El fan­tás­ti­co mun­do que es­tá en el sue­lo

El es­tu­dio de los mi­cro­or­ga­nis­mos del sue­lo pue­de abrir gran­des po­si­bi­li­da­des pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la, coin­ci­die­ron va­rios es­pe­cia­lis­tas.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID - RO­SA­RIO. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Uno de los as­pec­tos cien­tí­fi­cos que ge­ne­ra más in­te­rés en la agri­cul­tu­ra actual es la bio­tec­no­lo­gía. Es­ta dis­ci­pli­na es una de las puer­tas de in­gre­so al mun­do de las po­ten­cia­li­da­des del agro, jus­ta­men­te uno de los con­cep­tos sub­ya­cen­tes de­trás de “Otra Tie­rra”, el nom­bre del con­gre­so de Aa­pre­sid, que se hi­zo es­ta se­ma­na en Ro­sa­rio.

Du­ran­te el pri­mer día de di­ser­ta­cio­nes se pre­sen­tó el “Se­mi­na­rio de Bio­tec­no­lo­gía: la pró­xi­ma re­vo­lu­ción en el au­men­to de la pro­duc­ción”, que tu­vo co­mo ex­po­si­to­res a Mar­tín Váz­quez, investigador de In­dear, y Gus­ta­vo Gon­zá­lez An­ta, res­pon­sa­ble de desa­rro­llo y ser­vi­cio téc­ni­co de Ri­zo­bac­ter.

Váz­quez abrió el ple­na­rio con una pre­gun­ta in­tere­san­te: “¿Exis­te un úni­co tra­ta­mien­to de se­mi­llas que pue­de ser­vir pa­ra to­das las re­gio­nes?”. Con es­te in­te­rro­gan­te pi­can­do se en­car­gó de dar el mar­co con­cep­tual pa­ra el desa­rro­llo de to­do el se­mi­na­rio.

El investigador con­tó que, ha­ce al­gu­nos años, en la mi­cro­bio­lo­gía exis­tió una “se­gun­da re­vo­lu­ción”. Pa­ra ex­pli­car su re­le­van­cia y aso­ciar­la a la agri­cul­tu­ra hi­zo un pa­ra­le­lis­mo con lo que su­ce­de en los se­res hu­ma­nos.

Váz­quez co­men­tó que es­ta re­vo­lu­ción se pro­du­jo por­que se en­ten­dió que el ser hu­mano es una con­jun­ción de dos ge­no­mas: el pro­pio y el de los mi­cro­or­ga­nis­mos que vi­ven en él, que con­for­man un “mi­cro­bio­ma”. De es­ta for­ma, sos­tu­vo que en el sue­lo su­ce­de al­go pa­re­ci­do y pa­ra en­ten­der su di­ná­mi­ca hay que pen­sar en el cul­ti­vo y los mi­cro­or­ga­nis­mos.

El investigador ex­pli­có que el sue­lo tie­ne su “mi­cro­bio­ma” es­pe­cí­fi­co, es de­cir, to­dos los que vi­ven den­tro de la plan­ta y aque­llos que ha­bi­tan la ri­zós­fe­ra, el área in­me­dia­ta que ro­dea a la raíz del cul­ti­vo. En es­te mi­cro­bio­ma, di­jo, “hay mi­cro­or­ga­nis­mos pa­tó­ge­nos, be­né­fi­cos y co­men­sa­les. Es­tos úl­ti­mos -acla­ró- son el 99% de la po­bla­ción y los que re­gu­lan la di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal, por lo cual hay que mi­rar sus efec­tos co­mo re­gu­la­do­res”. A su vez, Váz­quez con­tó que, de acuer­do al am­bien­te o el ti­po de sue­lo, el mi­cro­bio­ma cam­bia y por eso las dis­tin­tas prác­ti­cas de ma­ne­jo mo­di­fi­can el elen­co de mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­tan en los dis­tin­tos ho­ri­zon­tes del per­fil. Así, el es­pe­cia­lis­ta co­men­tó que con so­lo iden­ti­fi­car a los mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­tan en los pri­me­ros cen­tí­me­tros de sue­lo se pue­den ar­mar ma­pas que sir­van pa­ra diag­nos­ti­car qué tra­ta­mien­tos ha­cer por zo­nas. Te­nien­do en cuen­ta es­to, res­pon­dió su pre­gun­ta ini­cial y di­jo que “no” ha­bía un úni­co tra­ta­mien­to de se­mi­llas, ya que a par­tir de diag­nos­ti­car qué or­ga­nis­mos ha­bi­tan el sue­lo se pue­den ha­cer tra­ta­mien­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da si­tua­ción, lo que se­ría una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción.

Lue­go lle­gó el turno de Gon­zá­lez An­ta, que pro­fun­di­zó al­gu­nos con­cep­tos de Váz­quez. El es­pe­cia­lis­ta ha­bló so­bre la “me­ta­ge­nó­mi­ca”, que es la he­rra­mien­ta que se vie­ne pa­ra “ha­cer un ADN del sue­lo y sa­ber qué mi­cro­or­ga­nis­mos vi­ven en él”, y agre­gó que a par­tir de es­te es­tu­dio se pue­de de­ter­mi­nar cuá­les de ellos se pue­den cul­ti­var y cuá­les no. Por es­te ca­mino, se po­drán crear “con­sor­cios mi­cro­bia­nos” pa­ra en­ri­que­cer al­gu­nos sue­los en los que ha­ya que re­me­diar ca­rac­te­rís­ti­cas per­di­das, asom­bró el ex­per­to.

Por otra par­te, co­men­tó que se es­tán desa­rro­llan­do mi­cro­or­ga­nis­mos que tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­le­rar dis­tin­tos es­tre­ses, pa­ra que una vez que se pon­gan en con­tac­to con la plan­ta se ase­gu­re su su­per­vi­ven­cia. Ade­más, se es­tá bus­can­do iden­ti­fi­car otras ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen al len­gua­je en­tre la plan­ta y las bac­te­rias, pa­ra se­guir ajus­tan­do la tec­no­lo­gía tam­bién en fun­ción de ello.

Am­bos coin­die­ron en que el desa­rro­llo de in­no­va­cio­nes bio­ló­gi­cas trae­rá más cam­bios en la agri­cul­tu­ra y que, así, ha­brá “ajus­tes” en la for­ma de pro­du­cir.

De cer­ca. Ca­da sue­lo tie­ne su “mi­cro­bio­ma”. Co­no­cer­lo ayu­da­rá a ajus­tar la tec­no­lo­gía a ca­da si­tua­ción pro­duc­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.