni­mo pa­pel. Do­mi­na el trans­por­te en ca­mión, so­bre ru­tas ob­so­le­tas y sa­tu­ra­das, con cos­tos de com­bus­ti­ble -con su co­rre­la­to en las ta­ri­fas- que de­jan fue­ra de com­pe­ten­cia a la pro­duc­ción le­ja­na a los puer­tos.

En lo ins­ti­tu­cio­nal, se ha vuel­to a “en­su­ciar” to­do el fun­cio­na­mien­to. Las ma­fias, am­pa­ra­das en mu­chos ca­sos en el po­der po­lí­ti­co, ha­cen lo que quie­ren. Des­de prin­ci­pios de ju­lio, pi­que­tes su­ma­men­te agre­si­vos de trans­por­tis­tas nu­clea­dos en una en­ti­dad que ma­ne­jan pun­te­ros K, han si­tia­do a la ciu­dad de Ne­co­chea, im­pi­dien­do el flu­jo de com­bus­ti­ble pe­ro tam­bién el mo­vi­mien­to de las co­se­chas y el ga­na­do.

El tri­go que los ex­por­ta­do­res iban a re­des­pa­char des­de los si­los por­tua­rios a los mo­li­nos, pa­ra aten­der la cri­sis de abas­te­ci­mien­to de ha­ri­na, no pue­de sa­lir de los ele­va­do­res. Pro­duc­to­res que in­ten­ta­ron bus­car fer­ti­li­zan­te pa­ra po­der sem­brar tri­go, fue­ron ame­na­za­dos de muer­te y gol­pea­dos, ma­nos “anó­ni­mas” ta­jea­ron sus si­los bol­sa. Ra­di­ca­ron las de­nun­cias per­ti­nen­tes, pe­ro la sen­sa­ción de im­pu­ni­dad im­preg­na el ai­re del sud­es­te. Allí es voz po­pu­li que los de­lin­cuen­tes se am­pa­ran en al­go más que bue­nos con­tac­tos con el po­der.

La re­cons­truc­ción, en­ton­ces, no pa­sa so­la­men­te por ter­mi­nar con la exac­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción, abrir las ex­por­ta­cio­nes, vol­ver a im­pul­sar los bio­com­bus­ti­bles. Pa­sa tam­bién por ga­ran­ti­zar el li­bre jue­go de los con­tra­tos en­tre to­dos los ac­to­res del ne­go­cio, tran­que­ras aden­tro y tran­que­ras afue­ra.

Y pa­sa tam­bién por­que el Es­ta­do no so­lo jue­gue un pa­pel cru­cial co­mo fa­ci­li­ta­dor de es­tos con­tra­tos, co­mo ac­ti­va­dor de los agro­ne­go­cios, sino que cum­pla el rol de ar­bi­trar en los con­flic­tos ga­ran­ti­zan­do justicia y equi­dad. No es lo que hay. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.