El rie­go sub­te­rrá­neo y por go­teo si­gue en ex­pan­sión

Tres pro­duc­to­res que in­no­va­ron con el rie­go sub­te­rrá­neo por go­teo con­ta­ron có­mo fun­cio­nó el sis­te­ma y có­mo lo adap­ta­ron a lo­tes de maíz y sor­go.

Clarin - Rural - - TAPA - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Gas­tón Nef­fen cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Tres agri­cul­to­res de pun­ta con­ta­ron sus ex­pe­rien­cias.

Si al­go ca­rac­te­ri­za a los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos es su pre­dis­po­si­ción a pro­bar nue­vas tec­no­lo­gías y ex­plo­rar pa­ra­dig­mas de ma­ne­jo in­no­va­do­res. Por eso, en el con­gre­so de Aa­pre­sid se ana­li­zó el ca­so de tres em­pre­sas que es­tán ha­cien­do agri­cul­tu­ra con in­fra­es­truc­tu­ra de rie­go sub­te­rrá­neo por go­teo en tres am­bien­tes muy he­te­ro­gé­neos: la Pa­ta­go­nia, el no­res­te de San­ta Fe y el sur de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Los tres ca­sos fue­ron pre­sen­ta­dos por el fran­cés Philippe Dye, de John Dee­re Wa­ters (la di­vi­sión de rie­go del gi­gan­te es­ta­dou­ni­den­se), en un pa­nel que se de­no­mi­nó “Rie­go por go­teo en siem­bra di­rec­ta: la ex­pe­rien­cia de los pio­ne­ros ar­gen­ti­nos”.

En Co­ro­nel Prin­gles (Bue­nos Ai­res), Jor­ge Laurencena lo­gró rin­des pro­me­dio de maíz de 10.000 ki­los por hec­tá­rea con es­ta tec­no­lo­gía, al la­do de po­tre­ros en los que no se pue­do le­van­tar la co­se­cha por­que ca­si no se re­gis­tra­ron llu­vias du­ran­te el ve­rano.

“Nues­tra zo­na se pu­so muy di­fí­cil en los úl­ti­mos años, con pre­ci­pi­ta­cio­nes muy des­pa­re­jas. Y nos pro­pu­si­mos lo­grar ma­yor es­ta­bi­li­dad en el ne­go­cio. La con­clu­sión es que po­si­bi­li­ta un cul­ti­vo de al­to ren­di­mien­to en un am­bien­te di­fí­cil”, con­tó Laurencena, que ad­mi­nis­tra un es­ta­ble­ci­mien­to de 200 hec­tá­reas que pro­du­ce maíz pa­ra un cria­de­ro por­cino y pa­ra ha­cer ga­na­de­ría.

En es­te cam­po, las man­gue­ras de rie­go sub­te­rrá­neo por go­teo se ins­ta­la­ron en 24 hec­tá­reas, a una pro­fun­di­dad de 25 cen­tí­me­tros. El es­ta­ble­ci­mien­to pue­de uti­li­zar elec­tri­ci­dad pa­ra bom­bear el agua (se hi­zo una per­fo­ra­ción sub­te­rrá­nea de 100 me­tros de pro­fun­di­dad), lo que ba­ja sus­tan­cial­men­te los cos­tos.

“La de­man­da de agua de rie­go fue muy im­por­tan­te pa­ra el maíz que se sem­bró en oc­tu­bre del año pa­sa­do. En enero y fe­bre­ro se bom­bea­ron ca­si 500 mi­lí­me­tros por la fal­ta de llu­vias”, pre­ci­só Dye.

En Choe­le Choel (en Río Ne­gro), el ex pre­si­den­te de Aa­pre­sid Jor­ge Ro­mag­no­li tam­bién apos­tó a es­ta tec­no­lo­gía pa­ra pro­du­cir maíz y sor­go, e in­clu­so se ani­mó a adap­tar uno de sus fie­rros pa­ra en­te­rrar las man­gue­ras sub­te­rrá­neas en los lo­tes. “El pri­mer año fue exi­to­so des­de la ex­pe­rien­cia y la ope­ra­ti­vi­dad del equi­po. Fue más sim­ple de lo que es­pe­rá­ba­mos, des­de la co­lo­ca­ción de la man­gue­ra has­ta la siem­bra”, ase­gu­ró Ro­mag­no­li.

Pe­ro en su opi­nión hay dos cues­tio­nes que hay que te­ner en cuen­ta: se de­be uti­li­zar una fuen­te de agua lim­pia, pa­ra que no co­lap­se el sis­te­ma de fil­tra­do, y hay que to­mar en cuen­ta en el ma­ne­jo las ba­jan­tes del río Ne­gro, que de­pen­de de la ac­ti­vi­dad en los em­bal­ses, que inu­ti­li­zan tem­po­ral­men­te las to­mas de agua. Ro­mag­no­li, que ins­ta­ló el sis­te­ma en 56 hec­tá­reas, tam­bién es­tá ana­li­zan­do la ecua­ción de cos­tos. En su ca­so hay una fuer­te in­ci­den­cia de com­bus­ti­ble pa­ra bom­bear el agua.

“Des­de lo agro­nó­mi­co, que­dó una muy bue­na co­ber­tu­ra ve­ge­tal pa­ra la pró­xi­ma siem­bra. Es­to es im­por­tan­te por­que es­tos lo­tes se pre­pa­ran pa­ra en­trar en un ci­clo de siem­bra di­rec­ta”, ade­lan­tó el re­co­no­ci­do pro­duc­tor.

En el no­res­te de San­ta Fe, Alberto Bres­san, que siem­bra en el NEA y en San­tia­go del Es­te­ro, co­men­zó a adop­tar el sis­te­ma. “En Ma­la­bri­go llue­ven 1.100 mi­lí­me­tros por año, pe­ro con eventos muy irre­gu­la­res, y ne­ce­si­ta­mos lo­grar ma­yor es­ta­bi­li­dad en la pro­duc­ción y que­re­mos ha­cer dos co­se­chas por año”, ex­pli­có. Bres­san ins­ta­ló las man­gue­ras en 15 hec­tá­reas y va a pro­bar la tec­no­lo­gía en la cam­pa­ña que co­men­za­rá en las pró­xi­mas se­ma­nas.

Una vez ter­mi­na­das las di­ser­ta­cio­nes, des­de el au­di­to­rio se hi­zo una pre­gun­ta cla­ve: ¿qué vida útil tie­ne es­ta tec­no­lo­gía en el lo­te? Dye con­tes­tó que las man­gue­ras de­be­rían po­der uti­li­zar­se co­mo mí­ni­mo 10 años y las bom­bas, 30 años. t

Ma­ne­jo. Las man­gue­ras de rie­go se en­tie­rran a unos 25 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad, con “fie­rros” adap­ta­dos a la ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.