La agri­cul­tu­ra ga­na­de­ra

En una zo­na di­fí­cil, bus­can­do com­ple­tar el ci­clo ga­na­de­ro con en­gor­de in­clui­do, on­ce pro­duc­to­res de Co­rrien­tes ar­ma­ron un pool pa­ra sem­brar maíz en lo­tes que ca­da uno le al­qui­la al con­jun­to. Lue­go, se re­par­ten el grano de acuer­do a lo que ca­da uno in­vir­ti

Clarin - Rural - - TAPA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Ca­da vez exis­te más tec­no­lo­gía pa­ra la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, pe­ro el in­ge­nio y la innovación en las for­mas de or­ga­ni­zar­se si­guen sien­do la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra ser com­pe­ti­ti­vos. Eso pen­só un gru­po de pro­duc­to­res ga­na­de­ros co­rren­ti­nos, que pa­ra po­der in­ten­si­fi­car su pro­duc­ción de car­ne for­mó un pool de siem­bras y en es­ta cam­pa­ña que se ini­cia se au­to­abas­te­ce­rá de maíz en una zo­na en la que ese ali­men­to tie­ne un al­tí­si­mo cos­to.

Se tra­ta del gru­po CREA Ta­ra­güí, que se for­mó ha­ce cin­co años y es el gru­po ar­gen­tino más jo­ven del mo­vi­mien­to CREA.

Cla­rín Ru­ral con­ver­só en Co­rrien­tes con al­gu­nos de sus on­ce miem­bros, que ex­pli­ca­ron có­mo fun­cio­na­rá es­te sis­te­ma y cuá­les son sus ob­je­ti­vos.

Ca­si to­das las em­pre­sas que con­for­man el gru­po es­tán en el cen­tro de la pro­vin­cia de Co­rrien­tes, en­tre las lo­ca­li­da­des de Go­ya y Pe­ru­go­rría, y al­gu­nas un po­co más al nor­te, cer­ca de San­ta Ro­sa. Ini­cial­men­te eran to­dos es­ta­ble­ci­mien­tos de cría pe­ro lue­go fue­ron in­cor­po­ran­do la re­cría y aho­ra bus­can lle­gar a ter­mi­nar to­da su ha­cien­da. Ya no que­da nin­gu­na em­pre­sa que sea pu­ra­men­te cria­do­ra. “El cam­bio fue muy rá­pi­do, se dió en los úl­ti­mos cin­co años. Aho­ra es­ta­mos en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que em­pie­za a re­que­rir de mu­cho in­su­mo, mu­cho fo­rra­je”, di­ce Gas­tón Ve­lar, uno de los miem­bros. En pro­me­dio, sus ro­deos tie­nen 3.500 cabezas.

El nor­te de Co­rrien­tes no es­tá acos­tum­bra­do a te­ner ín­di­ces pro­duc­ti­vos de­ma­sia­do al­tos, pe­ro la si­tua­ción ya co­men­zó a cam­biar. “Hay otros CREA que son mu­cho más fuer­tes his­tó­ri­ca­men­te en la cría, pe­ro no­so­tros aho­ra es­ta­mos ha­blan­do de por­cen­ta­jes de pre­ñez de ca­si el 85%. En­ton­ces lo que bus­ca­mos es man­te­ner ese ín­di­ce y au­men­tar la car­ga por hec­tá­rea”, ex­pli­ca Fran­cis­co Ve­lar, her­mano y so­cio de Gas­tón. Ac­tual­men­te la car­ga pro­me­dio es de 0,65 ani­ma­les por hec­tá­rea.

Tra­di­cio­nal­men­te, en Co­rrien­tes se ajus­ta la car­ga animal a la en­tra­da del in­vierno. En ve­rano,

“Aho­ra es­ta­mos en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción que em­pie­za a re­que­rir mu­cho fo­rra­je”, di­ce Gas­tón Ve­lar

con una car­ga de 0,6 o de 1,2 ani­ma­les por hec­tá­rea las ga­nan­cias de pe­so son las mis­mas por­que hay mu­cha dis­po­ni­bi­li­dad, pe­ro cuan­do lle­ga el in­vierno no es así. “Por eso no­so­tros apun­ta­mos a te­ner una car­ga de ve­rano y cu­brir lue­go el ba­che con la su­ple­men­ta­ción”, di­ce Car­los To­más Pe­rrens, otro de los so­cios.

