La siem­bra neu­má­ti­ca, una alia­da del maíz

Apor­ta mu­cha efi­cien­cia y per­mi­te ba­jar los cos­tos.

Clarin - Rural - - TAPA - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Sen­si­ble co­mo po­cas, la se­mi­lla de maíz de­be ser im­plan­ta­da en el mo­men­to in­di­ca­do, a la pro­fun­di­dad, dis­tan­cia y ubi­ca­ción co­rrec­ta pa­ra que lue­go desa­rro­lle plan­tas igua­les que no pier­dan po­ten­cial de ren­di­mien­to. Es­to siem­pre ha si­do así, pe­ro en la ac­tua­li­dad, con la in­cor­po­ra­ción de ca­da vez más tec­no­lo­gías por si­mien­te, los erro­res en la im­plan­ta­ción im­pac­tan más en la ren­ta­bi­li­dad fi­nal del cul­ti­vo.

“Aun­que la efi­cien­cia de siem­bra ha me­jo­ra­do y los pro­duc­to­res de pun­ta lo es­tán ha­cien­do bien, no es la ge­ne­ra­li­dad y que­dan mu­chas co­sas por ajus­tar”, opi­nó el ase­sor en me­ca­ni­za­ción agrí­co­la y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano Gus­ta­vo Tu­rri. Aun­que agre­gó: “No to­do pa­sa por los pro­duc­to­res que tie­nen que apren­der a me­dir, sem­brar más des­pa­cio y ad­qui­rir el equi­pa­mien­to ade- cua­do, sino tam­bién con que Ar­gen­ti­na de­be­ría es­tar sem­bran­do una ma­yor su­per­fi­cie de maíz y girasol con sis­te­mas neu­má­ti­cos co­mo ocu­rre en otros lu­ga­res del mun­do”.

Uno de los te­mas es que, ac­tual­men­te, gran par­te de los hí­bri­dos de maíz co­mer­cia­li­za­dos son sim­ples se­mi­den­ta­dos, que pre­sen­tan al­gu­nas di­fi­cul­ta­des pa­ra ser ca­li­bra­dos uni­for­me­men­te. “Es­te pro­ble­ma de ca­li­bres ya lo vie­ron en Eu­ro­pa y en Es­ta­dos Uni­dos, don­de los pro­duc­to­res ca­si de­ja­ron de usar las sem­bra­do­ras de pla­cas que re­quie­ren esa ca­li­bra­ción”, apun­tó Tu­rri.

An­tes de de­jar­la en el sur­co, el sis­te­ma de pla­cas se­lec­cio­na la se­mi­lla por ta­ma­ño, lar­go, an­cho y es­pe­sor, mien­tras que el sis­te­ma neu­má­ti­co le da lo mis­mo cual­quie­ra por­que no tie­ne que pa­sar por un ori­fi­cio sino que es suc­cio­na­da por una co­rrien­te de ai­re, y cuan­do se cor­ta la suc­ción la se­mi­lla cae por gra­ve­dad.

Tu­rri ex­pli­có otra de las di­fe­ren­cias en­tre el sis­te­ma de pla­ca y el neu­má­ti­co: “La pla­ca gi­ra en un plano ho­ri­zon­tal de mo­do que cuan­do la se­mi­lla es des­pe­di­da tie­ne la ace­le­ra­ción de la ve­lo­ci­dad de avan­ce y la ace­le­ra­ción de la gra­ve­dad pe­ro tam­bién la fuer­za cen­trí­fu­ga que la ha­ce re­bo­tar en el tu­bo de siem­bra, al­go que se re­du­ce en los do­si­fi­ca­do­res verticales de la neu­má­ti­ca”.

El es­pe­cia­lis­ta de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano vin­cu­la los be­ne­fi­cios de la siem­bra neu­má­ti­ca con las nue­vas tec­no­lo­gías en se­mi­llas que obli­gan a ha­cer una fran­ja de re­fu­gio pa­ra pro­te­ger la innovación. “Los hí­bri­dos con bio­tec­no­lo­gía son di­fe­ren­tes de los que no la tie­nen, por lo que pa­ra sem­brar con re­fu­gio en pla­cas hay que ca­li­brar to­da la sem­bra­do­ra, una ta­rea que pue­de lle­var me­dio día o más; en cam­bio, con un sis­te­ma neu­má­ti­co se re­suel­ve en me­dia ho­ra”, di­jo Tu­rri du­ran­te una char­la en una jor­na­da de Ni­de­ra.

En el ca­so del maíz, la sem­bra­do­ra neu­má­ti­ca mues­tra una re­duc­ción de los cos­tos del cul­ti­vo de al­re­de­dor de un 20%-25%, por­que se pa­ga me­nos en se­mi­lla, y hay un in­cre­men­to del ren­di­mien­to de unos 300 kg/ha (por una me­jor dis­tri­bu­ción, sin du­pli­ca­cio­nes ni plan­tas do­mi­nan­tes y do­mi­na­das). Es por ello que Tu­rri des­mi­ti­fi­ca el “fol­clo­re” que di­ce que el sis­te­ma neu­má­ti­co es “muy ca­ro”, por­que la re­cu­pe­ra­ción de la in­ver­sión pue­de ser rá­pi­da.

La cuen­ta que ha­ce Tu­rri pa­ra un equi­po de 12 ó 14 lí­neas, de 15.400 dó­la­res, es que “con el aho­rro en se­mi­lla por no te­ner que com­prar la se­mi­lla ca­li­bra­da, el equi­po se pa­ga en 500 hec­tá­reas; por in­cre­men­to de ren­di­mien­to se pa­ga en 450 hec­tá­reas; y si se jun­tan los dos be­ne­fi­cios, se pa­ga en 240 hec­tá­reas”.

Si la com­pra un pro­duc­tor, el be­ne­fi­cio es que pue­de usar se­mi­llas sin ca­li­brar, op­ti­mi­za la siem­bra, re­du­ce tiem­pos de im­plan­ta­ción, au­men­ta los ren­di­mien­tos y apro­ve­cha to­do el po­ten­cial tec­no­ló­gi­co. En el ca­so de un con­tra­tis­ta, se ase­gu­ra una ma­yor de­man­da de tra­ba­jo, pue­de pres­tar un ser­vi­cio más rá­pi­do y fa­ci­li­ta la re­gu­la­ción y el man­te­ni­mien­to.

Por lo di­cho, la tec­no­lo­gía de siem­bra neu­má­ti­ca se pre­sen­ta co­mo una de las he­rra­mien­tas que apor­tan al desa­rro­llo sus­ten­ta­ble,en tan­to fa­ci­li­ta la lo­gís­ti­ca, in­cen­ti­va la ro­ta­ción de cul­ti­vos, dis­mi­nu­ye los cos­tos e in­cre­men­ta su pro­duc­ti­vi­dad. t

Maí­ces. En la Ar­gen­ti­na, los hí­bri­dos más sem­bra­dos son los se­mi­den­ta­dos, di­fí­ci­les de ser ca­li­bra­dos uni­for­me­men­te.

Ajus­tes. Se­gún Tu­rri, ase­sor en me­ca­ni­za­ción agrí­co­la, aun que­dan mu­chas co­sas por ajus­tar en la ca­li­dad de siem­bra del ce­real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.