Otra tie­rra, otro am­bien­te

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

“Otra Tie­rra”, fue el le­ma ba­jo el que trans­cu­rrió el XXI Con­gre­so de Aa­pre­sid, el “think tank” que reúne anual­men­te en Ro­sa­rio a la van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca del agro. Es el lu­gar ideal pa­ra los lan­za­mien­tos co­mer­cia­les, la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas in­no­va­do­ras, la ex­hi­bi­ción de las crea­cio­nes que apor­tan a la cons­truc­ción de más com­pe­ti­ti­vi­dad.

Así se fue ama­san­do la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas.

Es­ta vez, la idea de los or­ga­ni­za­do­res del Con­gre­so era po­ner so­bre el ta­pe­te la tan men­ta­da cues­tión de la “sus­ten­ta­bi­li­dad”. Pe­ro la reali­dad im­pu­so su im­pron­ta. El fu­tu­ro ya no es lo que era ha­ce so­lo unos me­ses. El GPS lo ad­vir­tió y gri­tó, so­bre la mar- cha, “Re­cal­cu­lan­do”. En­ton­ces pre­fe­ri­mos cam­biar el leit mo­tiv de “Otra Tie­rra” por el de “Otro Am­bien­te”. Por­que lo que hoy ne­ce­si­ta el agro, y en con­se­cuen­cia el país, es otro am­bien­te.

La ca­tás­tro­fe del edi­fi­cio co­lap­sa­do ejer­ció sin du­da una enor­me in­fluen­cia en el es­ta­do de áni­mo de los más de 3.000 pro­duc­to­res, téc­ni­cos y em­pre­sa­rios que aco­gió el Con­gre­so. Pe­ro el te­lón de fon­do fue la enor­me preo­cu­pa­ción por el cam­bio de es­ce­na­rio.

“La tor­men­ta per­fec­ta” se cier­ne so­bre el sec­tor.

Los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los prin­ci­pa­les gra­nos han ba­ja­do más de un 20% en los úl­ti­mos dos me­ses. Los stocks de los prin­ci­pa­les gra­nos, maíz, so­ja, tri­go, se es­tán re­cons­tru­yen­do. Se sa­bía que es­to iba a ocu­rrir en al­gún mo­men­to, pe­ro el mo­men­to lle­gó y aga­rra al cam­po a con­tra­pié.

El cli­ma le ju­gó en con­tra al NOA, en la pam­pa hú­me­da hu­bo com­pli­ca­cio­nes en la siem­bra, la co­se­cha es ape­nas re­gu­lar y ve­nía­mos de un 2011/12 pau­pé­rri­mo. La ma­yor par­te ha­bía sem­bra­do sin res­to, en­deu­dán­do­se con ban­cos, pro­vee­do­res y ex­por­ta­do­res, con el ex­ce­den­te fi­nan­cie­ro cap­tu­ra­do por la vo­ra­ci­dad fis­cal de la Na­ción, vía re­ten­cio­nes, y de las pro­vin­cias, vía los re­ajus­tes del im­pues­to in­mo­bi­lia­rio. Y

De­bie­ra es­pe­rar­se que la con­duc­ción oficial com­pren­die­se la si­tua­ción

aho­ra hay que en­ca­rar la nue­va cam­pa­ña.

Las zo­nas más cas­ti­ga­das por el cli­ma, co­mo el NOA, son las que más pa­de­cen los au­men­tos de cos­tos, en es­pe­cial de los fle­tes. Pe­ro la preo­cu­pa­ción abar­ca a to­das las re­gio­nes.

El ajus­te vie­ne por el la­do del pre­cio de los al­qui­le­res, que se es­tán de­rrum­ban­do. Se han re­ti­ra­do los prin­ci­pa­les pools de siem­bra, a los que van a año­rar has­ta los di­ri­gen­tes del cam­po que tan­to des­po­tri­ca­ron con­tra es­ta for­ma de or­ga­ni­za­ción de la agri­cul­tu­ra mo­der­na.

Pe­ro aún en cam­po pro­pio, los nú­me­ros es­tán en ro­jo. Fue in­sis­ten­te el re­pi­que­teo acer­ca del po­si­ble aban­dono de mu­chos cam­pos, so­bre to­do los más ale­ja­dos o de pro­duc­ti­vi­dad me­dia pa­ra aba­jo, que que­da­rán sin sem­brar.

Al mis­mo tiem­po, la pro­duc­ción se en­cuen­tra fren­te a nue­vos desafíos. El mo­de­lo de la siem­bra di­rec­ta con so­ja RR y gli­fo ya no re­suel­ve to­dos los pro­ble­mas. Es­te fue sin du­da uno de los ejes prin­ci­pa­les del Con­gre­so.

La irrup­ción de las ma­le­zas to­le­ran­tes a gli­fo­sa­to es­tu­vo to­do el tiem­po so­bre el ta­pe­te, con ta­lle­res y con­fe­ren­cias con un sal­do alec­cio­na­dor: vuel­ve la Agro­no­mía. To­do era de­ma­sia­do fá­cil, aho­ra hay que en­trar otra vez al lo­te, ba­jar­se de la ca­mio­ne­ta, ma­pear los am­bien­tes tam­bién con es­ta va­ria­ble, y bus­car las so­lu­cio­nes. Es­to sig­ni­fi­ca in­de­fec­ti­ble­men­te ma­yo­res cos­tos. Una ame­na­za pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad de la siem­bra di­rec­ta, lla­ve maes­tra de la com­pe­ti­ti­vi­dad de las pam­pas, ya que mu­chos pen­sa­ban en la he­rra­mien­ta del con­trol me­cá­ni­co de las ma­le­zas.

En “otro am­bien­te”, de­bie­ra es­pe­rar­se que la con­duc­ción oficial com­pren­die­se la si­tua­ción y bus­ca­ra la for­ma de sa­lir al cru­ce de la si­tua­ción. Pe­ro en es­te am­bien­te, no hay aná­li­sis po­si­ble. El go­bierno se mien­te a sí mis­mo con el vo­lu­men de la co­se­cha. Le cuen­tan que las ven­tas de ma­qui­na­ria “van bien”, por­que mu­chos (no tan­tos) apro­ve­chan los cré­di­tos al 15% pa­ra el ru­bro.

La reali­dad es que es­to no es “sus­ten­ta­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.