Ma­le­zas: más du­ras que la reali­dad

En EE.UU. ya ha­blan de “su­per­ma­le­zas” in­con­tro­la­bles, di­jo un ex­per­to de ese país. Qué pa­sa aquí.

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA Y MANEJO AGRÍCOLAS - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

La pro­ble­má­ti­ca de las ma­le­zas re­sis­ten­tes es uno de los gran­des te­mas de la agri­cul­tu­ra actual. Por eso, téc­ni­cos y pro­duc­to­res es­tán en la bús­que­da de las me­jo­res es­tra­te­gias de ma­ne­jo pa­ra ha­cer fren­te a es­te pro­ble­ma glo­bal y cre­cien­te.

Pa­ra te­ner una di­men­sión de la mag­ni­tud a la que pue­de lle­gar es­te pro­ble­ma en Ar­gen­ti­na, Mi­chael Owen, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Io­wa (EE.UU.) apor­tó su co­no­ci­mien­to en una jor­na­da so­bre ma­le­zas re­sis­ten­tes or­ga­ni­za­da por Syn­gen­ta en Bue­nos Ai­res.

En ese país los ca­sos de re­sis­ten­cia son gra­ves. Owen ci­tó el ca­so de un cam­po de al­go­dón en el que el pro­duc­tor, de­bi­do a los pro­ble­mas de con­trol, es­tá in­vir­tien­do ca­si 400 dó­la­res por hec­tá­rea pa­ra co­se­char ma­nual­men­te to­das las plan­tas de Ama­rant­hus pal­mie­ri (yu­yo co­lo­ra­do) re­sis­ten­tes. Es­ta es­pe­cie, muy agre­si­va, ya es­tá en Ar­gen­ti­na, y re­cien­te­men­te se de­cla­ró su re­sis­ten­cia a los in­hi­bi­do­res de ALS a par­tir de mues­tras to­ma­das en el sur de Cór­do­ba.

Owen co­men­tó que aun se des­co­no­ce feha­cien­te­men­te la for­ma en que es­ta es­pe­cie se di­se­mi­nó por las dis­tin­tas áreas agrí­co­las nor­te­ame­ri­ca­nas, y tam­po­co su­po ex­pli­car có­mo lle­gó a Ar­gen­ti­na, aun­que afir­mó que en su país pro­vie­ne de una zo­na ári­da y de ahí su ni­vel de rus­ti­ci­dad. Co­men­tó ade­más que los pro­ble­mas de re­sis­ten­cia es­tán ins­ta­lan­do la idea en­tre los “far­mers” de que exis­ten “su­per­ma­le­zas” in­con­tro­la­bles. Sin em­bar­go, Owen des­es­ti­mó eso de plano y ex­pli­có que to­do es con­se­cuen­cia de la se­lec­ción que el pro­duc­tor ha­ce a cam­po con sus prác­ti­cas de ma­ne­jo.

Por su par­te aler­tó que den­tro del gé­ne­ro Ama­rant­hus, sus di­fe­ren­tes es­pe­cies pue­den hi­bri­dar, con lo cual las re­sis­ten­cias a dis­tin­tos me­ca­nis­mos de ac­ción pue­den cru­zar­se y que, así, es­pe­cies que no las tie­nen, las ad­quie­ran.

Por otra par­te, el es­pe­cia­lis­ta nor­te­ame­ri­cano pon­de­ró el ma­ne­jo más sus­ten­ta­ble que ha­ce el pro­duc­tor ar­gen­tino, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en EE.UU. con el mo­no­cul­ti­vo de maíz.

Sin em­bar­go, no to­do es color de ro­sas por es­tas la­ti­tu­des ya que cre­cen los re­por­tes por el con­trol de ma­le­zas du­ras.

Un dato in­tere­san­te en el de­ba­te, res­pec­to a los mo­dos de ac­ción, lo apor­tó Ian Ze­la­ya, lí­der de pro­duc­to de la com­pa­ñía an­fi­trio­na pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca, quien sos­tu­vo que hay prin­ci­pios ac­ti­vos de her­bi­ci­das que pier­den to­tal­men­te su efi­ca­cia de con­trol en cin­co años.

Juan Car­los Pa­pa, es­pe­cia­lis­ta en ma­le­zas de INTA Oli­ve­ros, sos­tu­vo que las ma­le­zas de di­fí­cil con­trol sur­gie­ron por el sis­te­ma de pro­duc­ción cor­to­pla­cis­ta ar­gen­tino y que las ma­le­zas ac­tua­les “son es­pe­cies de bar­be­cho, adap­ta­das al no la­bo­reo, por lo cual es ne­ce­sa­rio con­tro­lar­las du­ran­te ese pe­río­do y evi­tar que su ci­clo se ex­tien­da más allá de la es­ta­ción del cul­ti­vo”.

Así, se re­fi­rió a al­gu­nas prác­ti­cas pa­ra ma­ne­jar ma­le­zas du­ras y re­sis­ten­tes. En­tre las pri­me­ras des­ta­có la im­por­tan­cia del mo­ni­to­reo an­tes de la apli­ca­ción de los her­bi­ci­das, y des­pués tam­bién, pa­ra co­no­cer así la efi­ca­cia del tra­ta­mien­to. Pa­pa des­ta­có tam­bién la im­por­tan­cia de co­no­cer la opor­tu­ni­dad pa­ra el con­trol quí­mi­co y acla­ró que du­ran­te los pri­me­ros es­ta­díos de cre­ci­mien­to la ma­le­za es más dé­bil que cuan­do el tra­ta­mien­to se ha­ce con la plan­ta más desa­rro­lla­da. Por su­pues­to, acon­se­jó la ro­ta­ción quí­mi­ca de di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción y com­ple­men­tar­los, en los ca­sos en que fue­ra ne­ce­sa­rio, con tra­ta­mien­tos ma­nual-me­cá­ni­cos.

Es cier­to que es­tán las ma­le­zas pro­ble­ma en mu­chos lo­tes, pe­ro tam­bién es cier­to que se dis­po­ne de las he­rra­mien­tas pa­ra com­ba­tir­las efi­cien­te­men­te. So­lo hay que apli­car­las. t

Yu­yo co­lo­ra­do. En un maíz ar­gen­tino.

Owen. Es­pe­cia­lis­ta de Io­wa (EE.UU.)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.