Ha­ce tiem­po que en la zo­na hay pas­tu­ras es­ti­va­les, y en al­gu­nos cam­pos ya se em­pe­zó a ha­cer ver­deos de in­vierno. Pe­ro aho­ra lle­gó el mo­men­to de em­pe­zar con la agri­cul­tu­ra. “Ha­ce­mos hin­ca­pié en ser efi­cien­tes en la cría, que es el pri­mer pa­so, y pa­ra eso es im­por­tan­te con­tar con su­ple­men­ta­ción. El fo­rra­je va a ser usa­do pa­ra to­das las etapas pro­duc­ti­vas”, ex­pli­ca Al­fre­do Mea­be.

El maíz pa­ra ali­men­tar a la ha­cien­da co­rren­ti­na se pue­de con­se­guir en Sal­ta, pe­ro el fle­te has­ta Co­rrien­tes es muy cos­to­so y ha­ce que sea más con­ve­nien­te pro­du­cir­lo lo­cal­men­te, aun­que los rin­des sean mu­cho más ba­jos. Se­gún los cálcu­los que hi­zo el gru­po, un maíz pues­to en el cam­po, en la zo­na, es­tá a al­re­de­dor de los 950 pe­sos.

Es por eso que el gru­po de­ci­dió for­mar un pool en el que in­cor­po­ra­ron a su ase­sor, Ma­riano Piz­zio, co­mo so­cio. “El pool siem­bra en un 80% so­bre tie­rras de los miem-

bros del CREA, pe­ro se con­si­de­ra que to­das las tie­rras son al­qui­la­das y se pa­ga un por­cen­ta­je de la co­se­cha (que es va­ria­ble en fun­ción del rin­de) a los due­ños de la tie­rra”, ex­pli­ca Piz­zio, quien apor­ta su tra­ba­jo co­mo ca­pi­tal pa­ra la so­cie­dad. Si el due­ño del cam­po sa­ca me­nos de 3.500 ki­los, no se le pa­ga arren­da­mien­to, por lo que de­be­rá preo­cu­par­se por el ma­ne­jo ade­cua­do de sus lo­tes.Lue­go, se re­par­ten el maíz de acuer­do al por­cen­ta­je de la in­ver­sión to­tal que apor­tó ca­da uno.

Li­san­dro Man­ti­lla ha­ce agri­cul­tu­ra en su cam­po des­de ha­ce po­cos años, y es el úni­co del gru­po con esa ex­pe­rien­cia. “Hoy el rin­de de in­di­fe­ren­cia del maíz es de 3.500 ki­los, al­go muy fac­ti­ble de al­can­zar. Hay cam­pos en los que sa­ca­mos 8.000 ki­los”, di­ce. El pro­me­dio de los gru­pos CREA de la re­gión, se­gún los pro­duc­to­res, es de al­go más de 5.000 ki­los.

“Cuan­do uno tie­ne que sem­brar po­cas hec­tá­reas, en una ac­ti­vi­dad que no co­no­ce y que im­pli­ca mu­chas com­pli­ca­cio­nes de lo­gís­ti­ca, no lo pue­de ha­cer. En­ton­ces se ne­ce­si­ta un vo­lu­men más gran­de. No es lo mis­mo con­tra­tar a un pro­fe­sio­nal pa­ra 50 hec­tá­reas que pa­ra 500”, di­ce Gas­tón Ve­lar.

