Una pe­sa­da car­ga tri­bu­ta­ria

El au­tor de es­te ar­tícu­lo di­ce que el es­que­ma tri­bu­ta­rio actual es dis­tor­si­vo, in­jus­to y po­co equi­ta­ti­vo pa­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio. Ade­más, ad­vier­te que el mar­co im­po­si­ti­vo, con las re­ten­cio­nes y el im­pues­to a las ga­nan­cias que no se ajus­ta por in­fla­ció

Clarin - Rural - - TECNOLOGÍA Y MANEJO AGRÍCOLAS - San­tia­go Saenz Va­lien­te CON­TA­DOR PU­BLI­CO Y SO­CIO DE SAENZ VA­LIEN­TE Y ASOC.

Ha­ce unos días par­ti­ci­pe, in­vi­ta­do por el dipu­tado Lu­cio Az­pia­zu, de un pa­nel que ana­li­zó, en una co­mi­sión de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, la car­ga tri­bu­ta­ria que so­por­ta el sec­tor agro­pe­cua­rio, jun­to a Juan Pedro Mer­bil­haa y Ri­car­do Ne­gri (h).

En es­te con­tex­to, la de­cla­ra­ción que ex­pre­só Mer­bil­haa sin du­da preo­cu­pa. “Nun­ca vi, co­mo en los úl­ti­mos años, una can­ti­dad si­mi­lar de pro­duc­ción de le­yes e im­pues­tos in­cons­ti­tu­cio­na­les co­mo es­ta­mos vien­do aho­ra”, ase­gu­ró.

Por mi par­te, esen­cial­men­te, re­la­te los prin­ci­pa­les im­pues­tos que es­tán afec­tan­do fuer­te­men­te la ren­ta­bi­li­dad de los pro­duc­to­res, y ali­men­tan la re­cau­da­ción en to­dos los ni­ve­les de go­bierno (na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal). An­te la ne­ce­si­dad ur­gen­te de rea­li­zar cam­bios a la es­truc­tu­ra tri­bu­ta­ria actual, con­si­de­ro a las crí­ti­cas rea­li­za­das co­mo cons­truc­ti­vas.

Los de­re­chos de ex­por­ta­ción de­ben ser men­cio­na­dos siem­pre co­mo lo que ver­da­de­ra­men­te son: “im­pues­tos a la ex­por­ta­ción”, con se­rios per­jui­cios al no contemplar cos­to al­guno del pro­duc­tor. El im­pues­to a las ga­nan­cias es­tá dis­tor­sio­na­do. La sus­pen­sión del ajus­te por in­fla­ción es el prin­ci­pal mo­ti­vo, ya que exi­ge el pa­go so­bre una ren­ta inexis­ten­te.

El IVA es un im­pues­to que de­be­ría ser neu­tro so­bre los agen­tes eco­nó­mi­cos, pe­ro sus con­se­cuen­cias son ne­fas­tas. En pri­mer lu­gar por­que la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, an­te la ta­sa re­du­ci­da (10,5%), ge­ne­ra sal­dos a fa­vor del con­tri­bu­yen­te que so­lo pue­den uti­li­zar­se con­tra el pro­pio im­pues­to.

El se­gun­do pro­ble­ma es­tá en el Re­gis­tro Fis­cal de Ope­ra­do­res de Gra­nos. Es obli­ga­to­rio y de ca­rác­ter san­cio­na­to­rio, pe­ro las re­ten­cio­nes a cuen­ta pro­du­cen sal­dos fa­vo­ra­bles por pa­gos in­di­rec­tos que su­pe­ran la obli­ga­ción fis­cal. El atra­so actual en la de­vo­lu­ción del fis­co, ade­más, qui­ta el ca­pi­tal de tra­ba­jo al pro­duc­tor.

Tam­bién ge­ne­ra mu­cha preo­cu­pa­ción el im­pues­to a los bie­nes per­so­na­les. El fis­co, en ba­se a in­ter­pre­ta­cio­nes pro­pias, gra­va la tie­rra ru­ral que la ley de­cla­ra ex­pre­sa­men­te exen­ta. Su ta­sa máxima del 1,25% y su fal­ta de pro­gre­si­vi­dad ab­so­lu­ta ge­ne­ra fuer­tes dis­tor­sio­nes.

La car­ga del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio, en­ci­ma, es­tá po­ten­cia­da por el cuestionado im­pues­to mul­ti­pro­pie­ta­rio. Y el im­pues­to so­bre los in­gre­sos bru­tos arre­me­te con­tra las ven­tas de ha­cien­da y ce­rea­les, cu­ya dis­tor­sión y acu­mu­la­ción es ca­da vez ma­yor aten­to el in­cre­men­to de las alí­cuo­tas.

En­tre los prin­ci­pios afec­ta­dos por el es­que­ma actual es­tá la ca­pa­ci­dad de con­tri­buir, que de­be­ría ser la esen­cia pa­ra di­se­ñar im­pues­tos. La ren­ta gra­va­da de­be ser real y exis­tir dis­po­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra.

El prin­ci­pio de equi­dad sur­ge de la cons­ti­tu­ción na­cio­nal y se quie­bra en va­rias oca­sio­nes. Sus­pen­sión del ajus­te por in­fla­ción, vi­gen­cia del Re­gis­tro Fis­cal de Ope­ra­do­res de Gra­nos, son so­lo al­gu­nos ejem­plos.

La fal­ta de pro­gre­si­vi­dad en el im­pues­to a las ga­nan­cias tor­na inequi­ta­ti­vo es­te tri­bu­to, pues la ta­bla de de­ter­mi­na­ción del im­pues­to pa­ra las per­so­nas fí­si­cas, se man­tie­ne con los mis­mos va­lo­res ha­ce más de 12 años. La con­fis­ca­to­rie­dad glo­bal es ma­ni­fies­ta afec­tan­do el de­re­cho de pro­pie­dad.

En­tre las pro­pues­tas de cam­bio pa­ra co­men­zar a re­ver­tir la si­tua­ción es­tán: re­du­cir sen­si­ble­men­te los por­cen­tua­les de los im­pues­tos a la ex­por­ta­ción. Dis­po­ner la ac­tua­li­za­ción au­to­má­ti­ca de mí­ni­mos, to­pes y ta­bla de de­ter­mi­na­ción del im­pues­to a las ga­nan­cias. Re­em­pla­zar el im­pues­to so­bre los bie­nes per­so­na­les, y re­du­cir su alí­cuo­ta. Per­mi­tir el pa­go a cuen­ta to­tal del im­pues­to al che­que. Ha­bi­li­tar el uso de los de­no­mi­na­dos sal­dos de li­bre dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra com­pen­sar cual­quier im­pues­to del con­tri­bu­yen­te, in­clu­si­ve los apor­tes pa­tro­na­les.

Con es­tos cam­bios pro­pues­tos po­dre­mos en­ton­ces con­se­guir un me­jor cli­ma de ne­go­cios, lo­grar un desa­rro­llo eco­nó­mi­co po­ten­cia­do y equi­li­brar tam­bién los in­gre­sos fis­ca­les to­ta­les. t

Ha­cien­do cuen­tas. Los im­pues­tos se van su­man­do sin te­ner en cuen­ta la ca­pa­ci­dad real con­tri­bu­ti­va. Hay pro­pues­tas pa­ra un re­di­se­ño in­te­gral del sis­te­ma im­po­si­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.