Un cen­so de las ma­le­zas más di­fí­ci­les

En la zo­na nú­cleo, un gru­po de ase­so­res re­le­va­ron los “yu­yos” que es­tán ge­ne­ran­do más pro­ble­mas.

Clarin - Rural - - EL MANEJO AGRÍCOLA -

El con­trol de ma­le­zas du­ran­te el bar­be­cho es un te­ma que ca­da vez ge­ne­ra ma­yor preo­cu­pa­ción en el sec­tor agrí­co­la. La apa­ri­ción de ma­le­zas de di­fí­cil con­trol, con re­sis­ten­cia al gli­fo­sa­to y a otros ti­pos de prin­ci­pios ac­ti­vos, ge­ne­ró un au­men­to de cos­tos y la ne­ce­si­dad de ajus­tar el ma­ne­jo, ro­tar cul­ti­vos y al­ter­nar los prin­ci­pios ac­ti­vos y mo­dos de ac­ción de los her­bi­ci­das.

Pe­ro, al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes, lo pri­me­ro que hay que sa­ber es cuál es el pro­ble­ma que exis­te en el cam­po. En es­te sen­ti­do, el re­co­no­ci­do con­sul­tor San­tia­go Bar­be­ris y sus co­la­bo­ra­do­res rea­li­za­ron un cen­so so­bre la pre­sen­cia de ma­le­zas, sean con­tro­la­bles o no por gli­fo­sa­to, en el que se eva­lúo en di­fe­ren­tes vi­si­tas el es­ta­do de desa­rro­llo y el ni­vel de co­ber­tu­ra de las mis­mas. El es­tu­dio se desa­rro­lló en la pro­vin­cia de En­tre Ríos, el cen­tro nor­te de Bue­nos Ai­res, el cen­tro de San­ta Fe y el sud­es­te de Cór­do­ba.

La can­ti­dad de lo­tes eva­lua­dos fue­ron 30 por lo­ca­li­dad y den­tro de ca­da uno se reali­zó seis mues­treos con ob­ser­va­cio­nes du­ran­te el mes de ju­lio. Las ma­le­zas más co­mu­nes fue­ron caa­pi­quí, ra­ma ne­gra y la­mium, con al­gu­nas va­ria­cio­nes se­gún la zo­na.

El sud­es­te de Cór­do­ba fue la re­gión en la que se ob­ser­vó ma­yor di­ver­si­dad de ma­le­zas.

Co­mo con­clu­sión, el pro­fe­sio­nal ma­ni­fes­tó que el co­rrec­to ma­ne­jo se­ría eva­luar cuá­les son las ma­le­zas pre­do­mi­nan­tes en un lo­te, tan­to en can­ti­dad de plan­tas co­mo en es­ta­do de desa­rro­llo, y en fun­ción de es­tos da­tos lle­var ade­lan­te la es­tra­te­gia de con­trol quí­mi­co que me­jor se ajus­te a la pro­ble­má­ti­ca eva­lua­da.

De es­te mo­do, se des­pren­den dos gran­des gru­pos de her­bi­ci­das, los de ac­ción pos-emer­gen­te, que con­tro­lan ma­le­zas que se ven en el lo­te, y los pre-emer­gen­tes que ac­túan so­bre la ger­mi­na­ción de las mis­mas y, en es­te sen­ti­do, aque­llos her­bi­ci­das que per­mi­ten un con­trol re­si­dual de me­diano y lar­go pla­zo. Es­tos úl­ti­mos se ajus­tan a un ma­ne­jo más or­de­na­do y efec­ti­vo que evi­ta gran­des dis­per­sio­nes de ma­le­zas que lue­go se­rían di­fí­ci­les de erra­di­car.

El tra­ba­jo de Bar­be­ris cuen­ta con el apoyo de Du­Pont Agro, cu­yo ge­ren­te de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, Jor­ge Mo­rre, se re­fi­rió a las ven­ta­jas de la uti­li­za­ción del sis­te­ma que com­poe­nen las so­jas STS, de di­fe­ren­tes se­mi­lle­ros, y el her­bi­ci­da Li­ga­te, un re­si­dual com­pues­to por la mez­cla de dos sul­fo­ni­lu­reas y que tie­ne la ven­ta­ja de con­tro­lar tan­to ma­le­zas la­ti­fo­lia­das co­mo gra­mí­neas anua­les.

En es­te gru­po se in­clu­yen ra­ma ne­gra, vio­la, ver­do­la­ga, pas­to cua­res­ma, ca­pín, eleu­si­ne, etc. “Otra gran ven­ta­ja de es­te tec­no­lo­gía ra­di­ca en el con­trol de maíz gua­cho, ya sea pro­ve­nien­te de es­pi­gas co­mo de se­mi­llas caí­das. Tam­bién tie­ne un ex­ce­len­te per­for­man­ce so­bre otras gra­mí­neas co­mo sor­go de ale­po re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to (SARG)”, in­di­có el pro­fe­sio­nal.

En la Ar­gen­ti­na, se­mi­lle­ros de pri­me­ra lí­nea co­mo Ni­de­ra, Don Mario y FN es­tán ofre­cien­do va­rie­da­des de so­ja con el gen STS in­cor­po­ra­do en los prin­ci­pa­les gru­pos de ma­du­rez. t

Re­sul­ta­dos. Las ma­le­zas con ma­yor pre­sen­cia en el re­le­va­mien­to fue­ron caa­pi­quí, ra­ma ne­gra y la­mium, y el sud­es­te de Cór­do­ba fue la re­gión en la que se ob­ser­vó ma­yor di­ver­si­dad de ma­le­zas. Los con­se­jos pa­ra una apli­ca­ción efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.