El ver­da­de­ro va­lor agre­ga­do

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

El pri­mer ac­to pú­bli­co de CFK des­pués de la de­ba­cle elec­to­ral tu­vo co­mo eje al agro. Fue a Tec­nó­po­lis a lan­zar el pro­gra­ma Agro­va­lor, que im­pul­sa­rá a las es­cue­las agro­téc­ni­cas.

Allí no só­lo dis­pa­ró mu­ni­ción grue­sa con­tra to­do el mun­do, pro­vo­can­do una reac­ción ge­ne­ra­li­za­da, sino que re­pi­tió una se­rie de mu­le­ti­llas de­le­té­reas pa­ra el sec­tor agro­pe­cua­rio. De es­to va­mos a ha­blar. Es muy bueno que el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra una es­fuer­zos con el de Edu­ca­ción pa­ra for­ta­le­cer las agro­téc­ni­cas. En los úl­ti­mos años he ac­tua­do, jun­to con otros co­le­gas, co­mo ju­ra­do en un con­cur­so que or­ga­ni­za la em­pre­sa Ni­de­ra, de­no­mi­na­do “Qué hay de nue­vo en mi sue­lo”. He po­di­do com­pro­bar el enor­me com­pro­mi­so de los do­cen­tes y el en­tu­sias­mo de los alum­nos por en­ten­der el pro­ce­so pro­duc­ti­vo en su fa­se cru­cial, que es el ge­ren­cia­mien­to de la fo­to­sín­te­sis. Com­pro­bé tam­bién la pre­ca­rie­dad de me­dios con que se desen­vuel­ven, que se ex­pre­sa en la ale­gría por lo­grar al­gu­nos me­dios pa­ra ex­pe­ri­men­tar.

El de­side­rá­tum es cuan­do ganan una compu­tado­ra o al­gún otro pre­mio que les per­mi­te me­jo­rar la gestión.

Pe­ro el pa­ra­dig­ma pro­pues­to en “Agro­va­lor”, se­gún se es­cu­chó a la pre­si­den­ta y se­gún re­za el co­mu­ni­ca­do del Mi­nA­gro, es que el ver­da­de­ro va­lor no es­tá en la pro­duc­ción del agro (ge­ren­cia­mien­to de la fo­to­sín­te­sis) sino en lo que ha­ga­mos des­pués con sus pro­duc­tos, que son “pri­ma­rios”. Con­cep­tual­men­te es un gra­ve error. Y lo más se­rio es que se tra­ta de un error fun­cio­nal al “mo­de­lo”: una fa­lla fun­da­cio­nal que jus­ti­fi­ca la exac­ción de re­cur­sos de la ac­ti­vi­dad bá­si­ca a tra­vés de las re­ten­cio­nes.

El men­sa­je es que el va­lor no es­tá en la pro­duc­ción de com­mo­di­ties sino en lo que ha­ga­mos con ellos. En­ton­ces, a los chi­cos de las agro­téc­ni­cas les va­mos a de­cir que no se preo­cu­pen por las ma­le­zas re­sis­ten­tes, por la nu­tri­ción de los

Los gra­nos, la car­ne y la le­che son pro­duc­tos fi­na­les de un ri­quí­si­mo pro­ce­so

cul­ti­vos, por el fós­fo­ro, el azu­fre y el po­ta­sio, sino por “el va­lor agre­ga­do” pos­te­rior. Lo más gra­ve es que se­gu­ra­men­te me­te­rán su im­pron­ta las ideas de la “cha­cra in­dus­trial au­to­su­fi­cien­te”, que se agi­tan en al­gu­nos ce­nácu­los.

La vi­sión de quie­nes im­pul­sa­mos la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas es que los pro­duc­tos bá­si­cos del agro cons­ti­tu­yen los de ma­yor va­lor agre­ga­do de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. En­ten­de­mos va­lor agre­ga­do co­mo la re­la­ción in­su­mo/pro­duc­to. Cuán­tos pe­sos o dó­la­res po­ne­mos, cuán­tos sa­ca­mos. Gra­do de ela­bo­ra­ción es otra co­sa, no siem­pre agre­ga va­lor ge­nuino. Cual­quier in­dus­tria es plau­si­ble, pe­ro no cual­quier in­dus­tria ter­mi­na sien­do bue­na.

El clus­ter so­je­ro es la me­jor de­mos­tra­ción. Par­te de la enor­me com­pe­ti­ti­vi­dad de la pro­duc­ción bá­si­ca. El cha­ca­re­ro es el coor­di­na­dor de una lí­nea de mon­ta­je a la que con­cu­rren “just in ti­me” de­ce­nas de in­su­mos, equi­pos y ser­vi­cios que se con­vier­ten en ese po­ro­to que sale de la cha­cra. Sem­bra­do­ras, co­se­cha­do­ras, fu­mi­ga­do­ras que se di­gie­ren a sí mis­mas en es­ta trans­mu­ta­ción. Chapa, fun­di­ción, plás­ti­cos, elec­tró­ni­ca, soft­wa­re, GPS, co­mu­ni­ca­cio­nes, to­do eso en­tra en el pro­ce­so “in­dus­trial”. Ob­te­ni­do el pro­duc­to, se su­be a un ca­mión y va al puer­to. Ca­mio­ne­ro, neu­má­ti­cos, go­me­ría, pa­rri­lla, es­ta­ción de ser­vi­cio, ga­soil. Lle­ga a la fá­bri­ca y con­ti­núa la cas­ca­da: crus­hing, se­pa­ra­ción de los com­po­nen­tes, ha­ri­na y acei­te. La ha­ri­na se ha­ce po­llo. El acei­te, bio­die­sel. Se ob­tie­ne gli­ce­ri­na. La gli­ce­ri­na se me­te en un po­mo de den­tí­fri­co. El mun­do se la­va los dien­tes con so­ja ar­gen­ti­na.

El día que com­pren­da­mos que el tri­go, el maíz, la so­ja, el girasol, la car­ne y la le­che no son “pro­duc­tos pri­ma­rios”, sino pro­duc­tos fi­na­les de un ri­quí­si­mo pro­ce­so de agre­ga­ción de va­lor, vol­ve­re­mos a cre­cer. Es la ba­se de la pi­rá­mi­de. Lo que con­vo­có a enor­mes in­ver­sio­nes en la cas­ca­da de va­lor pos­te­rior por par­te de em­pre­sas na­cio­na­les y los prin­ci­pa­les ac­to­res mun­dia­les del mer­ca­do ali­men­ti­cio y agroe­ner­gé­ti­co. La Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va. t

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.