Las pa­lo­mas son una ame­na­za que cre­ce pa­ra los cul­ti­vos.

Un ex­per­to del INTA de­ta­lla los pro­ble­mas y plan­tea al­ter­na­ti­vas.

Clarin - Rural - - TAPA - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

A par­tir de la se­gun­da quin­ce­na de ju­lio co­men­zó la fe­cha óp­ti­ma pa­ra la siem­bra de girasol de in­vierno en al­gu­nas re­gio­nes del nor­te del país. Los pro­duc­to­res gi­ra­so­le­ros de es­ta zo­na, co­mo los de otras re­gio­nes fuer­tes pa­ra el cul­ti­vo en las que se im­plan­ta más tar­de, es­tán pen­san­do ca­da vez más en las pér­di­das que ca­da año pro­du­cen las aves lue­go del ini­cio del lle­na­do de gra­nos.

“Hay re­gis­tros de da­ño por aves des­de los años 70, aun­que es­te con­teo no fue cons­tan­te a lo lar­go del tiem­po. Pue­de ser que esa in­cons­tan­cia se de­ba a cam­bios en el cli­ma, en el uso de la tie­rra o a la su­per­fi­cie de siem­bra de sor­go o girasol”, di­ce Se­bas­tián Zuil, es­pe­cia­lis­ta del INTA Re­con­quis­ta en girasol y so­ja, y que vie­ne in­ves­ti­gan­do so­bre los da­ños de pa­lo­ma des­de ha­ce al­gu­nos años.

Zuil agre­ga que se sa­be que hu­bo mo­men­tos muy crí­ti­cos, en cuan­to a los da­ños pro­du­ci­dos, du­ran­te los úl­ti­mos años. El investigador tra­ba­ja en el te­ma de in­ten­si­dad de da­ño so­bre to­do en el nor­te de San­ta Fe, un re­gión bien gi­ra­so­le­ra, pe­ro tie­ne un pa­no­ra­ma cla­ro tam­bién de lo que su­ce­de en otras zo­nas.

Zuil ha­ce una zo­ni­fi­ca­ción y di­ce que tan­to el NEA co­mo La Pam­pa son zo­nas muy com­pli­ca­das por los ata­ques, ya que son muy gi­ra­so­le­ras; en En­tre Ríos acla­ra que pa­sa al­go pa­re­ci­do aun­que la su­per­fi­cie de la olea­gi­no­sa ac­tual­men­te es ba­jí­si­ma pe­ro se es­tá lu­chan­do pa­ra que no des­apa­rez­ca la su­per­fi­cie de sor­go, tam­bién du­ra­men­te gol­pea­da.

En el ma­ne­jo de la pa­lo­ma, Zuil di­ce que hoy son cla­ve las tec­no­lo­gías de pro­ce­sos, ya que “no es lo mis­mo una pa­lo­ma que una oru­ga”. Sin em­bar­go, ex­pli­ca que los pro­ce­sos de­ben ha­cer­se a una es­ca­la ma­yor res­pec­to de los que nor­mal­men­te se ha­bla, que son los in­tra-lo­te.

El investigador men­cio­na que de­ben te­ner­se en cuen­ta las pér­di­das de los ca­mio­nes en las ru­tas y los puer­tos, la efi­cien­cia con que se co­se­cha, el ma­ne­jo de los cul­ti­vos, qué ti­po de ma­te­ria­les ele­gir, en qué zo­nas sem­brar y pen­sar tam­bién cons­cien­te­men­te en qué re­gio­nes no ha­cer sor­go o girasol por­que pue­de no ser ren­ta­ble de­bi­do a los da­ños que pro­du­cen es­tas aves.

Zuil aler­ta que el pro­ble­ma no tie­ne so­lu­ción to­tal, aun­que hay es­tra­te­gias pa­ra re­du­cir los da­ños, y sub­ra­ya que “to­do es, bá­si­ca­men­te, mo­ni­to­reo”.

Así, el investigador da una se­rie de con­se­jos téc­ni­cos pa­ra to­mar no­ta. Di­ce que si un pro­duc­tor es­tá en una zo­na con pro­ble­mas de aves y de­ci­de sem­brar girasol, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es se­lec­cio­nar hí­bri­dos que in­cli­nen mu­cho el ca­pí­tu­lo cuan­do co­mien­za la ma­du­rez fi­sio­ló­gi­ca. Ade­más, acla­ra que el ca­rác­ter de in­cli­na­dor sir­ve tam­bién pa­ra pro­te­ger a los gra­nos en el lle­na­do fren­te a los efec­tos del es­trés tér­mi­co du­ran­te es­ta eta­pa.

Zuil tam­bién acon­se­ja ele­gir ma­te­ria­les con gra­nos es­tria­dos, que son me­nos con­su­mi­dos que los li­sos; usar den­si­dad mí­ni­ma y dar­le mu­cha fer­ti­li­dad a los sue­los, ya que la nu­tri­ción es­tá li­ga­da a número y pe­so de gra­nos, y con más grano y más pe­sa­dos, el ca­pí­tu­lo se in­cli­na más. Por úl­ti­mo, ma­ni­fies­ta que si al mo­ni­to­rear pre­vio a la co­se­cha con­ti­núan los da­ños, es me­jor an­ti­ci­par­la apli­can­do al­gún pro­duc­to desecan­te.

El pro­duc­tor que ya es­tá pen­san­do en girasol pue­de to­mar apun­tes so­bre es­tas ideas. Son una bue­na es­tra­te­gia. t

Te­rror. Un ata­que se­ve­ro de pa­lo­mas en In­ge­nie­ro Luig­gi, en La Pam­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.