Bus­can­do un nue­vo equi­li­brio

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

Ta­par el sol con una mano. Eso es pen­sar en in­cre­men­cha­mos tar la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la sin te­ner en cuen­ta la pre­sión que se ge­ne­ra so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les. Los pro­ce­sos ero­si­vos que se pro­du­cen por efec­to de la na­tu­ra­le­za y la in­ten­si­fi­ca­ción agrí­co­la afec­tan una cuar­ta par­te de las tie­rras mun­dia­les, lo que re­pre­sen­ta un re­to pa­ra la agri­cul­tu­ra. Pe­ro des­de ha­ce más de cua­tro dé­ca­das, la siem­bra di­rec­ta res­pon­de a ese desafío.

“En la pró­xi­ma dé­ca­da de­be­mos pro­du­cir ali­men­tos en 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas adi­cio­na­les pa­ra po­der abas­te­cer a la po­bla­ción cre­cien­te. Si se tie­ne en cuen­ta que las tie­rras fér­ti­les es­tán to­das cul­ti­va­das y se tie­ne que avan­zar so­bre áreas con ma­yo­res ries­gos de de­gra­da­ción, la fer­ti­li­za­ción y la siem­bra di­rec­ta son he­rra­mien­tas ap­tas pa­ra ate­nuar los cre­cien­tes pro­ble­mas de con­ta­mi­na­ción y de­te­rio­ro de sue­los, aguas y at­mós­fe­ra”, ex­pli­ca el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Sue­los del INTA, Mi­guel Ta­boa­da.

Adap­ta­da en más del 70 por cien­to de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, la siem­bra di­rec­ta (SD) es una téc­ni­ca ba­sa­da en el cul­ti­vo de la tie­rra sin ara­do pre­vio. Así, no se re­mue­ven los ras­tro­jos de los cul­ti­vos an­te­rio­res pa­ra ase­gu­rar una co­ber­tu­ra per­ma­nen­te del sue­lo y me­jo­rar las con­di­cio­nes fí­si­cas, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas del re­cur­so.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec­ta (Aa­pre­sid), en esa ver­ti­gi­no­sa ca­rre­ra ha­cia otro ti­po de agri­cul­tu­ra se de­jó atrás sis­te­ma de ara­do mi­le­na­rio en al­re­de­dor de 90 mi­llo­nes de hec­tá­reas en el mun­do, en­tre las cua­les 45 mi­llo­nes se en­cuen­tran en Amé­ri­ca del Sur, la mi­tad en Ar­gen­ti­na y la otra mi­tad dis­tri­bui­da en­tre Bra­sil, Pa­ra­guay y Uru­guay.

Al evi­tar re­mo­ver la tie­rra se ga­ran­ti­za una me­nor oxi­da­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca y una ma­yor es­ta­bi­li­dad de los agre­ga­dos del sue­lo; al con­ser­var su bio­po­ro­si­dad, los ca­na­les ge­ne­ra­dos por las lom­bri­ces y las raí­ces son más es­ta­bles y per­mi­ten ma­yor in­gre­so de agua al per­fil. Al mis­mo tiem­po, la den­sa co­ber­tu­ra de ras­tro­jos pre­sen­te en la su­per­fi­cie pro­te­ge al sue­lo del im­pac­to de las go­tas de llu­via, re­du­ce el es­cu­rri­mien­to del agua y am­plía el tiem­po de per­ma­nen­cia so­bre los re­si­duos pa­ra una me­jor in­fil­tra­ción.

En una re­vis­ta in­ter­na del INTA, lla­ma­da RIA, la es­pe­cia­lis­ta en sue­los del INTA Pa­ra­ná Ca­ro­li­na Sa­sal ase­gu­ra que “la SD apa­re­ció co­mo res­pues­ta téc­ni­ca al pro­ble­ma de de­gra­da­ción de los sue­los la­bo­rea­dos y ero­sio­na­dos de la re­gión pam­pea­na y su am­plia di­fu­sión res­pon­dió, fun­da­men­tal­men­te, a ra­zo­nes eco­nó­mi­cas co­mo la re­duc­ción en el uso de com­bus­ti­bles fó­si­les y a su sim­pli­ci­dad ope­ra­ti­va”.

A pe­sar de que su apli­ca­ción me­jo­ró las con­di­cio­nes del sue­lo y per­mi­tió ex­ten­der la fron­te­ra agrí­co­la so­bre tie­rras con­si­de­ra­das de ba­ja ap­ti­tud agrí­co­la, la so­lu­ción no se ago­ta allí.

El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Cien­cias del Sue­lo, Jo­sé Luis Pa­ni­gat­ti, con­si­de­ra que “no hay que pen­sar que la siem­bra di­rec­ta es la pa­na­cea, ya que de­be com­ple­men­tar­se con un ade­cua­do plan de ro­ta­cio­nes de cul­ti­vos y una fer­ti­li­za­ción ade­cua­da”.

Des­de prin­ci­pios de la dé­ca­da del 90 hu­bo un avan­ce sos­te­ni­do de la pro­duc­ción agrí­co­la na­cio­nal pe­ro con un mar­ca­do des­ba­lan­ce en la se­lec­ción de cul­ti­vos: se pro­du­jo el des­pla­za­mien­to de pas­tu­ras ha­cia zo­nas mar­gi­na­les y se in­cre­men­tó la su­per­fi­cie des­ti­na­da al cul­ti­vo de so­ja.

Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas del INTA, la ten­den­cia al mo­no­cul­ti­vo no brin­da los be­ne­fi­cios eco­ló­gi­cos y agro­nó­mi­cos que apor­tan las ro­ta­cio­nes, ya que “en el mo­no­cul­ti­vo de so­ja, hay ba­ja co­ber­tu­ra de re­si­duos en su­per­fi­cie, se re­du­ce la can­ti­dad de ma­cro­po­ros del sue­lo y su es­ta­bi­li­dad. Eso fa­vo­re­ce la for­ma­ción de una es­truc­tu­ra la­mi­nar que res­trin­ge el in­gre­so de agua al sue­lo y, en con­se­cuen­cia, se re­gis­tran pér­di­das de agua por es­cu­rri­mien­to y del sue­lo por ero­sión”, ex­pli­ca Sa­sal.

De acuer­do con el di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Re­cur­sos Na­tu­ra­les del INTA, Ro­ber­to Ca­sas, la fal­ta de co­ber­tu­ra anual del sue­lo con ese cul­ti­vo se de­be a que “la so­ja apor­ta un ras­tro­jo ri­co en ni­tró­geno que se des­com­po­ne rá­pi­da­men­te y de­ja al sue­lo ex­pues­to a la ac­ción ero­si­va, lo que es preo­cu­pan­te por­que se pier­de, apro­xi­ma­da­men­te, un 0,1 por cien­to de ma­te­ria or­gá­ni­ca por ca­da cen­tí­me­tro de sue­lo de­gra­da­do”.

Da­do que los re­sul­ta­dos de la SD y el im­pac­to am­bien­tal que se ge­ne­ra de­pen­den de la se­cuen­cias de cul­ti­vos que se im­ple­men­te, la ro­ta­ción de cul­ti­vos es cla­ve, ya que me­jo­ra el ba­lan­ce de los nu­trien­tes y la ma­te­ria or­gá­ni­ca en los sue­los, el apro­ve­cha­mien­to del agua y tie­ne un efec­to in­hi­bi­to­rio so­bre pla­gas, ma­le­zas y en­fer­me­da­des.

Pa­ra Ca­sas, en la la­bran­za con­ser­va­cio­nis­ta “las pér­di­das de sue­lo por ero­sión son in­fe­rio­res a 2 to­ne­la­das por hec­tá­rea y por año, muy por de­ba­jo del má­xi­mo to­le­ra­ble, que ron­da las 10 to­ne­la­das por hec­tá­rea”. Ade­más, re­co­mien­da que la so­ja se al­ter­ne con cul­ti­vos de gra­mí­neas (tri­go, ce­ba­da, cen­teno o maíz) por­que tie­nen un sis­te­ma ra­di­cal que ge­ne­ra me­jor ca­li­dad de la es­truc­tu­ra del sue­lo en su­per­fi­cie.

En la Ar­gen­ti­na, los prin­ci­pa­les cul­ti­vos ex­traen unos 4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de nu­trien­tes por año y só­lo se re­po­nen 1,4 mi­llo­nes por fer­ti­li­za­ción. Se­gún Ta­boa­da, ese ba­lan­ce ne­ga­ti­vo afec­ta los ren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos, ya que “por ca­da to­ne­la­da de so­ja que co­seel ex­trae­mos sie­te ki­los de nu­trien­tes”.

Pa­ra con­tra­rres­tar los efec­tos del con­trol me­cá­ni­co de ma­le­zas en sis­te­mas de la­bran­za, la SD com­bi­na el con­trol quí­mi­co rea­li­za­do con her­bi­ci­das de trans­lo­ca­ción no re­si­dua­les apli­ca­dos con tec­no­lo­gía de pre­ci­sión que, si se com­ple­men­tan con un ma­ne­jo in­te­gra­do de pla­gas, per­mi­te mi­ni­mi­zar la pre­sen­cia de com­pues­tos quí­mi­cos en la su­per­fi­cie del sue­lo.

La Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Ali­men­ta­ción de las Na­cio­nes Uni­das (FAO) es­ti­ma que en los pró­xi­mos años, más del 80 por cien­to de las ga­nan­cias de pro­duc­ti­vi­dad ten­drán que pro­ve­nir de la in­ten­si­fi­ca­ción agrí­co­la. Sin em­bar­go, las prác­ti­cas que se uti­li­cen pa­ra al­can­zar ese ob­je­ti­vo de­be­rán ga­ran­ti­zar el uso res­pon­sa­ble de los re­cur­sos.

Pa­ra lo­grar­lo, Ca­sas, con­si­de­ra que el ac­cio­nar de las ins­ti­tu­cio­nes y las po­lí­ti­cas en la gestión de re­cur­sos na­tu­ra­les es pri­mor­dial y ejem­pli­fi­ca: “En al­gu­nas zo­nas de la re­gión pam­pea­na, la mo­da­li­dad de con­tra­tos de arren­da­mien­to por va­rios años exi­ge bue­na ro­ta­ción de cul­ti­vos, fer­ti­li­za­ción y la rea­li­za­ción de cur­vas de ni­vel pa­ra un buen con­trol de la ero­sión”.

Por lo tan­to, que­da en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver la apli­ca­ción de la siem­bra di­rec­ta, com­bi­na­da con bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las, que nos per­mi­tan es­ta­bi­li­zar los sis­te­mas de pro­duc­ción pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos sin ge­ne­rar re­per­cu­sio­nes ne­ga­ti­vas en los agroe­co­sis­te­mas, coin­ci­die­ron los es­pe­cia­lis­tas.

Pros y con­tras. En la siem­bra di­rec­ta (izq.), la au­sen­cia de la­bran­za y la pre­sen­cia de ras­tro­jos re­du­ce las pér­di­das de agua y de ma­te­ria or­gá­ni­ca. Hoy, por ca­da to­ne­la­da de so­ja co­se­cha­da (arri­ba) se ex­traen 7 ki­los de nu­trien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.