Alberto He­guy ex­pli­ca la ge­né­ti­ca del po­lo lo­cal

Alberto He­guy, un mi­to del po­lo, de­ta­lla por qué los ca­ba­llos ar­gen­ti­nos son los más bus­ca­dos.

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

El mítico po­lis­ta ana­li­za el boom del ca­ba­llo ar­gen­tino.

A me­tros de la pis­ta cen­tral de la Ru­ral de Pa­ler­mo, en­crio­llas tre los bo­xes de los ca­ba­llos de po­lo, Cla­rín Ru­ral con­ver­só con Alberto Pedro He­guy, 17 ve­ces cam­peón del Abier­to Ar­gen­tino de Po­lo en­tre 1963 y 1982 y pa­dre de to­da una ge­ne­ra­ción de po­lis­tas, pa­ra sa­ber có­mo se hi­cie­ron y se si­guen ha­cien­do los me­jo­res ca­ba­llos de po­lo del mun­do.

“La cría de ca­ba­llos de po­lo en Ar­gen­ti­na tie­ne más de 130 años, y siem­pre se se­lec­cio­nó muy bien a los me­jo­res ejem­pla­res por las ye­guas, por­que to­dos los ju­ga­do­res las usa­ban co­mo ma­dres”, ex­pli­ca He­guy.

Ori­gi­nal­men­te, el ca­ba­llo de po­lo es una mes­ti­za­ción de ye­guas con ca­ba­llos pu­ra san­gre de ca­rre­ra trai­dos de In­gla­te­rra a fi­nes del si­glo XIX. Y en las úl­ti­mas dé­ca­das, la ma­yor pro­fe­sio­na­li­za­ción del de­por­te se vio re­fle­ja­da en un tra­ba­jo más se­rio en­tre los cria­do­res de ca­ba­llos.

“Cuan­do co­men­zó a fun­cio­nar la Aso­cia­ción de Cria­do­res de Ca­ba­llos de Po­lo, en el 85, se de­ter­mi­nó que la se­lec­ción de los ani­ma­les se de­bía ha­cer por ap­ti­tud, y no por con­for­ma­ción ni por ti­po. Ade­más, des­de el co­mien­zo uno de los ob­je­ti­vos de la aso­cia­ción era fo­men­tar la in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial, el trans­plan­te em­brio­na­rio y to­da otra téc­ni­ca de me­jo­ra­mien­to, o sea que que­dó la puer­ta abier­ta has­ta pa­ra la clo­na­ción”, re­cuer­da He­guy.

Pe­ro el fu­tu­ro ya lle­gó, y hoy ya hay cria­do­res de van­guar­dia que es­tán co­men­zan­do a clo­nar ca­ba­llos. La ca­rre­ra por me­jo­rar avan­za con­tra cual­quier obs­tácu­lo. “Que­re­mos te­ner el me­jor ca­ba­llo de po­lo sin im­por­tar­nos de dón­de vie­ne y có­mo se fa­bri­ca. En ese ca­mino, la se­lec­ción por ap­ti­tud fue fun­da­men­tal”, di­ce el ex ju­ga­dor y actual cria­dor.

En los ca­ba­llos de po­lo, se­gún ex­pli­ca, se le da im­por­tan­cia a con­di­cio­nes con­tra­pues­tas. “En pri­mer lu­gar, tie­ne que ser muy rá­pi­do en dis­tan­cias cor­tas, en los pi­ques, pe­ro tie­ne que po­der co­rrer sie­te mi­nu­tos sin pa­rar. Es de­cir, tie­ne que ser re­sis­ten­te y rá­pi­do. En se­gun­do lu­gar, tie­ne que te­ner sen­si­bi­li­dad pa­ra sen­tir lo que le in­di­ca el ju­ga­dor, pe­ro a su vez ser fuer­te pa­ra el cuer­po con­tra cuer­po. La ter­ce­ra con­di­ción es que ten­ga el ner­vio pa­ra reac­cio­nar rá­pi­da­men­te pe­ro que lue­go sea se­reno pa­ra que el ju­ga­dor pue­da desa­rro­llar su ta­len­to arri­ba de él”.

La di­fe­ren­cia en­tre los ca­ba­llos que He­guy ju­ga­ba en su épo­ca y los que se usan aho­ra se no­ta en la per­fec­ción. “La ve­lo­ci­dad es la mis­ma, pe­ro los de aho­ra son más co­rrec­tos por la se­lec­ción que se ha he­cho en to­dos es­tos años”, di­ce. Y agre­ga que en el úni­co lu­gar en el que se han se­lec­cio­na­do ca­ba­llos es­pe­cial­men­te pa­ra po­lo es en la Ar­gen­ti­na, por lo que hay un muy buen mer­ca­do pa­ra su ge­né­ti­ca po­le­ra en el mun­do.

Los ca­ba­llos que es­tu­vie­ron has­ta el mar­tes pa­sa­do en la Ru­ral tie­nen en­tre dos y tres años de edad. Es muy pro­ba­ble que den­tro de cin­co o seis años, los me­jo­res de ellos es­tén ju­gan­do en las can­chas de Pa­ler­mo, Tor­tu­gas o Hur­ling­ham. Pe­ro pa­ra eso de­be­rán se­guir evo­lu­cio­nan­do y ma­du­ran­do, por­que allí so­lo lle­ga la eli­te equi­na, los ca­ba­llos de un ni­vel superior. Pa­ra ese en­ton­ces ya ten­drán ofer­tas in­ter­na­cio­na­les y su va­lor, se­gu­ra­men­te, se mul­ti­pli­ca­rá.

GER­MAN GARCIA ADRASTI

Loco por los pin­gos. He­guy jun­to a Anay Ruca, el úni­co ejem­plar que lle­vó a la mues­tra es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.