Un ba­lan­ce más sus­ten­ta­ble

El au­tor de es­te ar­tícu­lo ad­vier­te que el re­fu­gio de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na en la so­ja, por las res­tric­cio­nes co­mer­cia­les y los lí­mi­tes a las ex­por­ta­cio­nes, im­pac­ta en la fer­ti­li­dad de los sue­los y ero­sio­na un re­cur­so es­tra­té­gi­co pa­ra el desa­rro­llo del

Clarin - Rural - - LOS DESAFÍOS DE LA AGRICULTURA - Ale­jan­dro Blac­ker PRE­SI­DEN­TE DE AACREA

En la úl­ti­ma Asam­blea Anual del Mo­vi­mien­to CREA fui de­sig­na­do pre­si­den­te por dos años y creo que va­le la pe­na con­tar qué que­re­mos ha­cer en es­ta ins­ti­tu­ción tan im­por­tan­te. Ha­cia aden­tro, nues­tra gestión se sus­ten­ta­rá en dos prin­ci­pios esen­cia­les: el tra­ba­jo en equi­po y la bús­que­da per­ma­nen­te de con­sen­sos, pa­ra dar res­pues­ta a las de­man­das de los gru­pos CREA.

Hoy el mo­vi­mien­to cuen­ta con 216 gru­pos CREA, más de 1.900 miem­bros y 360 ase­so­res. Abar­ca to­das las ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias, des­de las ex­ten­si­vas has­ta las más in­ten­si­vas. Es­tá vin­cu­la­do con más de 15.000 per­so­nas en for­ma di­rec­ta.

Co­mo red tie­ne la po­ten­cia­li­dad de se­guir evo­lu­cio­nan­do. Por ejem­plo, des­de el in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias, esen­cia del Mo­vi­mien­to CREA, pa­ra ge­ne­rar in­for­ma­ción con­fia­ble que sea so­por­te pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. O es­ti­mu­lan­do la adop­ción de tec­no­lo­gías y el cui­da­do de los re­cur­sos na­tu­ra­les.

Los pro­duc­to­res CREA so­mos cons­cien­tes de que el desafío de pro­du­cir que lle­va­mos a ca­bo en ca­da cul­ti­vo y en ca­da ro­deo de­be ser va­li­da­do en los ám­bi­tos so­cial, am­bien­tal y eco­nó­mi­co. Son tres ejes que ne­ce­sa­ria­men­te tie­nen es­tar ali­nea­dos trac­cio­nan­do nues­tras ac­cio­nes y de­ci­sio­nes de to­dos los días.

Se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria es un con­cep­to que ca­la hon­do en­tre quie­nes nos de­di­ca­mos a la pro­duc­ción de ali­men­tos. El mun­do es­tá atra­ve­san­do una eta­pa his­tó­ri­ca de desa­rro­llo, en la cual las de­man­das de ce­rea­les, olea­gi­no­sas y pro­teí­nas ani­ma­les son ca­da día más vi­go­ro­sas.

En es­te con­tex­to, nues­tro país es­tá en con­di­cio­nes de con­ti­nuar au­men­tan­do las pro­duc­cio­nes, acom­pa­ñan­do esa de­man­da. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, so­mos cons­cien­tes de que te­ne­mos que pro­du­cir ca­da vez más en for­ma res­pon­sa­ble, au­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la y ga­na­de­ra.

La agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble ba­sa­da en las bue­nas prác­ti­cas, con el ob­je­ti­vo de po­der con­ti­nuar pro­du­cien­do ca­da vez más y me­jor sin com­pro­me­ter a las ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, es uno de los pun­tos que CREA no ce­sa de mo­ni­to­rear. Los sue­los bien ro­ta­dos, con ade­cua­da co­ber­tu­ra ve­ge­tal y man­te- nien­do las pro­pie­da­des fí­si­cas y quí­mi­cas, son pi­la­res que sos­tie­nen nues­tra agri­cul­tu­ra.

Des­de CREA es­ta­mos vien­do con preo­cu­pa­ción có­mo, en los úl­ti­mos años, la dis­mi­nu­ción del área de gra­mí­neas, ta­les co­mo tri­go y maíz, en pro­por­ción con la de so­ja, es­tá gol­pean­do el co­ra­zón del cre­ci­mien­to y la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tra agri­cul­tu­ra. No po­de­mos com­pa­rar los por­cen­ta­jes de cul­ti­vos de la Ar­gen­ti­na con los de EE.UU. o Bra­sil en for­ma li­neal, ya que en nues­tro país la exis­ten­que cia del do­ble cul­ti­vo tri­go-so­ja y con­di­cio­nes edá­fi­cas y cli­má­ti­cas di­fe­ren­cia­les de­ter­mi­nan que las re­la­cio­nes en­tre los tres paí­ses no sean es­tric­ta­men­te co­te­ja­bles. Pe­ro ca­be con­sig­nar que la re­la­ción so­ja/maíz en EE.UU. es 0,87, en Bra­sil 1,75 y aquí 5,52.

El im­pul­so de nues­tra agri­cul­tu­ra cuen­ta con el fir­me sus­ten­to de la fer­ti­li­dad de los sue­los, que pue­de ser con­ser­va­da con ade­cua­das prác­ti­cas agrí­co­las. Una de ellas es la ro­ta­ción de cul­ti­vos. Hoy ve­mos con preo­cu­pa­ción có­mo, de­bi­do a las ri­gi­de­ces en el co­mer­cio y a los lí­mi­tes a la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos co­mo el tri­go y el maíz, los pro­duc­to­res se han vis­to cer­ca­dos al mo­men­to de dia­gra­mar sus pla­nes de siem­bra. No ha­cen lo que desean, sino lo que las cir­cuns­tan­cias les per­mi­ten.

Las con­se­cuen­cias de es­ta con­duc­ta nos ha­cen re­fle­xio­nar so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad glo­bal de nues­tra agri­cul­tu­ra.

Con la res­pon­sa­bi­li­dad que nos com­pe­te co­mo ge­ne­ra­ción que hoy tie­ne la ca­pa­ci­dad de to­mar de­ci­sio­nes a ni­vel de po­tre­ro y de es­tra­te­gias glo­ba­les, con­si­de­ra­mos que es el mo­men­to de con­cre­tar ac­cio­nes que per­mi­tan vol­ver a en­con­trar el ba­lan­ce en­tre cul­ti­vos que he­mos te­ni­do has­ta ha­ce po­cos años. t

El maíz, cla­ve. Blac­ker di­ce que los pro­duc­to­res se ven “cer­ca­dos” al mo­men­to de dia­gra­mar sus pla­nes de siem­bra, pe­ro que es cen­tral au­men­tar las hec­tá­reas con es­te cul­ti­vo, que per­dió mu­cho te­rreno fren­te a la so­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.