El avión defiende sus vir­tu­des pa­ra fu­mi­gar

Un re­co­no­ci­do ae­ro­apli­ca­dor de Ve­na­do Tuer­to ex­pli­có con qué ven­ta­jas cuen­ta, pe­ro acla­ró que se com­ple­men­ta con las má­qui­nas te­rres­tres.

Clarin - Rural - - PULVERIZACIONES AÉREAS HERBICIDAS - Pa­blo Lo­sa­da plo­sa­da@cla­rin.com

Las ae­ro­apli­ca­cio­nes to­man ca­da vez ma­yor pro­ta­go­nis­mo en la pro­duc­ción agrí­co­la, sos­tie­nen sus pro­ta­go­nis­tas, ya que -afir­man- tie­nen múl­ti­ples ven­ta­jas que ayu­dan a ga­nar efi­cien­cia en las pul­ve­ri­za­cio­nes.

Du­ran­te el úl­ti­mo con­gre­so de Aa­pre­sid, en Ro­sa­rio, el te­ma tu­vo su lu­gar du­ran­te el ta­ller “La avia­ción agrí­co­la co­mo sis­te­ma de apli­ca­ción sus­ten­ta­ble de agro­quí­mi­cos”, a car­go de San­dro Pei­sino, pi­lo­to y res­pon­sa­ble de Ye­bi­lá, una em­pre­sa de Ve­na­do Tuer­to que desa­rro­lla sus ac­ti­vi­da­des, prin­ci­pal­men­te, en el ra­dio de la zo­na nú­cleo.

En­tre los be­ne­fi­cios de las ae­ro­apli­ca­cio­nes, Pei­sino des­ta­có que per­mi­ten tra­ba­jar gran­des su­per­fi­cies en po­co tiem­po. A su vez, me­jo­ra la pe­ne­tra­ción de los agro­quí­mi­cos, no se pro­du­ce des­truc­ción del cul­ti­vo pi­sán­do­lo, tam­po­co com­pac­ta­ción de sue­lo y no se di­se­mi­nan las en­fer­me­da­des.

A pe­sar de es­tas vir­tu­des, el pi­lo­to siem­pre sub­ra­yó que las apli­ca­cio­nes aé­reas son com­ple­men­ta­rias a las te­rres­tres, y no bus­can re­em­pla­zar­las.

En­tre las ven­ta­jas más im­por­tan­tes en lo que ha­ce al ma­ne­jo agro­nó­mi­co, se re­fi­rió a la po­si­bi­li­dad de ha­cer apli­ca­cio­nes en el mo­men­to exac­to en el que una pla­ga es sen­si­ble al pro­duc­to, lo que per­mi­te tam­bién op­ti­mi­zar la can­ti­dad de agro­quí­mi­co apli­ca­do.

Otros as­pec­tos que pon­de­ró Pei­sino son la im­por­tan­cia de la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal, la eva­lua­ción de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, la uti­li­za­ción de he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra ca­da pro­duc­to y el se­gui­mien­to sa­te­li­tal de los avio­nes. Sos­tu­vo que es­tos as­pec­tos ha­cen una di­fe­ren­cia, ya que dis­mi­nu­yen los ries­gos de un po­si­ble da­ño am­bien­tal.

Ejem­pli­fi­có así lo que su­ce­de con los ries­gos de de­ri­va de pro­duc­to. “A pe­sar de que la pul­ve­ri­za­do­ra te­rres­te tie­ne me­nos de­ri­va que el avión, ya que el bo­ta­lón tra­ba­ja más cer­ca del cul­ti­vo, al com­pa­rar­las, la de­ri­va de la apli­ca­ción aérea no es sig­ni­fi­ca­ti­va, y an­te con­di­cio­nes ven­to­sas, que es uno de los fac­to­res que pue­de in­cre­men­tar mu­cho es­te ries­go, una de las me­jo­res es­tra­te­gias que en­con­tra­mos pa­ra dis­mi­nuir el ries­go es tra­ba­jar en con­tra del vien­to”, ex­pli­ca.

To­do es­te con­jun­to de as­pec­tos que con­si­de­ró el pi­lo­to le per­mi­tió dis­tin­guir la la­bor que ha­ce una em­pre­sa pro­fe­sio­nal de ae­ro­apli­ca­cio­nes, con tec­no­lo­gía de pun­ta y avio­nes adap­ta­dos, versus aque­llas que no lo son.

Por eso, du­ran­te la ron­da de pre­gun­tas Pei­sino hi­zo fo­co so­bre la ne­ce­si­dad de una ley que con­tro­le

Pa­ra el ex­per­to, “es ne­ce­sa­ria una ley que con­tro­le las apli­ca­cio­nes aé­reas”

a aque­llos que no tra­ba­jan pro­fe­sio­nal­men­te, a pe­sar de que -sos­tu­vo- es­tos no le qui­tan mer­ca­do a los que sí lo ha­cen, que son los que tie­nen ma­yo­res cos­tos de la­bor. En es­te sen­ti­do, con­tó que en di­ver­sas pro­vin­cias de la zo­na cen­tral del país se es­tá tra­ba­jan­do in­ten­sa­men­te a dis­tin­tos ni­ve­les, pú­bli­cos y pri­va­dos, pa­ra te­ner un me­jor con­trol de las ae­ro­apli­ca­cio­nes.

Con­si­de­ró que Cór­do­ba es una de las pro­vin­cias más avan­za­das en la le­gis­la­ción y con­trol de apli­ca­cio­nes aé­reas y la di­fe­ren­ció de lo que ocu­rre en San­ta Fe, don­de los con­tro­les son me­no­res. En es­te úl­ti­mo ca­so acla­ró que no es por de­sin­te­rés sino por fal­ta de re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra abar­car to­da la geo­gra­fía del dis­tri­to.

Es­tá cla­ro que las ae­ro­apli­ca­cio­nes son una he­rra­mien­ta más pa­ra ga­nar en efi­cien­cia y que to­da­vía tie­nen mu­cho pa­ra cre­cer, pe­ro con res­pon­sa­bi­li­dad. t

En pleno vue­lo. El avión me­jo­ra la pe­ne­tra­ción de agro­quí­mi­cos, no des­tru­ye el cul­ti­vo y tam­po­co com­pac­ta el sue­lo.

Se­rio. San­dro Pei­sino di­ce que la ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal, ade­más de las cues­tio­nes tec­no­ló­gi­cas, es cen­tral. Tam­bién hi­zo fo­co en la res­pon­sa­bi­li­dad a la ho­ra de ha­cer el tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.