El pool bus­ca sa­tis­fa­cer la pro­pia de­man­da de fo­rra­jes. El pri­mer año, és­te, se sem­bra­rán 570 hec­tá­reas re­par­ti­das en seis es­ta­ble­ci­mien­tos, pe­ro la idea es que el área crez­ca por­que las ne­ce­si­da­des de fo­rra­je au­men­ta­rán. Piz­zio, con la ayu­da de Fer­nan­do Ruiz, fue quien di­se­ñó el ma­pa de área a sem­brar y por es­tos días es­tán co­men­zan­do la pri­me­ra im­plan­ta­ción (ver En­tre sue­los...).

El au­men­to en la car­ga animal irá de la mano del por­cen­ta­je de agri­cul­tu­ra que se ha­ga. “Po­de­mos ele­var la car­ga ha­cien­do agri­cul­tu­ra en fun­ción de la ga­na­de­ría. Aún no sa­be­mos cuál es el te­cho”, di­ce Gas­tón Ve­lar. Y Pe­rrens agre­ga: “Siem­pre pen­sa­mos en la agri­cul­tu­ra pa­ra la ga­na­de­ría, por­que la le­ja­nía de los puer­tos y los rin­des mar­gi­na­les ha­cen que no sea via­ble la agri­cul­tu­ra pa­ra co­mer­cia­li­zar gra­nos”. El cos­to de trans­por­te de una to­ne­la­da de arroz de Co­rrien­tes al puer­to de San Lo­ren­zo, se­gún in­di­ca Pe­rrens, es más ca­ro que del puer­to de Bue­nos Ai­res al puer­to de Rot­ter­dam. “La in­ci­den­cia del cos­to del fle­te es enor­me”, di­ce.

La es­tra­te­gia es­tá bien pen­sa­da. El CREA Ta­ra­güí con­ta­rá muy pron­to con sus pro­pios gra­nos pa­ra in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción de car­ne, y el mo­de­lo po­dría ser re­pli­ca­do en el fu­tu­ro en mu­chas zo­nas ga­na­de­ras ale­ja­das de los puer­tos. Pe­ro lo más va­lio­so, tal vez, es la ex­pe­rien­cia de tras­pa­sar los lí­mi­tes de la em­pre­sa pa­ra per­se­guir ob­je­ti­vos co­mu­nes. “En es­ta ex­pe­rien­cia hay ma­yor in­te­rés en desa­rro­llar un es­pí­ri­tu aso­cia­ti­vo que desa­rro­llo eco­nó­mi­co”, afir­ma Piz­zio. Y Man­ti­lla lo apo­ya: “Hay em­pre­sas que no es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra lan­zar­se a es­to y lo van a lo­grar gra­cias a que el gru­po en­te­ro lo ha­ce. El mis­mo gru­po te mo­ti­va”.

En el ho­ri­zon­te apa­re­ce el sue­ño de ter­mi­nar to­da la ha­cien­da en un feed­lot pro­pio y crear un se­llo de car­ne del CREA Ta­ra­güí, pe­ro co­mo di­jo un fa­mo­so pen­sa­dor: hay que ir “pa­so a pa­so”. t

Bien cer­ca. De izq. a der., Man­ti­lla, Pe­rrens, Gas­tón Ve­lar, Mea­be y Fran­cis­co Ve­lar, en Co­rrien­tes.

Aso­cia­dos. De iz­quier­da a de­re­cha, Fran­cis­co Ve­lar, Li­san­dro Man­ti­lla, Car­los To­más Pe­rrens, Gas­tón Ve­lar y Al­fre­do Mea­be, par­te del gru­po CREA Ta­ra­güí, en la Ru­ral de Co­rrien­tes.

Ase­sor. Ma­riano Piz­zio, en un lo­te lis­to pa­ra la siem­bra en Pe­ru­go­rría.

RO­BER­TO PE­RA

Ro­deo. El pro­me­dio del gru­po es 3.500 cabezas por pro­duc­tor. Pre­do­mi­na la ra­za Bra­ford.

Lo­ma­da are­no­sa. Un lo­te de maíz en la zo­na de San­ta Ro­sa, con sue­los po­bres en ma­te­ria or­gá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.